La monarquía hispánica en el siglo XVII: Los reinados de Felipe II, Felipe III y Carlos II

07/06/2021 07:49

La monarquía hispánica en el siglo XVII

El siglo XVII golpeó con dureza a una Monarquía Hispánica que acababa de perder la hegemonía que ampliamente había ostentado durante el siglo anterior en Europa. De esta manera, los reinados de Felipe II, Felipe III y Carlos II se vieron marcados por sucesivas derrotas militares en varias guerras, dando como resultado la cesión y pérdida de gran parte de sus posesiones.

Por otro lado, a nivel económico, el reino de España perdió gran parte de su poder debido al embate de las continuas guerras perdidas y desde un punto de vista social, experimentó un acusado descenso de población. En líneas generales, la monarquía hispánica del siglo XVII no dispuso de la capacidad política suficiente para mantener y proteger su hegemonía. En el artículo de hoy analizamos los reinados de Felipe II, Felipe III y Carlos II para tratar de encontrar las claves a la decadencia de un reino en el que, poco antes, "no se ponía el sol".

Índice

    Los protagonistas del siglo XVII: Los monarcas y sus problemas

    Felipe II

    Cuando Carlos abdicó en sus distintas tierras, Felipe II (1556-1598) sucedió en todos los dominios de su padre, excepto en Alemania. Su imperio en Europa, ahora sin el título imperial, seguía siendo sólo una unión poco firme de estados independientes que reconocían al mismo jefe.

    Felipe, un gran tradicionalista, no fue el hombre que inspiró a sus diferentes súbditos una nueva idea unificadora, aunque mejoró la administración central de su imperio con la creación del Consejo de Italia (1558). Pero su propia educación y preferencias castellanas aumentaron la tendencia a transformar el Sacro Imperio Romano Germánico en un imperio castellano.

    Seis de los nueve virreyes que Felipe nombró para gobernar Sicilia eran españoles, al igual que todos los de Nápoles con la única excepción de uno, el cardenal Antoine Perrenot de Granvelle, y 10 de los 13 gobernadores de Milán. En los virreinatos españoles de Aragón, Cataluña, Valencia y Navarra, así como en los de México y Perú, no se pensó nunca más que en españoles, preferentemente castellanos, con la excepción de uno o dos italianos. Estos eran las figuras clave del imperio de Felipe II, y estaban respaldados por los comandantes de los regimientos españoles. Las fortalezas estaban casi siempre gobernadas por castellanos. Sólo en los Países Bajos (Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos) fue necesario nombrar a nativos para los mandos militares.

    Cuando se nombraba a los virreyes y gobernadores, se les daban instrucciones "secretas", es decir, no destinadas a fines puramente propagandísticos. Estas instrucciones reflejaban los lugares comunes del gobierno cristiano que podían encontrarse en decenas de "Espejos de Príncipes" (manuales de gobierno populares en la época) publicados en el siglo XVI y que Felipe había hecho suyos. Los gobernantes debían representar al rey -no al estado ni al imperio español- como si estuviera presente en persona; se subrayaba que no eran nombrados para su propio beneficio sino para el de la comunidad a la que eran enviados a gobernar; debían velar para que los súbditos del rey durmieran en paz y tranquilidad e impartir la misma justicia a ricos y pobres.

    felipe ii

    Muchos de los grandes de Castilla que fueron nombrados para estos altos cargos se esforzaron sin duda por cumplir estos preceptos. En la práctica, sin embargo, su éxito dependía en gran medida de la fuerza de la oposición local que encontraban: había, por ejemplo, una gran oposición local en Sicilia, que se había ganado la reputación de ser "fatal para sus virreyes", pero mucho menos en Nápoles, sobre la que al menos un virrey comentó que nadie debería desear ser virrey allí, por el dolor que tendría que sufrir cuando tuviera que dejar ese puesto al final de su mandato.

    Sin embargo, gran parte de las dificultades de los virreyes provenían de la falta de fiabilidad del propio rey. Felipe siempre se preocupaba por mantener la dignidad de su cargo, pero animaba a los ministros y funcionarios locales a informar sobre sus virreyes a sus espaldas, y no tenía ningún reparo en destituir a un virrey, gobernador o ministro cuando le convenía de esta manera para apaciguar la oposición local.

    Los Moriscos

    El problema más inmediato era el de los moriscos de Granada. El intento de cristianizarlos y asimilarlos había avanzado muy lentamente. En la década de 1560 la ineptitud y las disputas entre los distintos poderes públicos andaluces llevaron al gobierno a un virtual estancamiento.

    El capitán general de Granada, encargado de la defensa y la seguridad interior, discutía con el concejo municipal de Granada y con la audiencia, el tribunal supremo de Andalucía, sobre precedencias, derechos de jurisdicción y la propiedad de algunos pastos. La audiencia, a su vez, se enfrentó a la Inquisición por derechos de jurisdicción disputados, al igual que el capitán general.

    Le apoyaba el arzobispo de Granada, que, sin embargo, estaba implicado en un pleito con su cabildo catedralicio. Tales disputas eran típicas del sistema de gobierno español, y también era característico que se vieran inmediatamente envueltas en luchas de facciones en la corte de Felipe II. Por ello, rara vez se resolvían en función de sus méritos, sino del alineamiento político imperante en la corte.

    En este caso, el gobernador general, que habitualmente había actuado como protector de los moriscos contra la explotación de los cristianos, perdió. El gobierno de Madrid envió primero una comisión para investigar los títulos de las tierras, y esta comisión confiscó principalmente las tierras de los moriscos. En 1567 se publicó un decreto por el que se prohibía a los moriscos el uso de sus nombres y vestimentas musulmanas e incluso de su lengua árabe. La seguridad interna pasó de manos del gobernador general a la audiencia. Esta decisión significaba que ahora no había nadie que protegiera a los pacíficos agricultores moriscos del gran número de forajidos que había en las montañas de las Alpujarras.

    El día de Navidad de 1568 se levantaron en armas contra los odiados cristianos. Fueron necesarios dos años de feroz campaña, con terribles atrocidades cometidas por ambos bandos, antes de sofocar la rebelión. Los moriscos granadinos fueron entonces deportados en pequeños grupos a distintas partes de Castilla y asentados en un último intento de asimilación. En ausencia de una educación sistemática y ante la hostilidad de la población cristiana, este intento también estaba condenado al fracaso.

    Felipe III

    La tragedia de España fue que sus clases dirigentes no supieron responder a los problemas sociales y políticos de la época con la misma creatividad que sus escritores y artistas. Para este fracaso hay al menos algunas buenas razones. En primer lugar, el sistema de gobierno real, tal y como se entendía en la época, dependía en última instancia de la capacidad del rey para dirigir y tomar decisiones.

    felipe III

    La propia conciencia de Felipe II de sus obligaciones impuestas por Dios, agravada por su desconfianza casi patológica hacia las intenciones y ambiciones de otros hombres, le había llevado a despreciar la iniciativa independiente de sus ministros. De este modo, no consiguió educar a una clase dirigente eficaz con una tradición de pensamiento y toma de decisiones propias de un estadista.

    Devoto pero indolente y pasivo, Felipe III (1598-1621) fue incapaz de continuar con los métodos de gobierno personal de su padre. Por ello, tuvo que contar con un ministro -privado- que hiciera todo el trabajo por él. Su elección, Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, duque de Lerma, resultó ser singularmente desafortunada.

    Amable, incompetente e, inevitablemente, muy atacado por quienes envidiaban su posición, Lerma se esforzó por mantenerse mediante la pródiga dispensación de mecenazgo real a la alta nobleza. Fue incapaz de convertir los planes de los arbitristas en reformas efectivas. Durante el reinado de Felipe III, el gobierno de España o bien fue víctima de los acontecimientos que no intentó controlar, o bien permitió que su mano fuera forzada por personas ajenas a él.

    No todos los acontecimientos pudieron ser controlados. En 1599-1600 una peste epidémica se cobró unas 500.000 víctimas en Castilla. Esta súbita diezma de la mano de obra provocó un fuerte aumento de los salarios, que a su vez actuó como otro golpe a la inversión de capital por parte de los españoles.

    Sin embargo, las ventajas que los jornaleros habían cosechado con el aumento de los salarios se vieron rápidamente contrarrestadas por una nueva inflación, resultado de la decisión del gobierno de resolver sus perennes problemas financieros mediante la acuñación masiva de vellón, una moneda de cobre degradada. Aunque esta acción no impidió la necesidad de otra moratoria de las deudas del gobierno, en 1608 el rey prometió a las Cortes de Castilla que el gobierno no emitiría más moneda de vellón durante 20 años. Pero en 1617 y 1621 se vio obligado a pedir a las Cortes que permitieran nuevas emisiones.

    La expulsión de los Moriscos

    La situación de los moriscos fue la crisis social más grave del reinado. La gran mayoría vivía en el reino de Valencia. Al igual que los andaluces, habían sido convertidos al cristianismo a la fuerza, pero de forma ineficaz. La mayoría eran campesinos relativamente pobres, jornaleros agrícolas o pequeños comerciantes y mercaderes. Aunque eran odiados y despreciados por los campesinos cristianos pobres, los moriscos eran protegidos por los terratenientes a los que proporcionaban laboriosos arrendatarios y trabajadores.

    Durante muchos años se produjo una controversia entre los que querían "resolver" el problema de los moriscos mediante la expulsión y los que abogaban por el tiempo y el dinero para lograr la auténtica asimilación y cristianización de los moriscos.

    Aunque no se descuidaron los aspectos económicos prácticos de estos dos puntos de vista, fue característico de la España de la época que el énfasis principal del debate se centrara en los problemas religiosos y morales.

    En 1609 el gobierno de Lerma ordenó la expulsión de los moriscos. Lerma lo vio como parte de una política de desvinculación de la política de poder "castellana" en Europa central -él mismo era valenciano- y de un renovado desplazamiento de las energías españolas hacia el norte de África y el Islam. Como terrateniente valenciano, también esperaba obtener beneficios personales de la confiscación de tierras moriscas. En 1614, unos 275.000 moriscos se habían visto obligados a abandonar España. Sin duda, la mayoría de los españoles aprobaron la expulsión.

    Los efectos económicos de la expulsión generaron un gran debate, tanto en su momento como en la actualidad. En Castilla los efectos fueron probablemente escasos. En Aragón y Valencia, donde los moriscos habían constituido entre el 20 y el 30 por ciento de la población, fueron sin duda mucho mayores.

    Algunas tierras moriscas fueron repobladas por cristianos entrados en años. Se pasó de la producción de azúcar y arroz, que requería mucha mano de obra, al cultivo de la morera para la seda y la viticultura. Las mayores dificultades fueron causadas por el endeudamiento de los campesinos moriscos y las consiguientes pérdidas sufridas por sus acreedores urbanos.

    Aunque en su día fueron partidarios de la expulsión, ahora las inquisiciones valenciana y aragonesa se quedaban sin su principal fuente de ingresos, las multas de composición por prácticas moriscas que imponían a los pueblos moriscos.

    Carlos II

    Durante 10 años, la viuda de Felipe IV, María Ana de Austria, actuó como regente de Carlos II (1665-1700). Permitió que su gobierno fuera dominado por su confesor, el jesuita austriaco Johann Eberhard. Fue la debilidad, más que la fuerza, lo que llevó a este gobierno a no convocar más las Cortes.

    Pero esta política preparó el camino para la introducción del absolutismo real efectivo en el siglo XVIII. En 1669 Eberhard fue derrocado por Juan José de Austria, un hijo ilegítimo de Felipe IV, pero el regente consiguió mantenerlo fuera del gobierno central. En 1677 Juan José dirigió un ejército contra Madrid y se convirtió en el principal ministro de Carlos II. Este primer pronunciamiento, o golpe militar, inauguró una tradición que iba a dar amargos frutos en la vida política de España y América Latina en los siglos XIX y XX.

    Carlos II

    Cadena de continuos problemas

    Hasta mediados de la década de 1680 la economía castellana decayó a tal ritmo que el embajador francés afirmó ver un deterioro espantoso entre sus dos visitas, en 1668 y en 1671-1673.

    En la década de 1690 el embajador veneciano caracterizó el reinado de Carlos II como "una serie ininterrumpida de calamidades". La población de Castilla disminuyó de unos 6,5 millones de habitantes a finales del siglo XVI a menos de 5 millones hacia 1680. Las cifras de toda España siguieron un patrón similar, disminuyendo de 8,5 millones a unos 6,6 millones.

    Las razones de este declive no fueron tanto la emigración a las colonias de ultramar, con una media de 4.000-5.000 al año en el siglo XVII, como las bajas por todas las causas relacionadas con las derrotas militares, que alcanzaron la aterradora cifra de 10.000-12.000 al año.

    Más devastadoras aún fueron las pestes recurrentes y, tal vez, la pura miseria de la población rural, que vivía en fincas que sus propietarios nobles y eclesiásticos no podían molestarse en administrar con un mínimo de eficiencia. La escasez de mano de obra, sobre todo cualificada, y los elevados salarios atrajeron a muchos trabajadores extranjeros, quizá hasta 70.000 franceses. Sin embargo, las industrias castellanas siguieron decayendo. El punto más bajo se alcanzó entre los años 1677 y 1686 con las malas cosechas, los terremotos, una epidemia y, además de estos desastres naturales, la deflación de la moneda por parte del gobierno.

    Las guerras francesas

    En estas circunstancias, no es de extrañar que España se convirtiera ahora en la víctima y no en el precursor de la contienda. En tres guerras sucesivas con Francia (1667-1668, 1672-1678, 1689-1697), España perdió el Franco Condado (Tratado de Nimega, 1678) y algunas ciudades fronterizas belgas a manos de Francia, pero consiguió mantener la mayor parte del sur de los Países Bajos y los dominios italianos.

    La razón no fue tanto el esfuerzo militar de España, que fue insignificante comparado con el de la primera mitad del siglo, como la falta de voluntad de otras potencias europeas, especialmente las Provincias Unidas, de ver los dominios españoles en Europa engullidos por Francia.

    Tras la última y, para España, más desastrosa de estas guerras, la Guerra de la Gran Alianza (1689-1697), el propio Luis XIV restauró Flandes y Cataluña, que sus tropas habían ocupado, ya que ahora tenía el ojo puesto en la herencia de todo el imperio español.

    Los últimos años de Carlos II, sin hijos y claramente moribundo, estuvieron marcados por las maniobras de las potencias europeas para la sucesión española o, alternativamente, para la repartición del imperio español. Entre cábalas, intrigas, exorcismos de espíritus malignos y rencillas de sangre en la corte, mientras se producían disturbios en las calles de Madrid, el gobierno de la casa de Austria llegó a su fin con la muerte de Carlos II, el 1 de noviembre de 1700.

    La decadencia de España en el siglo XVII

    Aunque no cabe duda de que España sufrió un declive económico y político en el siglo XVII, especialmente en su segunda mitad, no está tan claro que también se produjera un declive cultural comparable o incluso una decadencia, como a veces se ha mantenido.

    Ciertamente, Calderón, Velázquez y Murillo no tuvieron sucesores de talla comparable. La corte de Carlos II no era capaz ni financiera ni psicológicamente de desempeñar el papel de mecenazgo que había tenido la corte de Felipe IV. Sin embargo, parte de la supuesta decadencia puede haber sido más una cuestión de cambio de estilos en la pintura y la arquitectura que no agradó a los contemporáneos más conservadores, ni a muchos historiadores posteriores.

    Un buen ejemplo es la arquitectura de los hermanos Churriguera. Aunque a menudo se ha tachado de excesivamente ornamentada, se ha llegado a apreciar como una deliciosa contrapartida mediterránea del famoso estilo barroco-rococó del sur de la Alemania contemporánea.

    El término decadencia, excepto quizás cuando se aplica a la persona del propio Carlos II, no explica el momento del declive económico y político ni su duración. En primer lugar, la decadencia económica fue un fenómeno principalmente castellano y no afectó ni de lejos a Cataluña o Valencia.

    En el caso de Castilla, quizá sea mejor ver el problema de la decadencia como lo veían los arbitristas: en la depreciación por parte de los castellanos de la actividad económica, una actitud que estaba muy arraigada en la historia pasada de Castilla, pero que fue especialmente nefasta en un periodo de depresión económica general europea, como fue el siglo XVII.

    Por otra parte, el militarismo agresivo, que fue central en la tradición aristocrática castellana, condujo a la arrogancia política de la política imperial española, desde Felipe II hasta Felipe IV. Las clases dirigentes castellanas nunca produjeron, o quizás no dieron oportunidad, a un líder que pudiera romper con esta tradición.

    La rendicion de breda de Velazquez

    Velázquez parece que comprendió esto cuando pintó La rendición de Breda como inicio de una esperada reconciliación de los enemigos, así como cuando, en sus retratos de Felipe IV, mostró el patetismo de un hombre medio consciente de su incapacidad personal para el papel que estaba llamado a desempeñar.

    Fueron las guerras, sin embargo, las que devoraron a Castilla, aunque se libraron más allá de sus fronteras. No explican directamente el fin del "Siglo de Oro", pero se puede sugerir que una sociedad que invierte la mayor parte de sus energías y todo su orgullo en la guerra, aunque sea ideal para ella, es incapaz de proporcionar un terreno propicio para el ejercicio del genio creativo cuando su ideal ha fracasado y no le queda más que un orgullo ya vacío.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir