Cómo preparar una entrevista de trabajo

17 de septiembre de 2020

Cómo preparar una entrevista de trabajo

Cuando se tiene una entrevista de trabajo nunca se debe ir sin una buena preparación, debido a que esta es la mejor forma de afrontar y poder superar con éxito el momento de la entrevista, sin importar el tipo de empresa ni el país dónde se realice. En España cada día las empresas recurren más a los profesionales para realizar las entrevistas, lo que representa que el nivel de exigencia aumenta. En la actualidad, los méritos académicos y la experiencia no son lo más importante, sino que comparten protagonismo con las habilidades y competencias que se tengan.

Y si la entrevista de trabajo es para ocupar un puesto de gran responsabilidad o la empresa es grande, las exigencias en el momento de la entrevista aumentan. Ya sea que la entrevista sea personal, grupal, o de panel, se debe estar preparado para dar lo mejor de sí, causar la mejor impresión, y conseguir el deseado puesto de trabajo.

Índice

    Preparación antes de la entrevista de trabajo

    Cómo preparar una entrevista de trabajo

    La mejor forma de enfrentar con éxito la entrevista de trabajo es preparándola previamente. Para esto hay que dedicarle el tiempo suficiente para recabar información y el esfuerzo para memorizar las mejores respuestas a las preguntas que podrían ser realizadas por el reclutador.

    Pero toda la preparación realizada puede ser en vano y arruinar la entrevista, si justo antes se llevan a cabo acciones equivocadas. Por eso es recomendable seguir los siguientes pasos para acudir a la entrevista con la suficiente seguridad y preparación:

    Llegar con antelación a la entrevista: Es la mejor forma de evitar problemas que surjan de imprevisto y sean la causa de que se llegue tarde a la entrevista de trabajo. Se debe tratar de llegar con tiempo al lugar en dónde se realizará, siendo preferible esperar un rato, ya sea en el coche o en un lugar cercano, que llegar tarde y comenzar dando una mala impresión al entrevistador. Ese tiempo previo se puede usar para relajarse, serenarse, para que el entrevistador pueda apreciar que se es una persona amigable y tranquila.

    Resaltar una o dos características que el entrevistar pueda recordar: El entrevistador realiza varias entrevistas con la finalidad de encontrar a la persona indicada para el puesto de trabajo, por lo que se debe procurar resaltar, sin llamar la atención de forma exagerada. Es importante hacer que el entrevistador asocie a la persona con un valor positivo, como una experiencia de trabajo en el extranjero. Muy pocas de las personas que acuden a una entrevista de trabajo tienen esto en cuenta.

    No aprenderse de memoria lo que se va a decir en la entrevista: Es importante que durante el proceso de preparación de la entrevista de trabajo, no se busque memorizar cada palabra de las respuestas que se han preparado. Se debe tener en cuenta que la entrevista es una conversación, de manera que debe fluir de forma natural. Lo recomendable es que se tiene que saber qué se va a decir y cuál es la mejor respuesta para cada pregunta.

    Estar informado de las últimas noticias sobre la empresa: Se recomienda tratar de usar el móvil lo menos posible antes de entrar a la entrevista de trabajo. No se deben buscar datos sobre la empresa a la que se quiere entre minutos antes, esto ya se debió haber realizado con tiempo. Hacerlo minutos antes puede ocasionar confusión y generar más nervios.

    Lo que si se recomienda es comprobar si en las últimas horas se ha producido una noticia relevante sobre la empresa. Si se ha producido un hecho importante no se debe sacar el tema, pero sí se debe estar enterado en caso de que sea mencionado por el entrevistador.

    Pasos para preparar una entrevista de trabajo

    Es necesario conocer cuáles son los pasos necesarios para poder preparar las diferentes fases de una entrevista de trabajo y optar de esta manera al puesto de trabajo:

    Investigar sobre la empresa: Este es el primer paso que hay que realizar en la preparación previa a la entrevista. Se debe buscar información y documentarse sobre la empresa a la que se ha enviado la candidatura. Esta es una forma de demostrar al entrevistador el interés que se tiene en el puesto.

    Revisar el currículum: La revisión del currículum permite al entrevistador decidir si se es el candidato más adecuado para ocupar el puesto. Por esto, es importante que se revise antes, para saber cómo enfocar la entrevista de trabajo. En función del puesto de trabajo que se quiera ocupar, se debe destacar la experiencia y conocimiento, además de realizar un listado con las fortalezas y debilidades, debido a que es muy probable que se realicen preguntas sobre este tema. Si se pregunta por una debilidad, se debe responder enfocando la misma desde un punto de vista más de manera positivo.

    Anticiparse a las posibles preguntas: Durante la entrevista se pueden hacer preguntas sobre la personalidad, tanto en el trabajo y en la vida privada, así cómo cuáles son las aspiraciones que se tienen a futuro y las cualidades que lo hacen ser el candidato indicado para el puesto. Estas preguntas por lo general son difíciles de responder cuando se hacen de manera repentina, pero si se preparó la respuesta previamente, se afrontan con más comodidad y seguridad.

    La primera impresión siempre cuenta: La primera impresión es vital en una entrevista de trabajo. Muchos entrevistadores con tan solo ver entrar al candidato y observar su forma de dar la mano y sentarse, pueden tomar una decisión. Por eso se recomienda saludar con un apretón de manos ni muy fuerte ni muy débil, sonreír y mirar a los ojos, cuidar la forma de vestir y ser puntual. Igualmente, se debe evitar realizar gestos que demuestren nerviosismo, como morderse las uñas, golpear con el bolígrafo en la mesa o gesticular demasiado.

    Usar un lenguaje profesional: Se debe cuidar el lenguaje a la hora de hablar. Se debe ser respetuoso, serio y profesional, demostrando al mismo tiempo entusiasmo e interés por el puesto de trabajo.

    Responder de forma concreta y con sinceridad: Siempre se debe responder de forma clara y precisa, destacando la formación académica, experiencia y los resultados obtenidos, presentando ejemplos concretos que puedan generar credibilidad.

    Cambiar las situaciones adversas: Si no se tiene la experiencia suficiente, no se debe decir que se acaban de terminar los estudios y por lo tanto no se tiene experiencia profesional. En su lugar se debe decir que se está dispuesto a trabajar  para conseguir esa experiencia, y que la forma es poniendo en práctica lo aprendido.

    Hacer preguntas sobre el puesto: Siempre el entrevistador debe tener la iniciativa, sin embargo es bien valorado que el candidato realice preguntas concretas sobre el puesto de trabajo, la empresa, el equipo de trabajo u otras cuestiones laborales.

    Preguntas más comunes en una entrevista de trabajo

    Cómo preparar una entrevista de trabajo

    Debido a que por lo general siempre se presenta un gran número de candidatos para una misma oferta de trabajo, las empresas utilizan varios tipos de preguntas en la entrevista de trabajo con la finalidad de filtrar de una manera rápida y eficaz a los candidatos que no se ajustan al perfil que buscan.

    Ya se sabe cuál es la forma de preparar una entrevista de trabajo y ahora hay que conocer cómo responder a las preguntas más difíciles que se pueden realizar en una entrevista, teniendo en cuenta que no se debe responder usando respuestas predefinidas, pero si dar un enfoque a las respuestas que pueda orientar hacia determinado perfil profesional.

    Algunas preguntas son:

    ¿Por qué debe ser seleccionado y no otro candidato?

    Nunca se debe realizar una comparación con otros candidatos, y mucho menos con los anteriores compañeros de trabajo. Se debe resaltar la experiencia, los conocimientos, aptitudes y competencias personales, dirigiéndolos hacia el puesto que está ofertando la empresa. Algunas de las competencias transversales que son más valoradas actualmente son la adaptabilidad, el compromiso, la honestidad, la capacidad de comunicar y el liderazgo.

    ¿Cuáles son sus defectos y sus virtudes?

    Esta es una de las preguntas más difíciles de contestar en una entrevista de trabajo. No se debe contestar a la pregunta sobre los defectos con respuestas preestablecidas, como "soy demasiado perfeccionista", debido a que se ha convertido en una respuesta muy poco fiable. Se debe responder de forma creíble pero sin poner nunca en duda la capacidad profesional. Lo recomendable ante estas preguntas, es transformar un defecto en una oportunidad de mejorar como profesional.

    En relación con las virtudes, es una buena oportunidad de demostrar que se es una persona que cuenta con decisión y que enfrenta los problemas de forma positiva. Se debe resaltar entre las competencias personales cómo estas pueden contribuir a desarrollar de la mejor forma las funciones del puesto de trabajo al que se está optando.

    ¿Dónde se ve en cinco años?

    La finalidad de realizar esta pregunta en una entrevista de trabajo es conocer cuáles son las metas o aspiraciones profesionales del candidato. En este caso tampoco es recomendable contestar con una respuesta ya típica, como que se espera estar "ocupando un alto cago directivo", sino que debe ser mucho más realista, explicando que se espera poder seguir creciendo y afianzando una carrera profesional.

    ¿Si le pregunto a un antiguo compañero de trabajo, qué diría sobre usted?

    Esta es una pregunta que se debe preparar antes de acudir a la entrevista de trabajo, y llevar preparada una respuesta, para así no contestar con dudas. Si nunca se ha trabajado, se debe responder con lo que diría un compañero de clase, amigo o familiar. Saber cómo responder este tipo de preguntas por lo general no es fácil, por lo que se recomienda buscar con algún amigo o familiar una opinión, que por supuesto sea positiva y de utilidad para el puesto de trabajo.

    ¿Por qué está interesado en trabajar en nuestra empresa?

    Esta es una pregunta que se considera complicada de responder en una entrevista de trabajo, debido a que muchos candidatos envían el currículum a las ofertas de empleo de las empresas, teniendo en cuenta solo si se ajustan a su perfil laboral, pero sin tener motivos concretos que estén relacionados con la empresa. El primer consejo siempre es investigar sobre la empresa, y así poder preparar una respuesta convincente, en la que se incluyan las perspectivas profesionales a largo plazo. Es muy importante ser sincero, pero demostrar que se conoce la empresa y que se puede aportar algo tanto a nivel profesional como personal.

    ¿Tiene alguna pregunta?

    Siempre se debe asistir a la entrevista de trabajo con varias preguntas preparadas para hacer cuando termine la entrevista, debido a que algunas de ellas pueden ser respondidas en el transcurso de la entrevista. Preguntar sobre las dudas que se tienen es una señal de que se tiene interés por el puesto.

    Estas por lo general son algunas de las preguntas más comunes y difíciles que se realizan en una entrevista de trabajo. Siempre se debe responder con sinceridad y ser positivo, tratando de personalizar todas las respuestas, orientando estas hacia las capacidades y aptitudes con las que se cuenta y que se pueden aportar a la empresa.

    Tipos de entrevista de trabajo y cómo enfrentarte a ellas

    Cuando se acude a una entrevista de trabajo enmarcada dentro de un proceso de selección, no siempre se conoce cómo será la entrevista. Por eso es necesario conocer cuáles son los tipos de entrevista de trabajo más comunes y cuál es la forma en que se deben enfrentar:

    Entrevista directa o dirigida: Es una entrevista en donde las preguntas son predefinidas, y por lo general están relacionadas con los datos personales y profesionales. Las preguntas suelen ser muy precisas, por lo que se espera que las respuestas sean también claras y directas.

    Entrevista abierta o no dirigida: En esta entrevista de trabajo no existe una pauta, el entrevistador por lo general realiza preguntas abiertas. En este tipo de entrevista lo que se busca es conocer la capacidad que tenga el candidato para analizar, estructurar y sintetizar la información. El entrevistador puede emplear métodos como el eco, el resumen o el silencio, además busca que la entrevista se parezca a una conversación casual, adoptando una actitud amable y receptiva.

    Aunque sea una conversación menos formal, solo se debe dar información sobre lo que se pregunte y tener cuidado con lo que se dice. También se debe tener en cuenta que se debe argumentar todo lo que se dice y recordar cuál es la información que se ha dado, con la finalidad de no cometer incoherencias.

    Entrevista mixta o semidirigida: Es una combinación de los dos tipos de entrevistas anteriores. En ella se hacen preguntas directas para obtener datos objetivos, y preguntas abiertas para conocer detalles de la personalidad del candidato. Cuando se responden las preguntas abiertas, se debe hacer de una forma estructurada y sintetizada, y solo en el caso de que el entrevistador requiera más información, se desarrolla un poco más la respuesta.

    Entrevista de tensión: Es la menos común de las entrevistas de trabajo y por lo general se usa cuando en el puesto que se oferta se debe estar sometido a situaciones de presión. Se basa en hacer críticas a determinados aspectos personales o profesionales del candidato con la finalidad de que este se sienta incómodo. Para enfrentar esta entrevista es importante saber que el entrevistador solo está representando un papel, por lo que se debe mantener la calma y no dejarse intimidar por las críticas. Siempre se debe responder con confianza y seguridad.

    Entrevista de trabajo en inglés

    Si el proceso de selección se lleva a cabo en una empresa multinacional, la entrevista de trabajo puede ser en inglés, de forma parcial o completa. Si se es bilingüe, esto no representa ningún problema, pero si se cuenta con un nivel de inglés medio en el currículum, se puede recurrir a una serie de trucos, consejos y modelos de pregunta-respuesta.

    Lo primero que se debe hacer en una entrevista en inglés es lo mismo que en una entrevista en español, preparar la entrevista de trabajo. Cuando se tienen las respuestas a las preguntas en español, luego se deben llevar al inglés. Se puede preparar una lista del vocabulario más común en inglés de las palabras específicas del puesto, del perfil y sector de trabajo, debido a que probablemente se hagan preguntas sobre el área.

    Cuando ya se tenga la seguridad y la confianza de conocer el vocabulario específico para la entrevista en inglés, se debe comenzar a preparar las preguntas más comunes de una entrevista de trabajo típica en español, de tal forma que se conozca bien lo que significa cada una.

    Algunas de las preguntas más típicas de las entrevistas de trabajo en inglés son:

    Tell me about yourself (cuéntame algo acerca de usted): Se puede responder esta pregunta con experiencias que se puedan relacionar con el puesto que se está solicitando, intentando no entrar en el  terreno personal.

    What are your strenghts? (¿cuáles son sus puntos fuertes?): Esta pregunta se puede responder enumerando cuáles son las cualidades que se tienen y añadiendo alguna situación en que se dé el ejemplo de cómo se aplicaron, debido a que es probable que la réplica a la respuesta dada es precisamente que se dé un ejemplo.

    What is your weakness? (¿cuál es su mayor debilidad?): Se trata de responder con una cualidad que, siendo mala, pueda parecer positiva para el entrevistador. La respuesta más común a esta pregunta en las entrevistas de trabajo, es soy demasiado perfeccionista.

    Why have you been unemployed for such a long time? (¿por qué ha estado desempleado tanto tiempo?): A esa pregunta de la entrevista de trabajo en inglés, se debe responder intentando rellenar los espacios en blanco, de tal forma que se de la impresión de actividad en ese periodo: se deben mencionar los cursos que se han realizado, los trabajos que se hicieron de forma esporádica, entre otras actividades.

    How do you see yourself in five years from now? (¿cómo se ve dentro de cinco años?): Se debe dar una respuesta que se encuentre insertada dentro del perfil del puesto.

    What do you know about the type of work we do? (¿Qué sabe acerca del tipo de trabajo que hacemos?): Esta es una oportunidad que se tiene en la entrevista de trabajo de impresionar al entrevistador, narrando la experiencia laboral que se ha adquirido en puestos similares o la formación especialmente enfocada en esa área.

    Why do you think you would do well at this job? (¿por qué piensa que podría hacer bien este trabajo?): Aquí se deben sacar a relucir las cualidades, experiencia, formación y todo aquello que se piense que puede ser mejor valorado a la hora de acceder al puesto.

    Estas no son todas las preguntas que se pueden realizar en una entrevista de trabajo en inglés, sino son solo algunas de ellas, y prepararlas con anticipación a la hora de realizar la entrevista de trabajo en inglés ayudará en un 50%, debido a que las preguntas restantes que no se han preparado pueden surgir a raíz de las respuestas dadas.

    Otra recomendación al enfrentar una entrevista de trabajo en inglés, es que cuando ya se hayan preparado las preguntas de la entrevista, es bueno conseguir practicar la entrevista con alguien bilingüe o nativo que quiera prestar su ayuda y realizar algunas correcciones. Si en ese momento se está cursando el idioma en una academia de inglés o se cuenta con un profesor particular, se puede pedir que se dedique una clase a ensayar la entrevista de trabajo en inglés. Pero en el caso de que en ese momento no se esté estudiando inglés y no se cuente con familiares y amigos extranjeros, se puede intentar acudir a algún intercambio lingüístico que se realice en la ciudad o hasta pedir consejo en un foro por internet.

    Entrevista de trabajo telefónica

    En muchas ocasiones durante los procesos de selección, algunas empresas pueden emplear la entrevista de trabajo telefónica como un filtro inicial para poder elegir o descartar a futuros candidatos. Normalmente no son usadas para sustituir a las entrevistas presenciales, pero sí pueden ser un factor determinante para poder llegar a la siguiente etapa.

    Algunos consejos para preparar esta entrevista de trabajo son:

    Elegir el lugar: Para hacer una entrevista de trabajo telefónica es muy importante tener en cuenta que se debe realizar en un lugar tranquilo, sin posibilidad de que se produzcan interrupciones o en el que puedan producirse ruidos molestos o inesperados. Si se usa el teléfono fijo y se tiene el móvil cerca, hay que asegurarse de que está en silencio.

    Cuidar el tono de voz: En este caso al no estar el entrevistador en forma presencial, la expresión corporal, la vestimenta y otros factores que se tienen en cuenta en las entrevistas de trabajo presenciales dejan de ser relevantes. Sin embargo, el tono de la voz puede ser la mejor arma para convencer. Siempre es importante sonreír, porque hace que el tono de voz sea más optimista y se transmite la sensación de seguridad.

    Durante la conversación se deben evitar los silencios y las muletillas: Estar de pie ayuda a hablar con mayor fluidez y a liberar la tensión de la entrevista. No se debe interrumpir al entrevistador y hay que preguntar siempre cualquier duda que se tenga. Se deben hacer preguntas sobre el puesto, la empresa, y otra información laboral, procurando que la participación de las dos partes sea equilibrada. Igualmente las respuestas que se den deben ser claras y directas.

    Tener a la mano lo necesario para la entrevista: Para una entrevista de trabajo telefónica se debe tener papel, lápiz y el currículum a la mano. Además, es conveniente tener las preguntas que se van a realizar apuntadas para que no se olviden. Hay que preguntar el nombre del entrevistador y la forma de contactarlo si surge alguna duda o un problema.

    Dar las gracias al terminar la entrevista: Además es bueno concluir demostrando el interés por el puesto de trabajo. Se puede preguntar cuáles serán los siguientes pasos a seguir en el proceso de selección.

    Lo que no se debe decir en una entrevista de trabajo

    Existen ciertas cosas que no se deben decir en una entrevista de trabajo, debido a que se puede transmitir una imagen muy negativa e incluso puede ser motivo para no ser contratado, a pesar de que a la empresa le haya atraído el perfil profesional:

    No se debe hablar mal de nadie y mucho menos del trabajo anterior: Lo único que se logra al hacer esto es transmitir al entrevistador la imagen de una persona muy poco agradecida, desleal y que posiblemente sea problemática tanto con los superiores como con los compañeros. Por eso se debe evitar realizar esos tipos de comentarios en la entrevista de trabajo bajo ningún concepto. Hay que ser precavido, y si el entrevistador pide una explicación de los motivos por los que se dejó un trabajo o  fue despedido, se puede decir que la compañía no encajaba en los planes, que había incompatibilidad entre el trabajo y familia, o cualquier otra opción mejor antes que hablar mal.

    No decir mentiras: Las mentiras siempre se descubren, y aunque al principio pueda parecer que se ha logrado engañar, cualquier prueba de competencias que se realice, o cualquier tipo de coincidencia como un excompañero o alguien de la empresa, pueden descubrir el engaño. No hay que preocuparse por los puntos débiles, pues todos los candidatos los tienen. Si se teme decir la verdad y no ser contratado, se debe procurar enfocar la entrevista en las competencias y aptitudes, lo que sin duda tendrá mejores resultados.

    No criticar a otros compañeros: Si para quedar bien en la entrevista de trabajo se hacen críticas a otros candidatos o compañeros, se transmite la imagen de una persona desleal. Un comentario negativo sobre un compañero de trabajo, nunca dice nada favorable de la persona que lo hace. Siempre es mejor que se elogie a los demás y concentrarse en dar una buena impresión. Se debe demostrar que se puede reconocer un buen trabajo, además todas las personas siempre tienen algo que enseñar. Hay que demostrar también que se está dispuesto a hacer lo posible para imitar las cosas buenas de los demás.

    No ser egocéntrico: No hay que limitarse solo a decir por qué el trabajo es genial, todo lo que se espera conseguir con él o el esfuerzo realizado para conseguirlo. Hay que recordar decir y convencer sobre por qué se es el candidato más apto, lo que se puede ofrecer a la empresa que otros no puedan, qué es lo que puede hacer que se sea un empleado irreemplazable para la empresa. También es importante dar respuestas no muy cortas, y dejar siempre que el entrevistador lleve las riendas de la conversación.

    No convertir las virtudes en defectos: Cuando en la entrevista de trabajo pregunten sobre los defectos, está bien no hablar de los que se encuentran relacionados de forma directa con el puesto de trabajo, pero nunca hay que hablar de una virtud como un defecto, pues esto no resulta creíble.

    No preguntar sobre la remuneración y las vacaciones: Por muy interesado que se esté en conocer estos detalles, en el momento de la primera entrevista de trabajo hay que intentar no preguntarlo, debido a que dará la impresión de que se está dando por hecha la contratación, además, no tiene espacio en un momento en el que el objetivo del entrevistador es otro. Esta es una de las cosas que no se deben decir en una entrevista de trabajo, pero sí se puede preguntar posteriormente, al ser elegido y se proporcionen los detalles de cuáles son las condiciones de trabajo.

    No tengo ninguna pregunta: A pesar de que todo haya quedado claro y que no se quiera preguntar nada, igualmente se dará la impresión de que se tiene poco interés en el puesto de trabajo. No hace falta que sea una pregunta compleja y profunda, pero es probable que haya alguna duda que debe ser aclarada y ese es el momento perfecto para hacerlo. Si surge alguna pregunta durante la entrevista, hay que reservarla para el final, e incluso si el entrevistador no demuestra que se están esperando las preguntas, es recomendable hacerlas.

    Hablar de los defectos y virtudes en la entrevista de trabajo

    Cómo preparar una entrevista de trabajo

    En una entrevista de trabajo, entre todas las preguntas que suele hacer el entrevistador, generalmente las que más cuestan responder son aquellas que hacen referencia a las virtudes y defectos, pues obligan a ser sincero y definir cuáles son los aspectos que más valora el candidato de sí mismo, en cuyo caso, por lo general se debe hacer una reflexión valorando qué virtud tiene relevancia en el aspecto profesional, y si solo se deben mencionar las que se encuentren relacionadas con el aspecto laboral o también las demás.

    En el caso cuando el entrevistador pregunta por los defectos, por lo general causa mucha preocupación decir alguno que pueda ocasionar ser descartado del proceso de selección o si en ese momento no se sabe qué responder.

    Para esta situación es recomendable seguir una serie de consejos que pueden resultar muy prácticos, para no bloquearse en el momento de responder preguntas sobre virtudes y defectos en la entrevista de trabajo:

    Virtudes: Por lo general en la entrevista de trabajo se pide que se mencionen tres virtudes que el candidato valore de sí mismo, generalmente sin especificar nada más, pero casi siempre el entrevistador se refiere a las cualidades como candidato a la hora de desarrollar las funciones propias de un puesto de trabajo. Lo que la empresa busca al hacer estas preguntas a los candidatos, es conocer cuáles son los más indicados, analizando sus competencias, y así reducir al mínimo el riesgo de equivocarse en el momento de seleccionarlo.

    Un error muy común que realizan los candidatos cuando asisten a entrevistas de trabajo es no prepararla o preparar la entrevista de trabajo una sola vez y pensar que sirve para todas las entrevistas. Lo recomendable es que antes de acudir a la entrevista de trabajo, se debe haber informado bien sobre la empresa y el puesto de trabajo que se ofrece, para poder conocer qué tipo de virtudes o cualidades pueden ser más útiles, y en función de esta información, realizar una lista de las competencias que se tienen y que pueden resultar de interés para la empresa.

    Hay que recalcar que las competencias transversales que por lo general buscan la mayoría de las empresas en un candidato con la entrevista de trabajo son: flexibilidad, compromiso, responsabilidad, actitud, honestidad, y capacidad de aprendizaje.

    Defectos: Cuando en la entrevista de trabajo se pregunta por los defectos es habitual bloquearse a la hora de enumerar los puntos negativos. Primero que nada, es importante decir los defectos como algo que siempre se puede mejorar.

    Se debe tener en cuenta que es importante no hacer referencia a aquellos defectos que puedan estar relacionados directamente con las competencias básicas que son inherentes a ese puesto de trabajo. Se debe usar la lógica y pensar que los defectos que se expongan no den una imagen equivocada de que puedan ser la causa de problemas en la realización de las funciones básicas en esa empresa.

    Es importante también que se demuestre la disposición de convertir los puntos débiles en oportunidades para mejorar. Hay que recordar que ser conscientes de los puntos débiles e intentar corregirlos puede ser uno de los puntos fuertes en el momento de la entrevista de trabajo.

    Por último hay que recordar que todas las personas tienen defectos, no hay que intentar aparentar ser una persona perfecta. Lo que más se valora de un candidato en una entrevista es que sepa identificar sus defectos, los reconozca y que lo intente. Siempre hay que tener presente que, el objetivo final de estas preguntas en una entrevista de trabajo, es conocer mejor al candidato, por lo que no hay que olvidar valorarse, ser honesto y mostrarse seguro durante el transcurso de la misma.

    Cómo vestirse para una entrevista de trabajo

    Cuando se acude a una entrevista de trabajo y se está decidido a conseguir el puesto, la primera imagen es muy importante. Ya se sabe cómo preparar una entrevista de trabajo y cómo responder a las preguntas más difíciles, ahora se debe conocer cuál es la forma apropiada de vestirse:

    • Se debe investigar cuál es la imagen corporativa de la empresa y su código de vestuario. Si se conoce a alguien en la empresa se puede preguntar directamente cómo es la forma de vestir en la empresa de los empleados.
    • Es recomendable utilizar ropa cómoda pero profesional, no se trata de aparentar algo que no se es, pero sí se debe transmitir seriedad.
    • Los colores de las prendas deben ser neutros, nunca muy coloridos. Para los hombres se recomiendan para la camisa los colores blanco o azul, y si lleva traje, negro o el gris.
    • Un consejo para los hombres sobre cómo vestir en una entrevista de trabajo, es que utilicen camisa en lugar de camiseta. Para las mujeres las posibilidades son mayores, aunque siempre hay que evitar las minifaldas, ropa muy ajustada, escotes profundos y se recomienda utilizar manga larga o francesa en lugar de tirantes.
    • En cuanto a los zapatos, antes de entrar a la entrevista de trabajo se debe revisar que estén completamente limpios. Es preferible utilizar zapatos clásicos que sandalias. Además, si se usa una falda o vestido, aunque sea verano, lo recomendable es llevar medias.
    • Hay que evitar llevar demasiadas joyas, unos pendientes y dos anillos como mucho. En el caso de los hombres, si usa un piercing es preferible quitárselo durante la entrevista de trabajo. También es recomendable tapar los tatuajes.
    • Las mujeres no deben exagerar con el maquillaje y es mejor no utilizar un perfume muy fuerte. También es recomendable no llevar las uñas pintadas con tonos muy llamativos.
    • Los hombres deben ir afeitados y bien peinados. Entre los accesorios que se pueden usar y que no se deben omitir se encuentra el reloj y el cinturón.
    • Hay que asegurarse siempre antes de ir a la entrevista de trabajo de que la ropa está perfectamente planchada.
    • Por último, entre los consejos sobre cómo vestir en una entrevista de trabajo no puede faltar una cartera o un bolso no muy grande, en el que debe estar el currículum, sin doblar. En el caso de los hombres debe ser llevado en una buena carpeta.

    Preparar una entrevista de trabajo es de vital importancia para no dejar cabos sueltos durante su realización, siempre se debe ser sincero y transparente y demostrar confianza y seguridad en todo momento.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir