¿Cómo ser celador en España?

20 de mayo de 2021

Cómo ser celador

La rama de las ciencias de la salud siempre es un valor seguro en tu apuesta académica. Después de tus años de educación obligatoria de carácter primario y secundario, muchos afrontan el reto del bachillerato. Ahí, se mascan durante dos cursos, presión, dificultad y lucha para sacar adelante unos conocimientos que tendrás que poner a prueba en la selectividad. Otros, sin embargo, optan por la formación profesional de carácter medio o superior, que están repletas de salidas al mercado laboral. Pero no todo termina ahí. Pertenecer al funcionariado de España también es otra salida, nos referimos a las oposiciones.

Y ahí entra la profesión de celador, que actualmente no se encuentra reglada con una Formación Profesional, y se contrata mediante la bolsa de trabajo. Aunque posteriormente analizaremos esa situación, primero vamos a desglosar muy bien en qué consiste la profesión de celador:

Índice

    ¿Qué es un celador?

    El celador es la persona que no tiene contacto directo con los pacientes de un hospital y no es profesional sanitario, sin embargo, el celador es una parte fundamental para que las labores se desarrollen correctamente y las personas que allí se atienden puedan recibir con garantías todos los cuidados. ¿Por qué? Porque el celador es el que se encarga de, entre otras cosas, asegurarse de que se cumple el mantenimiento y el orden de lugar, así como ser la persona que centra su labor en el contacto con los familiares.

    ¿Qué funciones realiza?

    Las tareas que lleva a cabo el celador son numerosas y diversas. Están todas recogidas en el Estatuto de Personal No Sanitario al servicio de las Instituciones Sanitarias de la Seguridad Social, publicadas en el Boletín Oficial del Estado del 22 de julio de 1971. Puedes acceder aquí a esos documentos del Gobierno, aunque te las vamos a exponer para que tengas bien a mano cuáles son los compromisos que tendrá que seguir un celador en su puesto de trabajo según la comunicación oficial:

    1. Tramitarán o conducirán sin tardanza las comunicaciones verbales, documentos, correspondencia u objetos que les sean confiados por sus superiores, así como habrán de trasladar, en su caso, de unos servicios a. otros, los aparatos o mobiliario que se requiera.
    2. Harán los servicios de guardia que correspondan dentro de los turnos que se establezcan.
    3. Realizarán excepcionalmente aquellas labores de limpieza que se les encomiende cuando su realización por el personal femenino no sea idónea o decorosa en orden a la situación, emplazamiento, dificultad de manejo, peso de los objetos o locales a limpiar.
    4. Cuidarán, al igual que el resto del personal, de que los enfermos no hagan uso indebido de los enseres y ropas de la Institución, evitando su deterioro o instruyéndoles en el uso y manejo -de las persianas, cortinas y útiles de- servicio en general.
    5. Servirán de ascensoristas cuando se les asigne especialmente ese cometido o las necesidades del servicio lo requieran.
    6. Vigilarán las entradas de la Institución, no permitiendo el acceso a sus dependencias más que a las personas autorizadas para ello
    7. Tendrán a su cargo la vigilancia nocturna, tanto del interior como exterior del edificio, del que cuidarán estén cerradas las puertas de servicios complementarios
      Velarán continuamente por conseguir el mayor orden y silencio posible en todas las dependencias de la Institución.
    8. Darán cuenta a sus inmediatos superiores de los desperfectos o anomalías que encontrasen en la limpieza y conservación del edificio y material.
    9. Vigilarán el acceso y estancias de los familiares y visitantes en las habitaciones de los enfermos, no permitiendo la entrada más que a las personas autorizadas, cuidando no introduzcan en las Instituciones más que aquellos paquetes expresamente autorizados por la Dirección.
    10. Vigilarán, asimismo el comportamiento de los enfermos y de los visitantes, evitando que estos últimos fumen en las habitaciones, traigan alimentos o se sienten en las camas y, en .general, toda aquella acción que perjudique al propio enfermo o al orden de la Institución. Cuidarán que los visitantes no deambulen por los pasillos y dependencias más que lo necesario para llegar al lugar, donde concretamente se dirijan.
    11. Tendrán a su cargo el traslado de los' enfermos, tanto dentro de la Institución como en el servicio de ambulancias.
    12. Ayudarán, asimismo, a las Enfermeras y Ayudantes de planta al movimiento y traslado de los enfermos encamados que requieran un trato especial en razón a sus dolencias para hacerles las camas.
    13. Excepcionalmente, lavarán y asearán a los enfermos masculinos encamados o (que no puedan realizarlo por sí mismos, atendiendo a las indicaciones de las Supervisoras de planta o servicio o personas que las sustituyan legalmente en sus ausencias.
    14. En caso de ausencia del peluquero o por urgencia en el tratamiento, rasurarán a los enfermos masculinos que vayan a ser sometidos a intervenciones quirúrgicas en aquellas zonas de su cuerpo que 10 requiera.
    15. En los quirófanos auxiliarán en todas aquellas labores propias del Celador destinado en estos servicios. as1 como en las que les sean ordenadas por los Médicos, supervisoras o Enfermeras.
    16. Bañarán a los enfermos masculinos cuando no puedan hacerlo por si mismos, siempre de acuerdo con las instrucciones que reciban de las Supervisoras de plantas o servicios o personas que las sustituyan.
    17. Cuando por circunstancias especiales concurrentes en el enfermo no pueda éste ser movido solo por la Enfermera o Ayudante de planta, ayudará en la colocación y retirada de las cuñas para la recogida de excretas de dichos enfermos.
    18. Ayudarán a las Enfermeras o personas encargadas a amortajar a los enfermos fallecidos, corriendo a su cargo el traslado de los cadáveres al mortuorio.
    19. Ayudarán a la práctica de autopsias en aquellas funciones auxiliares que no requieran por su parte hacer uso de instrumental alguno sobre el cadáver. Limpiarán la mesa de autopsias y la propia sala.
    20. Tendrán a su cargo los animales utilizados en los quirófanos experimentales y laboratorios a quienes cuidarán alimentándoles, manteniendo limpias las jaulas y aseándoles, tanto antes de ser sometidos a las pruebas experimentales como después de aquéllas y siempre bajo las indicaciones que reciban de los Médicos, Supervisoras o Enfermeras que les sustituyan en sus ausencias.
    21. Se abstendrán de hacer comentarios con los familiares y los visitantes de los enfermos sobre diagnósticos, exploraciones y tratamientos que se estén realizando a los mismos, y mucho menos informar sobre los pronósticos de su enfermedad, debiendo siempre orientar las consultas hacia el Médico encargado de la asistencia del enfermo.
    22. También serán misiones del Celador todas aquellas funciones similares a las anteriores que les sean encomendadas por sus superiores y que no hayan quedado específicamente reseñadas.

    Oposiciones celador

    ¿Cómo se llega a ser celador?

    Por suerte o por desgracia, el único camino que existe para llegar hasta ello es estudiando. Mediante las oposiciones podrás acceder a este puesto de trabajo de funcionariado público, que te garantizará un sueldo medio de unos 1.200 euros y te permitirá conservar tu empleo hasta que decidas jubilarte.

    ¿Qué requisitos exigen?

    Este es el único posible inconveniente que puede aparecer a la hora de dedicarte a ser celador o celadora. Y es que tienes que cumplir unos requisitos básicos para poder presentarte a dichas oposiciones. Te los mostramos a continuación:

    • Tener la nacionalidad española o alguna perteneciente a la Unión Europea
    • Mínimo de 16 años de edad
    • Obtener un certificado de escolaridad o equivalente
    • No padecer incapacidades o enfermedades que te cohíban a la hora de garantizar las funciones de tu puesto de trabajo.

    Esperamos que este artículo te haya servido para dar un paso hacia adelante en su camino por la dedicación al maravilloso mundo de la salud. Trabajar en un hospital puede ser algo tedioso e incluso difícil de digerir, por la cantidad de situaciones impactantes que te tocará vivir y visualizar, pero te aseguramos que merecerá la pena formar parte la gran familia de personas que se dedican al bienestar de los ciudadanos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir