Estudiar un FP de Educación Infantil

Estudiar una FP de Educación Infantil

La Formación Profesional es una de las principales salidas para los estudiantes que finalizan su Educación Secundaria Obligatoria y quieren orientar su futuro a méritos laborales más que a los académicos. Hay algunas ramas de estudio que tienen más salidas laborales actualmente en el mercado de trabajo, pero no podemos obviar las necesidades de la población. Las dedicaciones de los sistemas informáticos como son software o hardware están muy demandados, así como el mantenimiento de sistemas aeronáuticos para entender el funcionamiento de los aeroplanos, pueden ser dos de las FP más requeridas. Pero como decíamos antes, la sociedad sigue avanzando y creciendo. Mientras los adultos, como por ejemplo los padres jóvenes, trabajan y se dedican a sus menesteres en las respectivas empresas, profesionales tienen que encargarse de sus retoños. Por eso, las FP de Educación Infantil siempre son una apuesta segura para encauzar el camino de tu futuro.

Índice

    ¿Cuáles son las capacidades de un Técnico Superior de Educación Infantil?

    La persona que finalice dichos estudios de Formación Profesional en Educación Infantil, se convertirá en técnico superior. De esta forma, con el grado superior ya finalizado y en el bolsillo, podrá trabajar en el sector como educador en el primer ciclo, ejecutando las tareas con niños que estén en la edad de cero y seis años. En situaciones de riesgo de exclusión social, apoyando su desarrollo en instituciones públicas o privadas, e incluso en programas específicos de ocio y tiempo libre donde los pequeños dedican sus tiempo extraescolar a través de bibliotecas, granjas de escuelas infantiles, ludotecas, etcétera.

    Pertenecer a esta rama no es sencillo. Se trata de una labor con mucha responsabilidad. De carácter social y con referencias directas al estado de la gente en una población, un técnico de Educación Infantil está encargado de diseñar, programar y realizar o llevar a cabo diferentes actividades de intervención educativa. Utilizando de una forma óptima y adecuada los procedimientos educativos y los recursos que se le han ido asignando durante su formación, este será capaz de evaluar los resultados que ha obtenido entre las personas educadas. ¿Cómo? Muy sencillo. Será posible gracias a un grupo de herramientas interventoras que se encargarán de actualizar de forma periódicas los conocimientos que tienen, por ejemplo, los niños a los que le ha desarrollado algunas de las actividades y reconociendo cuál es vínculo o relación que tienen con sus allegados. O lo que es lo mismo, consiste en controlar que el grado afectivo de padres e hijos es el necesario para que los retoños estén bien formados y puedan mantener su día a día con normalidad junto a sus amigos.

    ¿Qué te lleva a estudiar un FP de Educación Infantil?

    Sin lugar a dudas elegir el maravilloso pero pedregoso camino de la educación es cuestión de vocación. Pocas excepciones se alejan del típico o clásico, pero a la vez necesario: “Es lo que me ha gustado desde que era pequeño”. La fuerza de voluntad y las ganas que se han ido generando durante tus años de crecimiento son la principal valía para tu trabajo. Eso sí, no quiere decir ello que si no tuvieses claro dedicarte a la docencia, no puedas hacerlo. Si lo has elegido, entenderás perfectamente por qué lo has hecho y cuáles son las razones que te han llevado a atender a los más pequeños para su iniciación a la escolarización.

    En esta Formación Profesional irás asentando tus conocimientos para que, a la salida del mismo en dos cursos, si todo sale bien, puedas convertirte en un especialista encargado de las personas que estén entre los cero y los seis años de edad. Con los módulos que se imparten y la orientación laboral recibida durante el proceso educativo, obtendrás las mejores aplicaciones posibles para que puedas poner en práctica todo lo aprendido en tu trabajo.

    ¿Qué se desarrolla en las FP de Educación Infantil?

     

    ¿Qué asignaturas se imparten en la FP de Educación Infantil?

    Hay que tener en cuenta que la Formación Profesional de Educación Infantil es rica y variada en diferentes puntos del estado español. ¿Qué quiere decir eso? Pues que no solo se encuentran en un punto de la península ibérica, como los hay en la capital, Madrid. Sino que en diferentes ciudades españolas podrás establecer tu centro educativo presencial, semi presencial o incluso a distancia. Eso sí, hay que señalar el hecho de que no existe a día de hoy una FP de Educación Infantil de grado medio que esté homologada. Todos son de carácter superior, salvo el grado medio que quedaría enfocado a otro sector dentro de la misma rama: Grado medio en Atención a Personas en Situación de Dependencia.

    Dentro del grado superior que estamos analizando en este artículo de ImpulsaT, queremos nombrar algunas de las asignaturas que tendrás que estudiar si de verdad deseas estudiar esta interesante oportunidad laboral.

    • Expresión y comunicación
    • Didáctica de la educación infantil
    • Habilidades sociales
    • Autonomía personal y salud infantil
    • Intervención con familias y atención a menores en riesgo social
    • Desarrollo cognitivo y motor
    • Formación y orientación laboral
    • Desarrollo socioafectivo
    • Primeros auxilios
    • Formación en centros de trabajo
    • El juego infantil y su metodología
    • Proyecto de atención a la infancia
    • Empresa y e iniciativa emprendedora

    La FP de Educación Infantil es una maravillosa elección para adentrarte en el mundo infantil y desarrollar las capacidades físicas, sensoriales, afectivo sociales e incluso intelectuales del menor. Aunque es una etapa no obligatoria en la escolaridad española, cada vez más padres deciden que sean los profesionales quienes encaucen los primeros años en un centro educativo de su retoño.

    La creatividad es otro de los grandes rasgos que comienza a estimularse desde una temprana edad. Aprender a manejar el control corporal, los aspectos no cognitivos y la adaptación de un pequeño a un espacio antes desconocido donde no están sus figuras paternas, provoca que la persona se inicie en las capacidades afectivas y que ganen ese plus ante el resto de niños que no habrán disfrutado de esa oportunidad. Todo suma y es necesario en la formación de los hijos en este siglo veintiuno que tanta competencia se encontrará en la sociedad actual.

    Artículos relacionados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir