¿Cómo ser controlador aéreo? Requisitos y Sueldo

19 de marzo de 2021

¿Cómo ser controlador aéreo? Requisitos y Sueldo

Un controlador aéreo es quien guía de manera segura a los aviones en todo el recorrido por las rutas aéreas establecidas y en los movimientos que realizan estos dentro del aeropuerto.

Proporcionan a los pilotos las instrucciones exactas para evitar que coincida con otro avión en el mismo punto, así como también la información sobre cualquier incidencia que pueda perturbar el trayecto del avión.

El controlador tiene que indicar y dar instrucciones con el objetivo de prevenir que se produzcan colisiones y evitar que haya obstáculos que impidan la maniobra de los aviones, haciendo su trabajo desde la torre de control del aeropuerto, en donde se encuentran los controles de aproximación y los controles de área y radar.

Índice

    Labores del controlador aéreo

    Cómo ser controlador aéreo Requisitos y sueldo

    En una torre de control existe un equipo de trabajo, en el que cada miembro tiene su función. Todos son controladores aéreos  y se les diferencia de la siguiente manera:

    • DEL: Es el encargado de proporcionar las autorizaciones y los planes de vuelo a todos los aviones que estén por salir.
    • GND: Es el controlador que se encarga de guiar a los aviones cuando se encuentran en tránsito por la pista, ya sea dirigiéndolos a la puerta de embarque o hacia otro sector del aeropuerto.
    • TWR: Es el controlador en torre. Tiene bajo su control las pistas de aterrizaje y es quien da la autorización para los despegues o los aterrizajes. También, es quien controla todo lo relacionado con la visibilidad en pista y con los elementos que puedan afectar el tránsito y la visibilidad de una aeronave.
    • ACC: Es quien realiza el control del espacio aéreo. Su función es establecer límites y rutas. Además, controla los vuelos y los transfiere a los demás controladores, de acuerdo a la etapa en la que el avión se encuentre.
    • APP: Es el encargado de la aproximación. Da prioridad y organiza los vuelos, maneja los aviones que lleguen o salgan de distintos aeropuertos. Cuando el avión despega, le transfiere el control al controlador ACC y, y cuando el avión llega, el vuelo es transferido al TWR, en el momento que se aproxima para aterrizar.

    Requisitos para ser controlador aéreo

    Requisitos para ser controlador aéreo

    Para ejercer como controlador aéreo es obligatorio obtener una licencia. Si se superan las pruebas de oposición y no se tiene esta licencia, se podrá perder la plaza ganada si no se hace su registro en un tiempo de 18 meses, por lo que es imprescindible formarse adecuadamente.

    Un curso de Control de Navegación Aérea, tiene una duración de 18 meses de formación intensiva, y su coste puede oscilar entre los 30.000 y 75.000 euros, dependiendo este costo del tipo de curso y del centro de enseñanza. Para realizar estos estudios se deben cumplir con una serie de requisitos:

    • Ser de nacionalidad española o de un país miembro de la Unión Europea, con él que se tengan acuerdos de libre tránsito de trabajadores.
    • El aspirante debe tener como idioma nativo el español, y si no se es nativo, contar con el certificado C2.
    • El nivel de estudios mínimo con el que se debe contar es con el Bachillerato o con Ciclos superiores. Si se desea trabajar para AENA en los aeropuertos públicos, es recomendable contar con estudios universitarios.
    • El nivel de inglés que se debe tener es el C1, comprobándose el nivel según lo establecido por la Organización de Aviación Civil Internacional.
    • Contar con la mayoría de edad.
    • No tener ninguna enfermedad o discapacidad que pueda interferir con el desempeño del trabajo.
    • No tener ninguna enfermedad o registro de lesión aguda o crónica de uno o de los dos ojos.
    • Tener un excelente campo visual y una percepción del color dentro de los parámetros considerados  normales.
    • Contar con una agudeza visual de por lo menos 0.7 en cada ojo, ya sea con lentes o sin ellos.
    • Si se usan lentes, se permite una corrección mínima de 0,12 en cada ojo y si es un defecto de refracción que esté dentro de un margen de más o menor 3 dioptrías.
    • La visión próxima debe ser normal.
    • No tener ninguna deficiencia de percepción auditiva, en cada oído mayor de 35 dB en ninguna de las tres frecuencias de 500, 1.000 y 2.000 Hz ni mayor de 50 dB en la frecuencia de 3.000 Hz.

    Dónde estudiar el curso de controlador aéreo

    El centro de formación en donde generalmente se imparte el curso para controlador aéreo es SENASA, un centro que depende de los Ministerios de Hacienda y de Fomento, pero desde unos años existen otras alternativas de formación.

    Proceso de formación

    El proceso de formación se encuentra dividido en dos partes, una teórica y una práctica. En la parte teórica se estudian temas como Derecho Aéreo, Reglamento de Circulación Aérea, Meteorología, Comunicación e Instrumentación, entre otros temas. En la parte práctica se realizan pruebas con simuladores de control y con radares.

    Los temas detallados son:

    • Aerodinámica básica.
    • Conocimientos de Geografía.
    • Fundamentos de Meteorología.
    • Fundamentos y procedimientos.
    • Instrumentos de vuelo.
    • Telecomunicaciones aeronáuticas.
    • Mecánica de vuelo.
    • Organismos internacionales.
    • Organismos nacionales.
    • Principios básicos de cartografía.
    • Reglamento de circulación aérea.
    • Instrumentos no radioeléctricos.

    Especialización

    Después de superada esta etapa de formación inicial, se debe seleccionar una especialización de entre tres que existen en el área:

    • Torre: El controlador que se especialice en esta área se encuentra a cargo de las operaciones de despegue y aterrizaje de los aviones.
    • Aproximación: Estos controladores son quienes se encargan de regular el tráfico de los aviones más allá del área del aeropuerto.
    • Ruta: Realizan la gestión de las vías aéreas.

    Al pasar el proceso de formación, se debe obtener un certificado médico específico, para así obtener la Licencia de Alumno Controlador, no siendo aún la certificación final. Con esta licencia se debe conseguir un contrato para realizar prácticas en algunos de los proveedores aéreos que existen en el país: ENAIRE, SAERCO y FERRONATS. Una vez que se supera esta fase de práctica, se obtiene la licencia definitiva de Controlador Aéreo especializado en el área seleccionada.

    Trabajar como controlador aéreo

    Trabajar como controlador aéreo

    Cuando ya se ha obtenido la licencia para trabajar como controlador aéreo existen dos opciones para comenzar a trabajar.

    Una de las opciones es entrar al sector público con ENAIRE, que es donde se encuentra la mayoría de los controladores.

    La otra opción es entrar en el sector privado con SAERCO o FERRONATS, para entrar a trabajar en estas opciones hay que conseguir un contrato de trabajo con la empresa. Si se elige trabajar en el sector público, hay que superar unas oposiciones.

    Las oposiciones para controlador aéreo se encuentran divididas en cuatro fases y hay que esperar que la convocatoria aparezca en el BOE.

    • Fase 1: En esta fase hay que aprobar dos exámenes eliminatorios de conocimientos generales y de inglés. También el aspirante debe someterse a una rigurosa evaluación psicológica.
    • Fase 2: Para superar esta fase hay que aprobar el primer control del First European Air Traffic Controller Selection Test (FEAST), y un examen tipo oral de inglés. En el control se medirán las habilidades visuales y psicotécnicas, al igual que la toma de decisiones y el nivel de razonamiento lógico.
    • Fase 3: En la última fase de la oposición se presenta la FEAST 2, se debe superar otra prueba psicológica, centrada en el análisis de las habilidades para realizar pruebas múltiples y de un alto grado de complejidad, finalizando con otra prueba oral de inglés.
    • Fase 4: Se tiene que superar una evaluación clínica de personalidad y una entrevista conductual, que define el perfil que se tiene como aspirante, y que determinará si el aspirante se encuentra entre los mejores.

    Una vez superada estas cuatro fases, ya se entra a trabajar como Controlador Aéreo para la Administración Pública.

    Sueldo de un controlador aéreo

    Un Controlador Aéreo ve recompensada sus responsabilidades con un sueldo de 100.000 euros anuales en el sector público. Este sueldo base de 100.000 euros es el de un Controlador Aéreo que alcance las 1.670 horas permitidas anualmente, más otras 80 horas adicionales al mes.

    Pero dependiendo de factores como las horas extras y complementos que se reciban, se pueden llegar a superar los 200.000 euros anuales. Un controlador por Real Decreto puede hacer 80 horas extras al mes, pudiendo llegar a superar las 600 horas extraordinarias.

    El complemento de puesto es lo que más hace que aumente el sueldo, ya que se encuentra entre 7.000 y 7.750 euros, cantidad que puede variar dependiendo de donde se encuentre el controlador, en una torre de control o en un centro. También depende del aeropuerto en donde se presten funciones.

    Cursos para superar las oposiciones

    Superar las pruebas de ENAIRE no es una tarea fácil, por lo que se recomienda que para poder aprobarlas hay que realizar cursos de formación para recibir la guía y ayuda de profesores capacitados y con experiencia en estas pruebas, así como también el material teórico que se necesite.

    Oposiciones para controlador aéreo

    Impartido por MásterD, preparan al alumno para superar todas las pruebas, tanto del sector público como del sector privado. Garantiza poder superar los exámenes escritos, de inglés y brindar una preparación rigurosa para superar las pruebas psicológicas.

    Requisitos para la contratación

    En el momento de contratación por parte de ENAIRE se debe estar en posesión, y que esta se encuentre en vigor, de una licencia civil comunitaria de alumno controlador o de una licencia civil comunitaria de controlador de tránsito aéreo, de conformidad con la legislación vigente que se aplica en el área, con todas y cada una de las siguientes habilitaciones y, en este caso, con las anotaciones de habilitación:

    • Control de aeródromo visual (ADV).
    • Control de aeródromo por instrumentos (ADI), con las anotaciones de habilitación de TWR y RAD.
    • Control de aproximación por procedimientos (APP).
    • Control de vigilancia de aproximación (APS).
    • Control de área por procedimientos (ACP).
    • Control de vigilancia de área (ACS)

    Se debe también estar en posesión, e igualmente vigentes, de las acreditaciones del idioma inglés, en el que se refleje que se tiene un nivel mínimo Operacional (4), y de idioma castellano, que en este caso debe ser con nivel de experto (6).

    Tener el debido certificado médico aeronáutico clase 3, que se encuentre vigente y que sea válido, cumpliendo con todos los requisitos que se exigen en la legislación vigente aplicable. Además se deben presentar todos los requisitos exigidos para la participación en el proceso selectivo.

    La profesión de controlador aéreo tiene mucha demanda por la estabilidad laboral que ofrece y sobre todo, por los altos sueldos que se pueden alcanzar. 

    Sin embargo, es una de las profesiones en las que más bajas hay, ya que la mayoría de quienes trabajan como controladores no soportan la presión constante a la que están sometidos.

    Un controlador aéreo puede tener bajo su responsabilidad la vida de más de 5.000 personas, no pudiendo darse el lujo de cometer ningún error, ya que un pequeño error puede dar origen a una catástrofe aérea; además de contar con turnos de trabajo atípicos, que impiden la conciliación de la vida profesional con la vida familiar o personal.

    Y por si fuera poco, también está la presión de que la responsabilidad penal siempre recaerá sobre el controlador.

    Una de las cualidades que debe tener todo controlador aéreo es contar con un gran control mental y de sus nervios; saber resolver y enfrentar situaciones imprevistas con total seguridad; estar capacitado para tomar decisiones extremas y no dudar nunca de lo que se está haciendo. Un controlador nunca debe dudar de sí mismo, para no transmitir a su equipo dudas e incertidumbre en un momento complicado.

    Es una profesión que no tiene el debido reconocimiento en la sociedad, pero la recompensa que se obtiene es asegurarse de que los pasajeros siempre lleguen a salvo a su destino.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir