La Edad Moderna: Definición, etapas, inventos y características más importantes

1 de febrero de 2021

la edad moderna

La Historia se divide en una serie de periodos con el objetivo de simplificar su vasta extensión; de esta manera, podemos comprender de dónde venimos, dónde estamos ahora y hacia dónde nos dirigimos. En el siguiente artículo trataremos de acotar una de esas importantes fases, la Edad Moderna, al tiempo que arrojamos luz acerca de los acontecimientos más notables que tuvieron lugar en este periodo.

Índice

    La Edad Moderna: Qué es

    Lo que los estudiosos han dado en llamar la Edad Moderna se incluye dentro de esas etapas fundamentales que compartimentan la historia universal de la humanidad. Se trata de una etapa que se desenvolvió una vez concluyó la Edad Media a lo largo de los siglos XV y XVIII y constituyó, a su vez, el periodo previo a la edad contemporánea. Cabe señalar que las piedras angulares que definieron la Edad Moderna fueron la razón, la comunicación, las conquistas y el progreso de la sociedad.

    Pese a lo anterior, también es importante tener en cuenta que esta fase estuvo continuamente señalada por un paradójico retraso moral ante los descubrimientos en el Nuevo Mundo. En estas campañas de dominio por las tierras ignotas de allende los mares, los conquistadores españoles portugueses e italianos, entre otros, dieron cuenta de una crueldad especialmente dañina contra las sociedades de aborígenes que habitaban estas tierras desde siempre. Despojados de todos sus derechos, estos habitantes primigenios fueron maltratados, humillados y vendidos como esclavos durante el transcurso de varios siglos.

    Esta paradoja incluye también la extraordinaria riqueza cultural que se consiguió gracias al intercambio de bienes artísticos y que tuvieron su reflejo en la producción plástica, literaria y escultural que tuvo lugar a lo largo de la Edad Moderna.

    Economía y Población

    La Edad Moderna y, especialmente, el siglo XVI, fue un período de vigorosa expansión económica. Esta expansión, a su vez, jugó un papel importante en muchas otras transformaciones sociales, políticas y culturales de la temprana edad moderna.

    la edad moderna: monedas antiguas

    Para 1500 la población en la mayoría de las áreas de Europa estaba aumentando después de dos siglos de declive o estancamiento. Los lazos del comercio dentro de Europa se estrecharon, y las "ruedas del comercio" (en la frase del historiador francés del siglo XX Fernand Braudel) giraron cada vez más rápido. Los grandes descubrimientos geográficos entonces en proceso estaban integrando a Europa en un sistema económico mundial. Nuevas mercancías, muchas de ellas importadas de tierras recientemente descubiertas, enriquecieron la vida material. No sólo el comercio, sino también la producción de bienes aumentó como resultado de nuevas formas de organizar la producción. Los comerciantes, empresarios y banqueros acumularon y manipularon capital en un volumen sin precedentes. La mayoría de los historiadores sitúan en el siglo XVI el inicio, o al menos la maduración, del capitalismo occidental. El capital asumió un papel importante no sólo en la organización económica, sino también en la vida política y las relaciones internacionales. Culturalmente, los nuevos valores -muchos de ellos asociados con el Renacimiento y la Reforma- se difundieron por Europa y cambiaron las formas de actuar de las personas y las perspectivas con las que se veían a sí mismos y al mundo.

    Sin embargo, este mundo del capitalismo temprano difícilmente puede considerarse estable o uniformemente próspero. Las quiebras financieras fueron comunes; la corona española, el mayor prestatario de Europa, sufrió repetidas quiebras (en 1557, 1575-77, 1596, 1607, 1627 y 1647). Los pobres e indigentes de la sociedad se hicieron, si no más numerosos, al menos más visibles. Incluso a medida que el capitalismo avanzaba en Occidente, los campesinos de Europa central y oriental, que antes eran libres, se convirtieron en siervos. La aparente prosperidad del siglo XVI dio paso, en los períodos de mediados y finales del siglo XVII, a una "crisis general" en muchas regiones europeas.

    Desde un punto de vista político, los nuevos estados centralizados insistieron en nuevos niveles de conformidad cultural por parte de sus súbditos. Varios estados expulsaron a los judíos, y casi todos se negaron a tolerar a los disidentes religiosos. Culturalmente, a pesar del renacimiento de la enseñanza antigua y la reforma de las iglesias, un miedo histérico a las brujas se apoderó de grandes segmentos de la población, incluidos los eruditos. Es comprensible que los historiadores hayan tenido dificultades para definir el lugar exacto de este complejo siglo en el curso del desarrollo europeo.

    Los porqués del avance económico

    La expansión económica del siglo se debió en gran medida a los poderosos cambios que ya estaban en marcha en 1500, especialmente de la mano de los descubrimientos de las Nuevas  Tierras. En ese momento, Europa sólo comprendía entre un tercio y la mitad de la población que había poseído alrededor de 1300. La infame Peste Negra de 1347-50 explica principalmente las enormes pérdidas, pero las plagas eran recurrentes, las hambrunas frecuentes, las guerras incesantes, y las tensiones sociales altas al final de la Edad Media. Los desastres de finales de la Edad Media transformaron radicalmente las estructuras de la sociedad europea: las formas en que producía alimentos y bienes, distribuía los ingresos, organizaba su sociedad y su estado y miraba al mundo.

    Las enormes pérdidas humanas alteraron los antiguos equilibrios entre los clásicos "factores de producción" - trabajo, tierra y capital. La caída de la población obligó a subir los salarios en las ciudades y a bajar las rentas en el campo, ya que los pocos trabajadores que quedaban podían tener un mayor "valor de escasez". En cambio, los costes de la tierra y el capital disminuyeron; ambos se hicieron relativamente más abundantes y más baratos a medida que el número de personas se reducía. La mano de obra cara y la tierra y el capital baratos fomentaron la "sustitución de factores", es decir, la sustitución del factor caro (la mano de obra) por los más baratos (la tierra y el capital). Esta sustitución de la tierra y el capital por la mano de obra puede verse, por ejemplo, en las conversiones generalizadas de tierras de cultivo en pastizales; unos pocos pastores, provistos de capital (ovejas) y pastizales extensivos, podían generar un mayor rendimiento que las tierras de arado, cultivadas intensivamente por muchos trabajadores bien remunerados.

    El capital también podría servir de apoyo a la tecnología necesaria para desarrollar nuevos instrumentos, lo que permitiría a los obreros trabajar de manera más productiva. Por consiguiente, la última etapa de la Edad Media fue un período de importantes avances tecnológicos vinculados con una elevada inversión de capital en dispositivos de ahorro de mano de obra. El desarrollo de la impresión por tipos de metal móviles (la imprenta) sustituyó a una máquina excesivamente cara, la prensa, para muchos copistas humanos. La pólvora y las armas de fuego dieron a los ejércitos más pequeños un mayor poder de combate. Los cambios en la construcción naval y en el desarrollo de las ayudas a la navegación permitieron a los barcos más grandes navegar con tripulaciones más pequeñas a través de mayores distancias. Para 1500 Europa logró lo que nunca antes había poseído: una ventaja tecnológica sobre todas las demás civilizaciones. Europa estaba así equipada para la expansión mundial.

    El comercio y la "revolución atlántica"

    La nueva importancia de Europa noroccidental en términos de población total y concentración de grandes ciudades refleja en parte la "revolución atlántica", la reorientación de las rutas comerciales provocada por los grandes descubrimientos geográficos. La revolución atlántica, sin embargo, no reemplazó las antiguas líneas de comercio medieval sino que se basó en ellas. En la Edad Media, los puertos italianos -Venecia y Génova en particular- dominaban el comercio con Oriente Medio y suministraban a Europa productos y especias orientales. En el norte, las ciudades alemanas, organizadas en una federación informal conocida como la Liga Hanseática, dominaban de forma similar el comercio del Báltico.

    la edad moderna

    Cuando los portugueses, en 1498, abrieron enlaces marítimos directos con la India, Venecia se enfrentó a la competencia de los puertos del Atlántico, encabezando la lista Lisboa y Amberes. No obstante, Venecia respondió eficazmente a la nueva competencia y alcanzó en el siglo XVI su apogeo de importancia comercial; en la mayoría de sus monumentos supervivientes, esta hermosa ciudad todavía refleja la prosperidad del siglo XVI. Génova no estaba bien situada para aprovechar los descubrimientos del Atlántico, pero los banqueros genoveses desempeñaron un papel fundamental en las finanzas del imperio de ultramar de España y en sus empresas militares en Europa. Los italianos no renunciaron rápidamente a la prominencia como comerciantes y banqueros que los había distinguido en la Edad Media.

    En el norte, las ciudades hanseáticas se enfrentaron a una intensa competencia de los holandeses, que a partir de 1580 introdujeron un nuevo diseño de barcos (el fluitschip, un carguero robusto y de construcción barata) y nuevas técnicas de construcción naval, incluyendo sierras de viento. Los gastos de flete se redujeron y el tamaño de la marina mercante holandesa se disparó; a mediados del siglo XVII, probablemente superó en número de buques a todas las demás flotas mercantiles de Europa juntas. Los ingleses compitieron por una parte del comercio del Báltico, aunque durante mucho tiempo se mantuvieron muy por detrás de los holandeses.

    En términos absolutos, el comercio del Báltico estaba en auge. En 1497 los barcos que pasaban por el estrecho que separaba Dinamarca de Suecia eran 795; 100 años más tarde el número registrado por los cobradores de peaje llegó a 6.673. El porcentaje representado por los barcos hanseáticos aumentó durante el mismo siglo de aproximadamente un 20 a un 23-25 por ciento; los alemanes todavía no se habían desviado de estas aguas orientales.

    En cuanto al comercio marítimo, la revolución atlántica bien pudo haber estimulado, en lugar de perjudicar, los intercambios más antiguos. Al mismo tiempo, la nueva competencia de los puertos occidentales dejó tanto a los hanseáticos como a los italianos vulnerables a la crisis económica del siglo XVII. Tanto para las ciudades hanseáticas como para las italianas, el siglo XVII, y no el XVI, fue la época de la decadencia. En Lübeck en 1628, en la última reunión de los pueblos hanseáticos, sólo 11 ciudades estuvieron representadas, y los intentos posteriores de convocar una asamblea general terminaron en fracaso.

    Apuntes socioculturales

    Los cambios sociales también fueron generalizados. Con la disminución de la población, el precio de los alimentos básicos (en particular el trigo) disminuyó. Con alimentos más baratos, la gente, tanto en el campo como en la ciudad, podía utilizar sus mayores ingresos para diversificar y mejorar su dieta, para consumir más carne, productos lácteos y bebidas. También podían permitirse más productos manufacturados de las ciudades, en beneficio de las economías urbanas. El siglo XIV es considerado, con razón, como la edad de oro de la gente trabajadora.

    Los historiadores económicos han previsto tradicionalmente la caída de los costes de los productos alimenticios básicos (cereales) y el mantenimiento del precio firme de las manufacturas como dos hojas de un par de tijeras abiertas. Estas tijeras de precios desviaban los ingresos del campo a la ciudad. Los movimientos de precios de finales de la Edad Media favorecieron a los artesanos urbanos sobre los campesinos y a los comerciantes sobre los terratenientes. Las ciudades alcanzaron un nuevo peso en la sociedad; el número de ciudades de más de 10.000 habitantes pasó de 125 en torno a 1300 a 154 en 1500, incluso cuando la población total estaba disminuyendo. Estos cambios socavaron el liderazgo de la nobleza terrateniente y aumentaron el poder y la influencia de los grandes comerciantes y banqueros de las ciudades. El XVI sería un "siglo burgués".

    Culturalmente, los desastres de la Baja Edad Media tuvieron el efecto de alterar las actitudes y, en particular, de socavar la fe medieval de que la razón especulativa podía dominar los secretos del universo. En una época de epidemias feroces e impredecibles, lo accidental e inesperado, el azar o el destino, más que las leyes inmutables, parecían dominar el curso de los asuntos humanos. En un mundo incierto, la postura filosófica más segura era el empirismo. En la filosofía formal, esta nueva prioridad dada a lo concreto y lo observable por encima de lo abstracto y lo especulativo se conocía como nominalismo. En la vida social, era evidente un énfasis novedoso en la observación atenta, en la necesidad de estudiar cada situación cambiante para llegar a una base de acción.

    Así, el siglo XVI debió mucho a las tendencias originadas en la Baja Edad Media. Sin embargo, sería erróneo ver su historia simplemente como un juego de movimientos anteriores. Los nuevos desarrollos propios del siglo también dieron forma a sus logros. Esos acontecimientos afectaron a la población; al dinero y los precios; a la agricultura, el comercio, la industria manufacturera y la banca; a las instituciones sociales y políticas; y a las actitudes culturales. Los historiadores difieren ampliamente en la forma en que estructuran y relacionan estos diversos acontecimientos; discuten sobre lo que debe considerarse como causas y como efectos. Pero están razonablemente de acuerdo en cuanto a la naturaleza general de estas tendencias.

    Demografía

    Para el continente en su conjunto, el crecimiento demográfico que se estaba produciendo en 1500 continuó durante el "largo" siglo XVI hasta la segunda o tercera década del siglo XVII. Una reciente estimación del historiador americano Jan De Vries fijó la población de Europa (excluyendo a Rusia y al Imperio Otomano) en 61,6 millones en 1500, 70,2 millones en 1550, y 78,0 millones en 1600; luego retrocedió a 74,6 millones en 1650. La distribución de la población en todo el continente también estaba cambiando. El noroeste de Europa (especialmente los Países Bajos y las Islas Británicas) fue testigo de la expansión más vigorosa; la población de Inglaterra se duplicó con creces entre 1500, cuando se estimaba en 2,6 millones, y 1650, cuando probablemente alcanzó los 5,6 millones. El noroeste de Europa también escapó en gran medida a la recesión demográfica de mediados del siglo XVII, que fue especialmente pronunciada en Alemania, Italia y España. En Alemania, la Guerra de los Treinta Años (1618-48) pudo haber costado al país, según diferentes estimaciones, entre el 25 y el 40 por ciento de su población.

    la edad moderna

    Las ciudades también crecieron, aunque lentamente al principio. La proporción de europeos que vivían en ciudades con 10.000 o más residentes aumentó del 5,6 por ciento de la población total en 1500 a sólo el 6,3 por ciento en 1550. Las ciudades de Inglaterra siguieron sufriendo una especie de depresión, ahora a menudo llamada "decadencia urbana", en la primera mitad del siglo. El proceso de urbanización se aceleró entonces, situando el 7,6% de la población en las ciudades para 1600, e incluso continuó durante la crisis del siglo XVII. La proporción de población en ciudades de más de 10.000 habitantes alcanzó el 8,3 por ciento en 1650.

    Más notable que el lento crecimiento del número de residentes urbanos fue la formación de ciudades de un tamaño nunca alcanzado en el período medieval. Estas grandes ciudades eran de dos tipos principales. Las capitales y los centros administrativos -como Nápoles, Roma, Madrid, París, Viena y Moscú- dan testimonio de los nuevos poderes del Estado y de su capacidad para movilizar los recursos de la sociedad en apoyo de los tribunales y las burocracias. Nápoles, una de las ciudades más grandes de Europa en 1550, era también una de las más pobres. El historiador demográfico J. C. Russell teorizó que el gran tamaño de Nápoles era indicativo de la "pérdida de control" de la comunidad sobre sus números. Ya en el siglo XVI, Nápoles era un prototipo de las grandes ciudades semiparasitarias, plagadas de tugurios, que se encontraban en muchas regiones más pobres del mundo a finales del siglo XX.

    Los puertos comerciales, que también podrían haber sido capitales, formaban un segundo conjunto de grandes ciudades: ejemplos de ello son Venecia, Livorno, Sevilla, Lisboa, Amberes, Ámsterdam, Londres, Bremen y Hamburgo. Alrededor de 1550, Amberes era el principal puerto del norte. En 1510, los portugueses trasladaron su estación comercial de Brujas a Amberes, convirtiéndola en el principal mercado del norte para las especias que importaban de la India. La bolsa de Amberes, o intercambio, se convirtió simultáneamente en el principal mercado monetario del norte. En su apogeo, a mediados de siglo, la ciudad contaba con 90.000 habitantes. La revuelta de los Países Bajos contra el dominio español (desde 1568) arruinó la prosperidad de Amberes. Ámsterdam, que la reemplazó como el mayor puerto del norte, creció de 30.000 en 1550 a 65.000 en 1600 y 175.000 en 1650. La mitad del siglo XVII -un período de recesión en muchas regiones europeas- fue la edad de oro de Holanda. A finales de siglo, Ámsterdam se enfrentó al creciente desafío de otro puerto del norte, que también era la capital de un poderoso estado nacional: Londres. Con 400.000 residentes en 1650 y en rápido crecimiento, Londres se situaba entonces por debajo de París (440.000) como la ciudad más grande de Europa. Las concentraciones urbanas de tal magnitud no tenían precedentes; en la Edad Media, el mayor tamaño alcanzado fue de aproximadamente 220.000, alcanzado por una sola ciudad, París, alrededor de 1328.

    Otra novedad del siglo XVI fue la aparición de sistemas urbanos, o jerarquías de ciudades vinculadas entre sí por sus funciones políticas o comerciales. La mayoría de las ciudades europeas habían sido fundadas en la Edad Media o incluso en la antigüedad, pero durante mucho tiempo siguieron siendo intensamente competitivas, duplicaban las funciones de las demás y nunca se fusionaron durante la Edad Media en sistemas urbanos estrechos. El comercio más intensivo y extenso de la temprana edad moderna requería una distribución más clara de las funciones y la cooperación tanto como la competencia. La centralización de los gobiernos en el siglo XVI también exigió líneas de autoridad claramente definidas y una firme división de funciones entre las capitales nacionales y regionales.

    Política, religión y "el siglo de las luces"

    En el siglo XV, los cambios en la estructura de la política europea, acompañados de un nuevo temperamento intelectual, sugirieron a observadores como el filósofo y estadista clérigo Nicolás de Cusa que la "Edad Media" había llegado a su fin y había comenzado una nueva era. El Papado, símbolo de la unidad espiritual de la Cristiandad, perdió gran parte de su prestigio en el Gran Cisma de Occidente y en el movimiento conciliar y se infectó con los ideales laicos que prevalecían en la península italiana. En el siglo XVI, la Reforma Protestante reaccionó contra la mundanalidad y la corrupción de la Santa Sede, y la Iglesia Católica Romana respondió a su vez con un renacimiento de la piedad conocido como la Contrarreforma. Mientras las fuerzas que iban a estallar en el movimiento protestante cobraban fuerza, los estrechos horizontes del Viejo Mundo se ampliaron con la expansión de Europa hacia América y el Este.

    la edad moderna

    En Europa occidental, los estados-nación surgieron bajo la égida de fuertes gobiernos monárquicos, rompiendo las inmunidades locales y destruyendo la unidad de la República Europea Cristiana. La burocracia centralizada vino a reemplazar al gobierno medieval. Los cambios económicos subyacentes afectaron a la estabilidad social. Los valores seculares prevalecieron en la política, y el concepto de equilibrio de poder llegó a dominar las relaciones internacionales. La diplomacia y la guerra se llevaron a cabo con nuevos métodos. Se acreditaron embajadas permanentes entre soberanos, y en el campo de batalla, ejércitos permanentes de soldados profesionales y mercenarios ocuparon el lugar del conjunto feudal que había reflejado la estructura social del pasado. Al mismo tiempo, los descubrimientos científicos pusieron en duda la cosmología tradicional. Los sistemas de Aristóteles y Ptolomeo, que durante mucho tiempo habían sido santificados por la aprobación clerical, fueron socavados por Copérnico, Mercator, Galileo y Kepler.

    Reforma y Contrarreforma

    En cierto sentido, la Reforma fue una protesta contra los valores seculares del Renacimiento. Ningún déspota italiano representó mejor el derroche, el materialismo y el hedonismo intelectual que acompañaron a estos valores que los tres papas del Renacimiento, Alejandro VI, Julio II y León X. Entre los precursores de los reformadores que fueron conscientes de la traición de los ideales cristianos se encontraban figuras tan diversas como el monje ferrariano Savonarola, el estadista español Cardenal Jiménez y el erudito humanista Erasmo de Rotterdam.

    La corrupción de las órdenes religiosas y el cínico abuso de la maquinaria fiscal de la iglesia provocó un movimiento que en un principio exigió una reforma desde dentro y finalmente eligió el camino de la separación. Cuando el monje agustino Martín Lutero protestó contra la venta de indulgencias en 1517, se vio obligado a ampliar sus argumentos doctrinales hasta que su postura le llevó a negar la autoridad del Papa. En el pasado, como en las controversias entre el Papa y el Emperador, tales desafíos habían dado lugar a una mera desunión temporal. En la era de los Estados-nación, las implicaciones políticas de la disputa dieron lugar a la fragmentación irreparable de la autoridad clerical.

    la edad moderna: reforma y contrarreforma

    Lutero había elegido atacar una lucrativa fuente de ingresos papales, y su espíritu intratable obligó a León X a excomulgarlo. El problema se convirtió en una preocupación tanto para el emperador como para el Papa, ya que los elocuentes escritos de Lutero evocaron una ola de entusiasmo en toda Alemania. El reformador era por instinto un conservador social y apoyó a la autoridad secular existente contra el empuje de las órdenes inferiores.

    Aunque la Dieta de Worms aceptó la excomunión en 1521, Lutero encontró protección entre los príncipes. En 1529 los gobernantes de Sajonia electoral, Brandenburgo, Hessen, Lüneberg y Anhalt firmaron la "protesta" contra el intento de imponer la obediencia. Para entonces, Carlos V había resuelto suprimir el protestantismo y abandonar la conciliación. En 1527 sus tropas amotinadas habían saqueado Roma y asegurado la persona del Papa Clemente VII, que había desertado de la causa imperial en favor de Francisco I tras la derrota de éste en la batalla de Pavía. El saqueo de Roma fue un punto de inflexión tanto para el emperador como para el movimiento humanista que había patrocinado. Los estudiosos humanistas se dispersaron, y la iniciativa de la reforma quedó en manos del partido más violento e intransigente. El propio Carlos V experimentó una repulsión de conciencia que lo colocó a la cabeza de la reacción católica romana. El imperio que gobernaba estaba ahora dividido en campos hostiles. Los príncipes católicos de Alemania habían discutido medidas para una acción conjunta en Ratisbona en 1524; en 1530 los protestantes formaron una liga defensiva en Schmalkalden. Se intentó la reconciliación en 1541 y 1548, pero la ruptura alemana ya no podía ser curada.

    El luteranismo basó su énfasis doctrinal en la justificación por la fe en los poderes dados por Dios al gobernante secular. Otros protestantes llegaron a conclusiones diferentes y difirieron ampliamente entre sí en su interpretación de los sacramentos.

    En Ginebra, el calvinismo impuso un severo código moral y predicó el misterio de la gracia con convicción predestinaria. Proclamó la separación de la Iglesia y el Estado, pero en la práctica su organización tendía a producir un tipo de teocracia. Huldrych Zwingli y Heinrich Bullinger en Zurich enseñaron una teología no muy diferente a la de Calvino, pero prefirieron ver el gobierno en términos del magistrado divino. En el ala izquierda de estos movimientos estaban los anabaptistas, cuyo pacifismo y desapego místico estaban paradójicamente asociados con violentos disturbios.

    Las guerras de religión

    Alemania, Francia y los Países Bajos lograron resolver el problema religioso por medio de la guerra, y en cada caso la solución contenía aspectos originales. En Alemania se aplicó la fórmula territorial de cuius regio, eius religio, es decir, en cada pequeño estado la población debía conformarse a la religión del gobernante. En Francia, el Edicto de Nantes de 1598 recogía las disposiciones de los tratados anteriores y concedía a los hugonotes protestantes la tolerancia dentro del Estado, así como los medios políticos y militares para defender los privilegios que habían exigido. El sur de los Países Bajos seguía siendo católico y español, pero las provincias holandesas formaban una federación protestante independiente en la que las influencias republicanas y dinásticas estaban bien equilibradas. En ninguna parte se aceptaba la tolerancia como un principio moral positivo, y rara vez se concedía excepto por necesidad política.

    Hubo ocasiones en las que las Guerras de Religión asumieron el disfraz de un conflicto supranacional entre la Reforma y la Contrarreforma. Las tropas españolas, saboyanas y papales apoyaron la causa católica en Francia contra los hugonotes ayudados por los príncipes protestantes de Inglaterra y Alemania. En los Países Bajos intervinieron los ejércitos inglés, francés y alemán; y en el mar los corsarios holandeses, hugonotes e ingleses libraron la Batalla del Atlántico contra el campeón español de la Contrarreforma. En 1588 la destrucción de la Armada Española contra Inglaterra estaba íntimamente relacionada con el progreso de las luchas en Francia y los Países Bajos.

    Detrás de esta agrupación ideológica de las potencias, los intereses nacionales, dinásticos y mercenarios prevalecieron generalmente. El duque luterano Mauricio de Sajonia ayudó a Carlos V en la primera Guerra Esmalcalda en 1547 para ganar la dignidad electoral sajona de su primo protestante, Juan Federico; mientras que el rey católico Enrique II de Francia apoyó la causa luterana en la segunda Guerra Esmalcalda en 1552 para asegurar las bases francesas en Lorena.

    Juan Casimiro del Palatinado, el adelantado calvinista del protestantismo en Francia y los Países Bajos, mantuvo un entendimiento con los príncipes vecinos de Lorena, que dirigían la Liga Santa ultracatólica en Francia. En los conflictos franceses, los príncipes alemanes luteranos sirvieron contra los hugonotes, y los ejércitos mercenarios de ambos bandos lucharon a menudo contra los defensores de su propia religión. Por un lado, profundas divisiones separaban a los calvinistas de los luteranos; y por otro lado, consideraciones políticas persuadían a la facción católica moderada, los Políticos, a oponerse a la Liga Santa.

    Los aspectos nacionales y religiosos de la política exterior de Felipe II de España no siempre estuvieron de acuerdo. Existía una desconfianza mutua entre él y sus aliados franceses, la familia de Guise, debido a sus ambiciones por su sobrina María Estuardo. Su deseo de perpetuar la debilidad francesa a través de la guerra civil le llevó en un momento dado a negociar con el líder hugonote, Enrique de Navarra (después Enrique IV de Francia). Su política de uniformidad religiosa en los Países Bajos alienó a la parte más rica y próspera de sus dominios. Finalmente, su ambición de hacer de Inglaterra y Francia los satélites de España debilitó su capacidad de suprimir el protestantismo en ambos países.

    En 1562, siete años después de que la Paz de Augsburgo estableciera una tregua en Alemania sobre la base del territorialismo, Francia se convirtió en el centro de guerras religiosas que duraron, con breves intermedios, 36 años. Los intereses políticos de la aristocracia y la vacilante política de equilibrio que siguió la viuda de Enrique II, Catalina de Médicis, prolongaron estos conflictos.

    Tras un período de guerra y masacre, en el que las atrocidades del día de San Bartolomé (1572) fueron sintomáticas del fanatismo de la época, la resistencia hugonota a la corona fue sustituida por la oposición católica a la política de conciliación de la monarquía con los protestantes en el interior y las alianzas antiespañolas en el exterior. La revuelta de la Liga Santa contra la perspectiva de un rey protestante en la persona de Enrique de Navarra liberó nuevas fuerzas entre las clases bajas católicas, que la dirección aristocrática fue incapaz de controlar. Finalmente Enrique se abrió camino hacia el trono tras la extinción de la línea de los Valois, superó las tendencias separatistas en las provincias y aseguró la paz aceptando el catolicismo. La política de la dinastía Borbónica retomó la tradición de Francisco I, y bajo la guía posterior del Cardenal Richelieu la autoridad potencial de la monarquía se hizo realidad.

    En los Países Bajos las sabias políticas borgoñonas de Carlos V fueron abandonadas en gran medida por Felipe II y sus lugartenientes. Los impuestos, la Inquisición y la supresión de los privilegios provocaron durante un tiempo la resistencia combinada de católicos y protestantes. La casa de Orange, representada por Guillermo I el Silencioso y Luis de Nassau, actuó como foco de la revuelta; y, en la personalidad poco dogmática y flexible de Guillermo, los rebeldes encontraron un liderazgo en muchos aspectos similar al de Enrique de Navarra. El saqueo de la ciudad de Amberes por parte de los soldados españoles amotinados en 1576 (tres años después de la destitución del autocrático y capaz gobernador de Felipe II, el duque de Alba) completó el declive comercial del mayor activo económico de España.

    En 1579 Alessandro Farnese, duque de Parma, logró recuperar la lealtad de las provincias católicas, mientras que el norte protestante declaró su independencia. La intervención francesa e inglesa no logró asegurar la derrota de España, pero la dispersión de la Armada y el desvío de los recursos de Parma para ayudar a la Liga Santa en Francia permitieron que las Provincias Unidas de los Países Bajos sobrevivieran. En 1609 se negoció una tregua de 12 años, y cuando la campaña comenzó de nuevo se fusionó con el conflicto general de la Guerra de los Treinta Años, que, como las demás guerras de religión de este período, se libró principalmente por la seguridad confesional y el beneficio político.

    La Ilustración

    La Ilustración fue tanto un movimiento como un estado mental. El término representa una fase de la historia intelectual de Europa, pero también sirve para definir programas de reforma en los que literatos influyentes, inspirados por una fe común en la posibilidad de un mundo mejor, esbozaron objetivos específicos para la crítica y propuestas de acción.

    la edad moderna: la ilustracion

    El significado especial de la Ilustración radica en su combinación de principios y pragmatismo. Por consiguiente, todavía genera controversia sobre su carácter y sus logros. Se pueden identificar dos cuestiones principales y, en relación con cada una de ellas, dos escuelas de pensamiento.

    ¿Fue la Ilustración el coto de una élite, centrada en París, o una corriente de opinión amplia que los filósofos, en cierta medida, representaron y dirigieron? ¿Fue ante todo un movimiento francés, con una cierta coherencia, o un fenómeno internacional, con tantas facetas como países afectados?

    Aunque la mayoría de los intérpretes modernos se inclinan por este último punto de vista en ambos casos, sigue siendo válido el énfasis francés, dada la genialidad de algunos filósofos y sus asociados. A diferencia de otros términos aplicados por los historiadores para describir un fenómeno que ven con más claridad que los contemporáneos, fue utilizado y apreciado por quienes creían en el poder de la mente para liberar y mejorar.

    Bernard de Fontenelle, divulgador de los descubrimientos científicos que contribuyeron al clima de optimismo, escribió en 1702 anticipando "un siglo que se irá iluminando día a día, de manera que todos los siglos anteriores se perderán en la oscuridad por comparación". Revisando la experiencia de 1784, Immanuel Kant vio una emancipación de la superstición y la ignorancia como la característica esencial de la Ilustración.

    Antes de la muerte de Kant el espíritu del siècle des Lumières (literalmente, "siglo de los Iluminados") había sido despreciado por los idealistas románticos, su confianza en el sentido del hombre de lo que era correcto y bueno fue burlado por el terror revolucionario y la dictadura, y su racionalismo censurado como complaciente o francamente inhumano. Incluso sus logros se vieron amenazados por el nacionalismo militante del siglo XIX. Sin embargo, gran parte del tenor de la Ilustración sobrevivió en el liberalismo, la tolerancia y el respeto a la ley que han persistido en la sociedad europea. Por lo tanto, no hubo un final abrupto o una inversión de los valores de la Ilustración.

    Tampoco hubo un comienzo tan repentino como el que transmite el célebre aforismo del crítico Paul Hazard: "Un momento los franceses pensaban como Bossuet; al siguiente como Voltaire." Las percepciones y la propaganda de los filósofos han llevado a los historiadores a situar la Edad de la Razón dentro del siglo XVIII o, más ampliamente, entre las dos revoluciones -la inglesa de 1688 y la francesa de 1789- pero en su concepción debe remontarse al humanismo del Renacimiento, que fomentó el interés de los estudiosos por los textos y valores clásicos. Se formó con los métodos complementarios de la Revolución Científica: el racional y el empírico.

    Su adolescencia pertenece a los dos decenios anteriores y posteriores a 1700, cuando escritores como Jonathan Swift empleaban "la artillería de las palabras" para impresionar a la intelectualidad secular creada por el crecimiento de la riqueza, la alfabetización y la publicación. Las ideas y creencias fueron puestas a prueba en todos los lugares donde la razón y la investigación podían desafiar a la autoridad tradicional.

    Las grandes conquistas y los inventos

    El descubrimiento del Nuevo Mundo

    En la Península Ibérica el impulso de la contraofensiva contra los moros llevó a los portugueses a explorar la costa de África occidental y a los españoles a intentar la expulsión del Islam del Mediterráneo occidental. En los últimos años del siglo XV, los navegantes portugueses establecieron la ruta marítima a la India y en un decenio habían asegurado el control de las rutas comerciales del Océano Índico y sus aproximaciones. Los intereses mercantiles, el celo misionero y de las cruzadas, y la curiosidad científica se entremezclaron como los motivos de este logro épico.

    Esperanzas similares inspiraron la explotación española del descubrimiento por Cristóbal Colón de los puestos avanzados del Caribe del continente americano en 1492. Los Tratados de Tordesillas y Zaragoza de 1494 y 1529 definieron los límites de la exploración española hacia el oeste y las empresas orientales de Portugal. Los dos estados que actuaban como vanguardia de la expansión de Europa habían dividido entre ellos las recién descubiertas rutas marítimas del mundo.

    En el momento del Tratado de Zaragoza, cuando Portugal aseguró la exclusión de España de las Indias Orientales, España había comenzado la conquista de América Central y del Sur. En 1519, año en que Fernando de Magallanes se embarcó en la circunnavegación del globo hacia el oeste, Hernán Cortés inició su expedición contra México. La toma del Perú por Francisco Pizarro y la ejecución de las reclamaciones portuguesas al Brasil completaron los principales pasos de la ocupación ibérica del continente.

    la edad moderna: descubrimientos

    A mediados de siglo, la época de los conquistadores fue sustituida por una era de colonización, basada tanto en la obtención de metales preciosos mediante la mano de obra indígena como en las economías de pastoreo y de plantación utilizando esclavos africanos importados. La afluencia de lingotes de oro a Europa se hizo importante a finales del decenio de 1520, y a partir de aproximadamente 1550 comenzó a producir un profundo efecto en la economía del Viejo Mundo.

    Los Inventos de la Edad Moderna

    La innovación había avanzado a un ritmo tal que justificaba términos como revolución "intelectual" o "científica"; sin embargo, seguía existiendo una brecha enorme entre los avances en la ciencia teórica y la tecnología.

    En la era de Newton las fronteras de la ciencia se estaban desplazando rápidamente, y había un amplio interés en la experimentación y la demostración; sin embargo, era necesario completar la separación de una élite intelectual distintiva: cuanto más avanzadas eran las ideas, más difícil era su transmisión y aplicación. Había un movimiento de pensamiento más que un movimiento científico, una cultura de investigación más que de empresa. Sólo a largo plazo se observaría si este avance tendría éxito completo o no, alentado por la creciente creencia de que el progreso material era posible.

    En el terreno de la innovación, se descubrieron diversos mecanismos y objetos que revolucionarían la manera de enfrentarse al mundo y que, si bien al principio eran ciertamente elementales y primitivos, con el paso del tiempo serían mejorados hasta el punto de convertirse en inventos de una enorme utilidad a nivel industrial y científico, algunos de los cuales siguen siendo funcionales a día de hoy.

    Inventos del siglo XV

    • La imprenta: En el año 1444, Johannes Gutenberg crea la imprenta, un revolucionario mecanismo capaz de imprimir varias copias de un texto en una hoja de manera ordenada. Si bien es cierto que en la antigüedad ya existían formas de sellar inscripciones o dibujos, jamás se había alcanzado este nivel de impresión. Gutemberg aplicó este método de impresión por vez primera en la Biblia, primer libro impreso de la Historia.

    la edad moderna: la imprenta

    Inventos del siglo XVI

    • El termómetro: Galileo Galilei ideó, en el año 1593 el termómetro de agua y alcohol, al que denominó como termoscopio. No obstante, habría que esperar hasta el año 1714 para que Daniel Fahrenheit mejorara esta idea: el inventor sustituyó el agua y el alcohol por el mercurio, de manera que el termoscopio de Galileo se convirtió en un instrumento mucho más preciso dando como resultado el actual termómetro.
    • El microscopio: Los fabricantes de lentes  Zacharías y Hans Janssen llevaron a cabo una serie de experimentos con este tipo de cristales en el año 1590, de manera que comenzaron a introducirlos en un tubo y, observaron que, a través de estos cristales era posible aumentar y  optimizar la percepción del tamaño de los objetos. Habría que esperar algunos años más tarde, concretamente en 1655, para que Robert Hooke mejorase el invento de Zacharías y Hans Janssen y el microscopio pudiera comenzar a ser útil para la ciencia.

    la edad moderna: el microscopio

    Inventos del siglo XVII

    • La calculadora: William Oughtred ideó una regla de cálculo con el fin de mejorar y hacer más fáciles y aprehensibles las modalidades de cálculo matemático. Pasado un año desde entonces, Oughtred inventó la primera calculadora automática a la que dio el nombre de reloj calculador. La primera calculadora de funcionamiento mecánico, tal y como la conocemos en la actualidad, surgió de la mente y de la mano de Pascal.
    • El telescopio: Hans Lippershey inventó el telescopio en el año 1608. Gracias a este revolucionario mecanismo, los objetos distantes tales como los astros celestes pudieron ser observados de una manera mucho más clara y precisa. Gracias a las mejoras técnicas aplicadas por Galileo Galilei, el telescopio de Lippershey comenzó a ser de utilidad para el estudio de la astronomía.

    la edad moderna: telescopio

    Inventos del siglo XVIII

    • El piano: Bartolomeo Cristofori es el autor del melódico invento del piano en los inicios del año 1700. Gracias a la aplicación de sus conocimientos musicales, Cristofori consiguió incluir cuerdas musicales con respuesta mecánica: esta dinámica sería posible gracias a las titánicas labores de investigación, empeño y práctica por parte del músico e inventor italiano.
    • El pararrayos: Este revolucionario invento vino de la mano de Benjamin Franklin en el año 1752, tras demostrar que los rayos podían pararse y evitar sus destrozos mediante una llave en una cometa.
    • Mejora de la máquina a vapor: Thomas Savery, Thomas Newcomen y James Watt idearon en los años 1698, 1712 y 1769 diversos prototipos de mecanismos a vapor que mejoraron en gran medida la técnica de la máquina de vapor, mecanismo de absoluto protagonismo durante la revolución industrial.
    • La máquina de coser: Corría el año 1790 cuando Thomas Saint ideó una máquina capaz de coser telas y cueros, mediante puntadas corridas. No obstante, sería Isaac Merrit Singer quien, tras diversas pruebas infecundas y prototipos sin éxito, inventaría una máquina de coser completamente funcional y de fácil manejo.

    la edad moderna: maquina de coser

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir