Qué decir en una entrevista de trabajo

7 de marzo de 2021

Qué decir en una entrevista de trabajo

Una de las situaciones que causan más nerviosismo cuando se está buscando un empleo, es la entrevista de trabajo, que constituye uno de los mecanismos de selección que usan las empresas para optar a un puesto de trabajo.

Sentir ansiedad y estrés es normal en esta situación, pero este estado de nervios se puede reducir o evitar si se realiza una buena preparación, que permita prever de alguna forma lo que se va a decir ante las preguntas típicas de una entrevista laboral.

El método de entrevista de trabajo es diferente de una compañía a otra, ya que pueden utilizar métodos y parámetros diferentes: se puede presentar el caso, por ejemplo, de realizar entrevistas grupales o que durante el proceso intervengan varios entrevistadores.

Pero sin importar el método o el estilo de la entrevista de trabajo, siempre hay una serie de preguntas que, con pequeñas variaciones, son comunes en todos los procesos de selección.

Índice

    Actitud en una entrevista de trabajo

    Afrontar una entrevista Cuestión de actitud

    Para salir con éxito de una entrevista de trabajo, vale la pena estudiar cuáles son estas preguntas y preparar las respuestas con anticipación, ya que saber qué se va a decir aumenta la seguridad, e incluso se pueden responder variaciones imprevistas de manera más acertada.

    Uno de los puntos a tener en cuenta a la hora de asistir a este proceso de selección, es que el entrevistador encontró en el currículum del entrevistado elementos suficientes para considerarlo a ocupar un cargo determinado, por lo que el éxito de la entrevista de trabajo se encuentra en la actitud con la que se enfrente.

    Piensa que en muchas ocasiones reciben miles de currículums a través de plataformas de búsqueda de empleo como InfoJobs. Es la mejor oportunidad para dar a conocer todas las aptitudes y capacidades, la experiencia y la formación que se tienen al igual que los logros alcanzados.

    Hay que evitar responder con los datos que se han puesto en el currículum, al contrario: hay que demostrar todas las competencias profesionales que se tienen, al igual que las habilidades.

    La finalidad de la entrevista de trabajo es que la empresa pueda conocer más de quién es y cómo es el candidato, por lo que la sinceridad es un factor clave. Lo que se dice en una entrevista siempre se puede comprobar, o se puede realizar la misma pregunta reformulada con la que se puede caer en contradicciones.

    No hay que aprenderse de memoria las respuestas que se deben decir en una entrevista de trabajo, ya que es solo una guía para conocer cuál puede ser la dinámica de una entrevista.

    Las respuestas y lo que se dice debe ser natural y salir de forma espontánea.

    Cómo contestar las preguntas en una entrevista de trabajo

    Las entrevistas suelen estar estructuradas, por lo que existen preguntas para cada una de las etapas de la entrevista:

    Primeras preguntas: Al iniciar la entrevista de trabajo, se hacen preguntas o comentarios que permitan romper la tensión inicial. Estas preguntas pueden ser absolutamente triviales o relacionadas con la etapa estudiantil o tal vez se indague algunos aspectos sobre la vida familiar del entrevistado.

    Desde este momento se comienza a realizar la evaluación del candidato, pero en esta fase no se espera que se den respuestas acertadas, por lo que se puede estar relajado y actuar de forma natural.

    Si se hacen comentarios sobre el estado del tiempo, basta con decir cómo se percibe el clima o comentar lo caluroso o frío que está.

    Si para acudir a la entrevista hubo necesidad de viajar, este puede ser otro tema que el entrevistador use para conocer mejor al candidato; o si se presentó alguna dificultad para conseguir la dirección del sitio en donde se realiza la entrevista de trabajo.

    Conocimientos sobre la empresa

    En esta etapa de la entrevista de trabajo el candidato debe demostrar el interés que tiene en el puesto de trabajo, exponiendo los conocimientos que tiene sobre la empresa y el puesto, dejando ver que se está lo suficientemente interesado como para investigar sobre la empresa. 

    Las preguntas que se realizan en este punto de la entrevista de trabajo ya comienzan a ser determinantes y se incluyen en la mayoría de las entrevistas de trabajo:

    • ¿Tiene algún conocimiento sobre nuestra empresa?: Para saber que decir en esta pregunta, se debe haber investigado sobre la empresa, demostrando que existe un real interés en el puesto.

    • ¿Sabe en qué consiste el trabajo?: Se debe contestar teniendo en cuenta la descripción que se hizo del puesto en la oferta laboral, la experiencia propia y la investigación que se haya realizado sobre puestos de trabajo similares.

    • ¿Por qué piensa que es la persona indicada para ocupar el puesto?: Hay que responder haciendo énfasis en las fortalezas que se poseen en la parte de experiencia laboral y la formación. También es un buen momento para decir en la entrevista cuáles son las metas e intereses que se tienen en caso de conseguir el trabajo. Hay que procurar destacar por encima de otros candidatos, pero sin hacerlos ver como menos.

    • ¿Tiene conocidos en la empresa?: Se debe ser absolutamente sincero y mencionar a quién se conoce.

    Conocimientos sobre la empresa

    Habilidades y aptitudes del entrevistado

    Formación y experiencia profesional: La información que se muestra en el currículum no es suficiente para resultar determinante en el proceso de selección, por lo que con este tipo de preguntas durante la entrevista de trabajo se busca complementar la información suministrada.

    En este punto el candidato debe procurar impresionar al entrevistador y decir cuáles son tus éxitos académicos y profesionales:

    • ¿Qué idiomas habla?: Esta es una de las preguntas más comunes en las entrevistas de trabajo, y se refiere a los idiomas que conoce el candidato y cuál es el nivel que tiene. Si en el currículum se colocó que se habla algún idioma, probablemente se realizarán algunas preguntas en dicho idioma.

    • ¿Tiene alguna experiencia en el área?: El candidato debe hacer énfasis en la experiencia que se tengan en trabajos que sean similares al que se está optando y decir las habilidades que aportó esa experiencia y que pueden ser útiles en el nuevo trabajo. Si no se tiene experiencia previa, se pueden decir los cursos y las prácticas laborales que se hayan realizado y que estén asociados al área.

    • ¿Cómo consiguió su último trabajo?: Es una oportunidad para demostrar que se tiene iniciativa, por lo que si ese trabajo se consiguió por medios propios, es recomendable decir cómo se hizo para lograrlo, dejando ver el nivel de proactividad que se tiene.

    • ¿Ha sido despedido de algún trabajo?: Si es algo por lo que se ha pasado, hay que ser sincero y decir cuáles fueron las causas, sin hablar mal de la empresa y exponiendo el aprendizaje que se tuvo de esas circunstancias.

    • ¿Quién puede aportar referencias suyas?: Si no se han incluido las referencias en el currículum, se debe estar preparado para indicar quien puede aportar referencias, tanto personales como profesionales. Las personas que darán las referencias deben estar preparadas para darlas cuando las soliciten.

    • ¿Cuáles son sus principales logros laborales?: Se pueden decir los principales logros conseguidos a nivel profesional y los beneficios que aportaron a la empresa.

    • ¿Alguna vez ha cometido un error profesional?: No hay que tener miedo de reconocer los errores que se hayan podido cometer. Pero hay que resaltar la forma de cómo se corrigió y el aprendizaje que se obtuvo.

    • ¿Ha tenido una decepción profesional?: Contar la más relevante y que fue causada por motivos que no se podían controlar. No hay que hablar de decepciones por no conseguir un aumento salarial o una promoción. Hay que centrarse en explicar como se superó la situación y procurar no involucrar sentimientos.

    Salario deseado, pasado y futuro laboral

    Búsqueda de trabajo y expectativas laborales: El entrevistador realizará preguntas destinadas a conocer si se ha estado buscando empleo en forma activa, en cómo se ha utilizado el tiempo que ha estado desempleado y la forma en cómo lo ha enfrentado:

    • ¿Por qué pasó tanto tiempo en el antiguo puesto de trabajo?: En la actualidad no es habitual permanecer mucho tiempo en el mismo puesto de trabajo, hay que evitar que el entrevistador sienta que se ha estado estancado en el puesto anterior. Hay que centrarse en demostrar cómo se evolucionó a la par de la empresa, y aspectos como la lealtad a la empresa y la estabilidad laboral.

    • ¿Por qué estuvo tanto tiempo sin trabajar?: Es una de las preguntas más complicadas de responder y que amerita una atención especial. Hay que procurar que se cuenta con la preparación y disposición adecuada para el puesto al que se está optando. También hay que decir los cursos formativos que se han realizado, y en el caso de haberlos hechos, mencionar proyectos en los que se participó durante ese tiempo.

    • ¿Cuál es el motivo por el que dejó o quiere dejar su trabajo?: Es otra ocasión para ser sincero, exponiendo los motivos reales, ya sea que la empresa pasa por un mal momento, si fue una reducción de personal, o si se están buscando nuevos horizontes laborales. Pero nunca se debe hablar mal de la anterior empresa. La mejor forma de contestar es que se necesita buscar nuevos retos y experiencias profesionales, adquirir mayores responsabilidades o crecer profesionalmente.

    • ¿Por qué ha cambiado tanto de trabajo?: Es una pregunta que busca conocer si existe algún tipo de problema a nivel personal que indique que no se es una buena opción para que la empresa decida dedicarle tiempo y recursos. Se puede decir que los constantes cambios fueron motivados por la búsqueda de mejores oportunidades profesionales.

    • ¿En este momento está en otros procesos de selección?: No es necesario esconder que se están estudiando otras opciones, sin dar más información de la necesaria. Decir que esta opción es la que mejor se considera por las características del puesto.

    • ¿Cuál es su puesto de trabajo ideal?: No hay que decir un trabajo es específico, sino las características que debería de tener, como por ejemplo las opciones de formación, el ambiente laboral, el nivel de responsabilidad, la valoración profesional, entre otras cualidades. Las características se deben adecuar al puesto por el que se está optando.

    • ¿Tiene disponibilidad para trabajar horas extras?: Siempre se debe contestar de forma afirmativa, mostrando que existe disponibilidad y compromiso. Pero si existe algún impedimento para hacerlas, hay que ser sincero y decir el motivo por el que no se puede.

    • ¿Puede viajar o trasladarse frecuentemente?: Esto depende del puesto de trabajo, pero si en la oferta no se mencionó, puede ser que se esté tratando de conocer las cargas familiares y el nivel de compromiso con la empresa. Igualmente debe ser respondida con sinceridad.

    • ¿Dónde se ve en X años?: Hay que enfocarse solo en la parte laboral, especificando que en ese tiempo se desea seguir trabajando y los retos que espera afrontar, al igual que los logros que se esperan alcanzar.

    • ¿Cuáles son sus metas a futuro?: Decir cuáles son las metas que se han establecido y cómo se piensan conseguir.

    • ¿Cuándo se podrá incorporar a la empresa?: Si se está trabajando, la respuesta lógica es a los 15 días legales. Si se está en un proceso de formación o con obligaciones personales, hay que decir que no se tiene ningún problema para incorporarse al puesto cuando sea requerido. Nunca hay que contestar utilizando con un de inmediato.

    Cualidades del futuro empleado

    Cualidades del futuro empleado

    Trabajo en equipo: El entrevistador busca conocer si el entrevistado es una persona que se siente cómoda trabajando en equipo y cual es el rol que se ocupa en un equipo, si el de seguidor o de líder.

    Cada vez es más valorada la capacidad de trabajar en equipo, por lo que la respuesta a la pregunta ¿le gusta trabajar en equipo? es afirmativa, pero resaltando que también se está en la capacidad de trabajar en forma individual.

    Ante la interrogante de cuál es el rol que se juega en un equipo, hay que responder con base en la experiencia que se tenga, indicando en cuál de los dos roles se siente más cómodo y seguro.

    También se harán preguntas en la entrevista de trabajo destinadas a conocer cómo ha sido la experiencia de trabajar en equipo, las formas de motivación grupal que ha utilizado, los éxitos alcanzados siendo líder de un equipo, las personas con las que se siente cómodo trabajando, todas deben ser respondidas con sinceridad y hablar siempre de las cualidades que debe tener un buen equipo de trabajo.

    Todo lo relacionado con el tema de la relación con los jefes y compañeros de trabajo también será un tema al que se hará referencia en este punto de la entrevista. Las respuestas se deben concentrar en cualidades y evitar en todo momento realizar críticas hacia el anterior jefe o hacia los compañeros de trabajo.

    • Estrés y trabajo bajo presión: En gran parte de los trabajos existe un momento en que hay que trabajar bajo presión y hacerlo sin perder la calidad por lo que el entrevistador buscará conocer si el candidato es una persona que cuenta con las características necesarias para no perder la calma en momentos cruciales. De igual manera se podrá preguntar cuál es el método que se usa para controlar o evitar el estrés.
    • Toma de decisiones e iniciativa: Las preguntas de la entrevista de trabajo que se den pueden resultar decisivas en el proceso de selección. Si el entrevistador conoce que nunca se ha tomado una decisión en el ámbito laboral o se ha tomado la iniciativa ante alguna circunstancia, se puede dar por culminada la entrevista. Las preguntas se realizan, por lo general, bajo la forma de supuestos:
    • Hay que tomar una decisión y no existe un procedimiento para hacerlo: No se puede transmitir la imagen de un trabajador que se queda de brazos cruzados o que solo atina en acudir al jefe para que decida. Se debe demostrar que se tiene iniciativa y que se pueden proponer soluciones, luego de analizar la situación.

    • Existen una gran cantidad de problemas relacionados con el cargo y hay que resolverlos: Hay que demostrar primero que nada la capacidad de reconocer los problemas y luego solucionarlos, realizando un análisis de la situación y pidiendo opiniones al equipo de trabajo, para llegar en consenso a un plan para resolverlos.

    También se suelen pedir las propuestas que realizó en los trabajos anteriores, aquí el candidato debe decir cuáles fueron y los logros que se obtuvieron.

    Personalidad: En este punto el entrevistador podrá conocer a través de las preguntas que haga la verdadera personalidad del candidato:

    • Hábleme sobre usted: Es una pregunta difícil de responder, aunque el propio entrevistador puede sugerir qué aspectos son los que le interesa conocer. Es bueno preparar un guion sobre los momentos resaltantes en la etapa estudiantil y laboral.

    • ¿Cuáles son sus puntos fuertes?: El candidato debe decir cuáles son los puntos fuertes que estén relacionados con el área laboral y profesional. Hay que mencionar al menos tres virtudes que se tengan. Lo más recomendable es preparar está respuesta, pero sin que suene a guión aprendido.

    • ¿Cuáles son sus debilidades?: Es recomendable mencionar solo aquellas debilidades que estén relacionadas con el puesto. Hay que demostrar que se conocen cuáles son los defectos que se tienen, pero que se ha encontrado la forma de superarlos.

    • ¿Cómo describiría su personalidad?: Para preparar esta respuesta es conveniente hablar con amigos y familiares para  poder estructurar una respuesta con base en las opiniones de los demás, sumado al análisis personal que se haya realizado.

    Información personal del entrevistado

    Información personal del entrevistado

    Preguntas relacionadas con la vida privada: Estas preguntas en la entrevista de trabajo pueden variar dependiendo del cargo que se esté solicitando, así como de los compromisos y grado de responsabilidad. Aunque no lo parezca, estas preguntas son bastantes comunes en un proceso de selección.

    Como pauta, si se percibe que la pregunta esta hecha de mala fe, es discriminatoria o se considera que vulnera los derechos, se debe contestar que se considera que esa pregunta no es relevante para el puesto de trabajo.

    Preguntas en la entrevista de trabajo sobre el estado civil o en el caso de las mujeres, si se está embarazada o en planes de concebir, no deben ser realizadas y queda de parte del candidato si las contesta o no.

    De igual manera ante las preguntas relacionadas con la salud se debe responder de forma cautelosa, ya que no se está obligado a admitir que se padece una enfermedad.

    Entrevistas con preguntas trampa y de descarte

    Existen una serie de preguntas, conocidas como preguntas trampa, que son usadas durante la entrevista de trabajo para tratar de romper la preparación que se suele hacer previamente a una entrevista de trabajo; es decir, son preguntas que se plantean con una segunda intención.

    Algunas de estas preguntas son: ¿por qué quiere trabajar en esta empresa?, ¿qué cosas no le gustaban de su anterior trabajo? o ¿qué es lo que más le molesta de sus compañeros?

    Nunca se deben contestar con quejas y criticas, ni hacia la empresa donde se trabajó ni hacia los compañeros de trabajo.

    También existen preguntas que se realizan para descartar rápidamente a un candidato en una entrevista de trabajo. Estas preguntas son conocidas como Killer Questions y son usadas porque son altamente eficaces en el momento de descartar candidatos. Se pueden encontrar dos tipos:

    • Las que se realizan en fases previas de la entrevista de trabajo, realizadas generalmente por escrito y son preguntas cerradas, relacionadas con los requisitos básicos para optar al puesto, y en las que el candidato debe contestar en forma concreta.
    • Las que se realizan durante la entrevista de trabajo, son preguntas abiertas para las cuales existen una infinidad de respuestas. Cuando se está ante este tipo de pregunta, lo recomendado es contestar de forma sincera, con una respuesta bien analizada. Pensar muy bien lo que se va a decir puede ser decisivo para ser seleccionado.

    Preguntas típicas de ese estilo son: ¿considera que este puesto de trabajo es el adecuado para usted?, ¿por qué a su edad se ha conformado con un sueldo tan bajo?, ¿qué salario aspira a cobrar?.

    Hay otra gran cantidad de preguntas que se pueden realizar en la entrevista de trabajo de forma imprevista y que buscan generar una respuesta emocional, o crear confusión, para que el candidato se muestra tal cual es.

    También es frecuente que al final de la entrevista de trabajo el candidato pueda realizar preguntas al entrevistador, lo cual es una buena oportunidad para crear una conexión e indagar un poco más sobre los pasos a seguir y sobre datos relevantes del cargo a ocupar que aún no se conocen.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir