Cómo evitar los nervios en una entrevista de trabajo

13 de septiembre de 2021

Cómo evitar los nervios en una entrevista de trabajo

Lo más habitual es sentir nervios en una entrevista de trabajo. La gran mayoría de las personas sudan en exceso, tartamudean o tocan insistentemente un objeto, con la finalidad de intentar relajarse mientras el entrevistador está realizando las respectivas preguntas.

En casi todas las ocasiones, los nervios que se sienten ante la entrevista de trabajo terminan jugando una mala pasada y pueden terminar por arruinar las oportunidades laborales.

Ante esta situación siempre se tiene que tener presente que si se ha logrado llegar a la etapa de la entrevista de trabajo es porque el currículum que se envió ha causado una excelente impresión a los encargados de realizar la selección de personal, la suficiente como para ser seleccionado y de esta manera estar más cerca de conseguir el puesto de trabajo buscado en esa empresa.

Índice

    Controlar los nervios antes de realizar la entrevista de trabajo

    Cómo evitar los nervios en una entrevista de trabajo

    El nivel máximo de nerviosismo se alcanza siempre en el momento de la entrevista, pero desde que se recibe el mensaje de que se ha sido seleccionado para continuar con el proceso de selección, los nervios en una entrevista de trabajo aparecen y van en aumento hasta el día de la cita.

    Es recomendable poner en práctica una serie de recomendaciones antes de la entrevista para reducir los nervios y así enfrentar con más seguridad la entrevista de trabajo.

    Es normal sentirse nervioso. Sentir nervios en una entrevista de trabajo o ansiedad es normal; hasta el candidato con el mejor currículum y las mejores probabilidades se ha sentido así en algún momento. Asumir los nervios que se sienten es el primer paso para poder controlar la situación.

    La decisión final no depende totalmente de la persona como candidato ya que no se puede controlar todo lo que sucede en la entrevista, por lo que hay que procurar enfocarse solo en las cosas de las que sí se pueden tener control: la manera de hablar, la forma de expresarse, la claridad con la que se enumeran los logros y experiencias anteriores, entre otros factores.

    Siempre hay que preparar la entrevista de trabajo

    La preparación es clave para poder tener seguridad en la entrevista de trabajo.

    No todas las entrevistas son iguales, pero se pueden preparar los puntos comunes, para de esta forma ganar seguridad y disminuir los nervios en una entrevista de trabajo:

    • Conocer la historia y los principales proyectos de la empresa.
    • Conocer el currículum perfectamente. Por lo general se realizan preguntas sobre la experiencia, formación, logros y si los hay, los vacíos laborales, así que se debe saber defender sin ninguna duda.
    • Estar claro sobre cuáles son los puntos fuertes que se tienen como profesional. No solo se preguntan, sino que también se deben dar ejemplos.
    • Reforzar los puntos que se consideran débiles como profesional. Si el reclutador pregunta por las debilidades, no espera un listado, sino que se presenten como oportunidades para mejorar.

    Visualizar la entrevista como una reunión normal

    Cuando se está con nervios en una entrevista de trabajo o ansiedad se tiende a imaginar los peores escenarios posibles: que la entrevista será un fracaso, que el entrevistador hará preguntas imposibles de responder, que se pierda la voz, entre otras situaciones.

    Es recomendable hacer la visualización al contrario, pensando que se va a acudir a una reunión de trabajo totalmente normal. Una reunión de rutina en la que se va a defender un proyecto frente a la opinión de los compañeros de trabajo y el jefe.

    Practicar en el espejo e incluso grabar un vídeo

    Una de las formas recomendadas para controlar los nervios en una entrevista de trabajo, es estar consciente de los gestos y acciones que se realizan cuando se está nervioso, por lo que practicar posturas frente a un espejo, con amigos o familiares para aprender a manejar las manos, cuerpo y gestos frente al interlocutor es una buena técnica. Así se conseguirá demostrar una mayor seguridad y confianza durante el transcurso de la entrevista.

    Otro de los grandes errores que se cometen durante una entrevista de trabajo es mantener la mirada perdida. Es recomendable grabar un vídeo para visualizar las reacciones y corregir esos movimientos cuando se esté interactuando con el entrevistador. Es importante estar consciente de todos estos impulsos y practicar para evitar o diminuir su efecto. El lenguaje corporal en una entrevista de trabajo puede resultar fundamental en el momento de la selección. Hay que estar relajado, con una sonrisa y mostrarse seguro y positivo en todo momento.

    Preparar la documentación

    El entrevistador tiene el currículum, pero nunca está de más preparar una carpeta con los documentos más importantes. Hay que llevar una copia del currículum, carta de presentación y de recomendación de la empresa anterior. También hay que llevar las copias de los títulos y certificados que acrediten la formación académica y el conocimiento de idiomas.

    Con esta preparación se estará haciendo un repaso a los mejores aspectos frente a la entrevista de trabajo. Esto proporciona tranquilidad y será un recordatorio del por qué se es un candidato que cuenta con todas las capacidades para ocupar el puesto.

    Dormir bien

    A pesar de ser un consejo bastante obvio, la mayoría pasa la noche en vela el día previo a la entrevista. El descanso es un factor fundamental para tener un buen rendimiento en la entrevista. Si no se puede conciliar el sueño porque no se puede dejar de pensar en la entrevista, es aconsejable cerrar los ojos y realizar ejercicios de respiración y meditación justo antes de dormir.

    Más consejos para las entrevistas de trabajo:

    Actitud correcta en una entrevista de trabajo

    Cómo evitar los nervios en una entrevista de trabajo

    Controlados los nervios durante los días previos a la entrevista, llega el momento de enfrentarse a la entrevista de trabajo. Este día hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones que permitirán actuar sin que los nervios en una entrevista de trabajo afecten el desempeño frente al entrevistador:

    Estar preparado

    El día de la entrevista de trabajo se debe ir vestido con ropa con la que se sienta comodidad y seguridad, que sea confortable. Hay que transmitir una imagen seria y responsable, lo más profesional posible.

    Presentarse con seguridad

    Es recomendable presentarse con una sonrisa. Concentrarse en el éxito de la entrevista y tratar de olvidar los nervios en una entrevista de trabajo por un momento. Hay que demostrar que se tiene confianza en sí mismo.

    Tener una buena disposición

    Transmitir al entrevistador entusiasmo y las ganas de querer formar parte de la empresa, pero sin mostrar ansiedad o desespero. Hay que sentarse en una posición erguida y cómoda, relajar las manos y los pies para evitar mostrar que se está nervioso y mantener en todo momento el contacto visual.

    Si se está muy nervioso y las manos comienzan a temblar, se pueden controlar los nervios en una entrevista de trabajo cruzando los dedos y colocarlas sobre las piernas. No hay que colocar las manos en los bolsillos. Se pueden tranquilizar los nervios tomando un objeto o bolígrafo y cambiarlo de lugar de forma momentánea.

    Mantener un comportamiento equilibrado durante la entrevista

    No hay que estar ni muy serio ni demasiado seguro. Nunca hay que gritar ni alzar la voz, pero tampoco hay que hablar demasiado bajo. La risa debe ser natural y moderada. Nunca se debe reír a carcajadas ni con una sonrisa falsa. La sonrisa transmite muchos mensajes al entrevistador.

    Controlar la conversación, evitando decir cosas inapropiadas, ni hacer preguntas fuera de lugar durante la entrevista, y sobre todo, no demostrar desesperación por conseguir el puesto de trabajo.

    Tomarse un tiempo para responder

    No es necesario contestar justo un segundo después de que el entrevistador haga la pregunta. Esperar cuatro o cinco segundos en responder es una táctica que funciona, y se tendrá además un lapso de tiempo para ordenar la información y responder adecuadamente a la pregunta realizada.

    Hablar claramente

    Una de las formas de evitar los nervios en una entrevista de trabajo, es conocer lo importante que es hablar con claridad, sin tartamudear. Estar muy nervioso, especialmente si es la primera entrevista de trabajo, puede hacer que las palabras salgan sin control, casi sin pensar realmente en lo que se quiere decir.

    Hay que procurar ser breve, no hablar rápido y evitar los detalles innecesarios. El tono de voz debe ser pausado, claro y relajado cuando se vayan a contestar las preguntas del entrevistador. Es recomendable practicar antes con algún familiar o amigo para corregir los errores que se puedan cometer.

    Evitar que se produzca la sudoración de manos

    La ansiedad y los nervios en una entrevista de trabajo pueden hacer que aparezcan los sudores. En estos casos, lo más aconsejable es tener a mano un pañuelo o toalla de papel para secar las manos con disimulo, usar un desodorante para no transpirar en la ropa o llevar una chaqueta que no muestre el sudor.

    Es casi imposible evitar la sudoración durante la entrevista de trabajo, pero hay que intentar que no se perciba.

    Al terminar la entrevista de trabajo, el entrevistador suele preguntar al entrevistado si tiene alguna pregunta o algún comentario que hacer. En este caso, y para no demostrar los nervios en una entrevista de trabajo, se debe tener claro qué decir y qué no en esos casos.

    Las preguntas en una entrevista de trabajo le muestran al entrevistador la personalidad del candidato y muchas empresas quieren conocer la verdadera personalidad que se esconde tras el currículum antes de tomar una decisión.

    Señales de inseguridad ante el entrevistador

    nervios en una entrevista de trabajo

    Es algo que por lo general nadie se da cuenta que hace, solo si alguien lo señala se puede ver que es verdad. Normalmente se suele tocar la cara, nariz, oreja, o el cabello, y muchas más veces o de forma más acentuada ante situaciones que provocan ansiedad o inseguridad.

    El único modo de evitarlo es saber en qué momento se hace y estar consciente de ello.

    Los nervios en una entrevista de trabajo, si no se controlan, pueden terminar por destruir las oportunidades que se tengan de conseguir el cargo al que se está postulando.

    Lo aconsejable es que para mostrar seguridad y conocer cómo evitar o disminuir los nervios en una entrevista de trabajo, es importante conocer cuáles son algunos de las señales más comunes:

    Hablar muy rápido o tartamudear

    Para evitar este problema de comunicación producto de los nervios en una entrevista de trabajo se puede practicar e intentar enfrentarse siempre que se pueda a hablar en público.

    Jugar con un objeto

    Esto es una señal de inseguridad. Algunas personas aconsejan tener un objeto en la mano para que así, al tener algo agarrado, se puedan controlar los nervios. Puede ocurrir que los nervios en una entrevista de trabajo, el estrés y la ansiedad se traspasen al objeto elegido y se demuestren igualmente.

    Puede pasar que se caiga el objeto, se rompa o se hagan ruidos con el objeto, entre otras situaciones, que además, al ser autopercibidas, pueden aumentar aún más el estado nervioso.

    Tener la mirada perdida

    Cuando se está nervioso se aparta la mirada hacia el suelo, o mirando al techo. Siempre se debe hablar mirando a los ojos, haciendo las pausas adecuadas y parpadeando a un ritmo sereno. Para corregir cualquier error, es recomendable grabar en vídeo, para ver las reacciones y practicar frente al espejo.

    Sobre las miradas se ha escrito mucho, pero lo más recomendable es no obsesionarse con ello. Si bien hay que mirar a los ojos cuando se habla, mirar hacia abajo, hacia arriba, hacia la derecha o hacia la izquierda, es una actitud que se realiza de forma inconsciente.

    Desviar la mirada ocasionalmente cuando se está hablando es normal, lo que se debe evitar es no ver en ningún momento a los ojos al entrevistador, debido a que esto si puede propiciar una situación incómoda y transmitir inseguridad.

    Sudar en exceso, ruborizarse

    Estas reacciones fisiológicas también son normales. Para evitarlas, en la medida de lo posible, se puede usar ese día, como se recomendó anteriormente, desodorantes más fuertes, una ropa que disimule las marcas sudor, entre otras acciones que se pueden realizar.

    Si lo que tiene un exceso de sudoración son las manos, es recomendable tener un pañuelo de tela en de un bolsillo y secarlas con disimulo, antes de estrechar la mano el entrevistador. En el caso de las mujeres, el maquillaje también debe ser tomado en cuenta, a la hora de evitar que se vea afectado por la sudoración.

    Temblores incontrolados, tartamudear

    A muchas personas los nervios en una entrevista de trabajo pueden hacer que tiemblen o tartamudeen, incluso se pueden quedar sin voz al tratar de hablar. Para evitar este tipo de reacciones se requiere de mucha práctica para reducirlas al máximo.

    Un buen entrevistador al darse cuenta, tratará de transmitir serenidad, pero no todos actúan de la misma manera, por lo que no se puede dejar en sus manos la tarea de evitarlos. Lo recomendable es tratar de enfrentarte a situaciones incómodas de forma cotidiana, para eliminar este tipo de reacciones: hablar con extraños, realizar un reclamo, entre otras que se pueden presentar en el día a día.

    Hay que recalcar que el primer paso para controlar los nervios en una entrevista de trabajo es ser consciente de las señales que se transmiten y practicar antes para intentar evitar o disminuir su efecto. Si se logra conseguir, se podrá enfrentar una entrevista de trabajo y evitar los nervios que se presenten.

    El lenguaje corporal influye en la imagen que se proyecta

    Cómo evitar los nervios en una entrevista de trabajo

    Algunas de las señales que son analizadas por el entrevistador durante el transcurso de la entrevista son:

    Si se evita el contacto visual

    Se considera el peor error durante una entrevista. Al evadir la mirada, se puede reflejar al entrevistador que se es una persona insegura, sin interés y que no se tiene capacidad de atención. Hay que procurar mantener al menos por 10 segundos la mirada.

    Asumir una mala postura

    La forma de sentarse puede decir mucho de la personalidad al entrevistador. Si es de las personas que se sientan a sus anchas, puede reflejar que se es una persona arrogante y descuidada. Lo ideal es sentarse cómodo, procurando mantener la espalda recta y los hombros atrás.

    Distracciones

    Jugar con algún objeto que se tenga al alcance, es considerado como señal de ansiedad; siendo este un aspecto que la mayoría de las empresas no quieren en su equipo. Se considera que son personas que pueden llegar a tener un bajo índice de productividad.

    No sonreír

    A muchas personas le cuesta trabajo sonreír, pero hay que tener presente que el hecho de no hacerlo puede transmitir mal carácter o que se está a disgusto. Una sonrisa transmite facilidad para entablar buenas relaciones laborales.

    Apuntar

    Es considerado un gesto muy agresivo y que definitivamente pone barreras en la comunicación establecida entre dos personas que estén interactuando. Sin duda, es una señal de que se es una persona autoritaria, que no está dispuesta a escuchar las opiniones de los demás.

    Apretón de manos

    Si es muy fuerte o muy débil, cualquiera de las dos formas puede decir mucho más de lo que se imagina. Si se saluda hacia abajo, indica arrogancia; al igual que ofrecer el antebrazo en vez de la mano. Lo ideal es hacerlo, apuntado a la persona y con una fuerza justa por un máximo de 10 segundos.

    Posición de las manos y brazos

    La posición en la que se coloquen los brazos, puede transmitir o no la imagen de ser una persona arrogante e incrédula y poner fin al deseo del entrevistador de continuar la entrevista.

    En el caso de las manos, se analiza la confianza y la honestidad que transmiten, y muestra si es una persona sociable o si está ocultando algo. Lo ideal es ponerlas en la mesa y moverlas solo cuando se quiere recalcar algo en particular.

    Sentirse Inquieto

    Los nervios en una entrevista de trabajo pueden jugar una mala pasada, haciendo que se comience a mirar al techo, jugar con el cabello o tocarse la cara, gestos que se pueden llegar a interpretar indiferencia ante la entrevista, y son una distracción.

    En una entrevista de trabajo, que es una situación desconocida, en la que por lo general se está apostando mucho, es normal que se sientan nervios en una entrevista de trabajo y ansiedad. Por eso, el primer aspecto del que tienes que ser consciente es que el estado de nerviosismo que se puede sentir en el momento previo y durante entrevista es completamente normal.

    Los nervios en una entrevista de trabajo producen bloqueos, generan desconfianza, inseguridad y en muchas ocasiones incomunicación, siendo importante reconocer los síntomas y saber cómo controlarlos para poder dominar la situación.

    Qué hacer después de la entrevista de trabajo

    nervios

    Es recomendable establecer un contacto, pudiendo usarse las redes sociales. Se puede contactar por Linkedin o en Twitter y recordarle la candidatura, puntualizar detalles que se consideren relevantes, y que se hayan omitido durante la entrevista o compartir algún artículo que pueda ser del interés profesional del entrevistador. Por supuesto, hay que procurar no invadir la intimidad ni la vida personal del entrevistador.

    Es importante pensar siempre en positivo. Esto puede resultar esencial cuando se quiere conseguir un objetivo. Saber que se tuvo la mejor actitud antes, durante y después de la entrevista de trabajo, y estar seguro que ha dado lo mejor. Solo queda esperar por el resultado del proceso, y confirmar que se logró conseguir el puesto de trabajo.

    Controlar los nervios en una entrevista de trabajo es una forma de asegurarse que se va a actuar de forma efectiva y de lograr el objetivo que se ha planteado desde el principio: conseguir el puesto de trabajo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir