Cómo ser entrenador de fútbol

23 de agosto de 2020

como ser entrenador de futbol

El fútbol gusta a casi todo el mundo, y aunque la mayoría sueña con convertirse en un jugador estrella, otros quieren convertirse en un entrenador de fútbol, siendo esta una excelente opción de trabajo. En el caso del fútbol español, el ente que se encarga de regular la profesión es la Escuela Nacional de Entrenadores, que es el centro de enseñanza de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). De este modo, esta entidad es la que se encarga de formar a los futuros entrenadores de fútbol y de fútbol sala, bien sea en la escuela nacional o en las diferentes escuelas que existen en las Comunidades Autónomas.

La figura del entrenador de fútbol es crucial en este deporte, sobre todo por ser él quien decide cuáles son los jugadores que participan en cada partido. En el fútbol toda la fama se la llevan los jugadores, pero sin desmerecer del talento que puedan tener, un entrenador es una pieza tan importante en el equipo como ellos.

La pasión no es suficiente para ser entrenador de fútbol, ni tampoco la experiencia. Lo recomendable es tener algunas de las titulaciones que permiten acceder a las diferentes posiciones como entrenador. En el país existe una gran cantidad de instituciones que realizan la preparación para entrenador, pero lo mejor es guiarse por la Real Federación Española de Fútbol.

Índice

    Formación para ser entrenador de fútbol

    Cómo ser entrenador de fútbol

    Para convertirse en entrenador de fútbol en España se debe estudiar un grado de formación profesional que permite obtener el título de Técnico Deportivo en Fútbol, y es una formación de carácter oficial, por lo que se encuentra regulada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional.

    Durante el proceso de formación para convertirse en entrenador de fútbol, se aprenderá a realizar la enseñanza del fútbol de forma efectiva; a dirigir a los alumnos a la consecución de objetivos; a manejar los contenidos, recursos y métodos de evaluación de forma correcta; enseñar las técnicas y las tácticas básicas del fútbol, utilizando para ello el equipo y los materiales apropiados. También se adquieren conocimientos de cómo evaluar el nivel de progreso obtenido en el aprendizaje y así mismo, se aprende a identificar los errores de ejecución de las técnicas y tácticas enseñadas.

    También durante la formación para ser entrenador de fútbol, se aprende a usar las instalaciones específicas para este deporte, a cómo ejercer control sobre el equipo de jugadores, brindar motivación y transmitir los valores éticos que deben regir la práctica deportiva. Además se capacita para aprender a prevenir lesiones y aplicar la asistencia sanitaria en los casos que sea necesario, así como realizar la supervisión y control del jugador lesionado.

    En el proceso de estudio para ser entrenador de fútbol profesional también hay que preparar asignaturas como las bases anatómicas y fisiológicas del deporte y las bases psicopedagógicas de la enseñanza y del entrenamiento, aprendiendo además los fundamentos sociológicos del deporte y la legislación que existe sobre el mismo en el país.

    Requisitos exigidos

    Si de verdad se quiere ser entrenador de fútbol, primero hay que reunir una serie de requisitos que son imprescindibles para poder ser un entrenador.

    Estos requisitos son:

    • Tener entre 18 y 60 años.
    • Poder superar las pruebas de aptitud técnica y física que son exigidas.
    • Poder acreditar que se cuenta con la aptitud para la práctica del deporte y con los conocimientos básicos generales deportivos necesarios para enseñar esta disciplina.

    No solo hay que cumplir con estos requisitos generales, sino que para poder optar a un Diploma Avanzado de Entrenador de Fútbol o Fútbol Sala hay que contar con el Diploma Básico y aprobar el correspondiente curso teórico-práctico. Este Diploma autoriza a realizar el trabajo de entrenador en las categorías territoriales e inferiores. El Diploma Profesional, a su vez, exige haber superado el Diploma Avanzado, además de haber ejercido como entrenador durante un mínimo de una temporada, y superar el examen selectivo al curso y el propio curso formativo.

    Además, no solo se puede formar para ser entrenador de fútbol sino que también se puede acceder a la formación necesaria para ser entrenador de fútbol sala en los niveles básico, avanzado o profesional, así como también, entrenador de porteros de fútbol o conseguir el diploma que acredite como monitor deportivo ya sea de fútbol o de fútbol sala.

    La Escuela Nacional de Entrenadores hace una distinción entre cuáles son los diferentes títulos que permiten ejercer como entrenador de fútbol sala o fútbol, según el nivel en el que se encuentren los equipos que se quieren dirigir, debido a que es necesario contar con unos conocimientos específicos para poder ejercer en cada liga. Y si se desea ser entrenador de porteros, el nivel de formación que se exige es totalmente diferente, por lo que hay que tener una titulación diferente.

    Los títulos que se pueden obtener para ser entrenador son:

    • Diplomas o Licencias de la Real Federación Española de Fútbol.
    • Diploma de Monitor Deportivo de Fútbol.
    • Entrenador Básico de Fútbol.
    • Entrenador Avanzado de Fútbol.
    • Entrenador Profesional de Fútbol.
    • Entrenador Especialista en Entrenamiento de Porteros de Fútbol.
    • Entrenador Básico Especialista en Entrenamiento de Porteros de Fútbol.
    • Diplomas/Licencias UEFA B, UEFA A y UEFA PRO de Fútbol.

    Así, la formación que se vaya a realizar va a depender de las expectativas personales y profesionales que se tengan y de lo lejos que se quiera llegar como entrenador de fútbol. También es totalmente válido ir poco a poco y alternar la formación con la experiencia práctica. Esta es una opción que permite evolucionar a nivel teórico y práctico, que además permite conocer cuál es el proceso de formación de técnicos.

    Niveles para ser entrenador de fútbol

    Cómo ser entrenador de fútbol

    Si ya se ha comprobado que se cumplen con todos los requisitos básicos para ser entrenador de fútbol, el siguiente paso es obtener la formación más adecuada. De forma obligatoria es necesario estudiar un grado medio o superior de fútbol, u obtener uno de los diplomas de entrenador. Siempre se debe comenzar por el Nivel 1 de los cursos de entrenador de fútbol, y si entre los objetivos están las categorías superiores o se quiere evitar restricciones de lugar, se debe formar hasta llegar hasta el Nivel 3.

    Nivel 1 de entrenador de fútbol: Tiene una duración de 455 horas lectivas, en las que se recibe la formación necesaria para ser Instructor de Fútbol Base o Técnico Deportivo Elemental. Con este nivel se puede entrenar a equipos juveniles e inferiores de cualquier categoría y sexo.

    Nivel 2 de entrenador de fútbol: Este nivel se imparte en 565 horas lectivas y permiten ser Entrenador Territorial o Técnico Deportivo Base. Si se supera este curso se puede entrenar a cualquier selección territorial, además de la 3ª División en categorías Inferiores. Pero para poder cursar el Nivel 2, se debe haber superado el Nivel 1 y tener una experiencia de por lo menos un año.

    Nivel 3 de entrenador de fútbol: En este nivel se recibe la formación en 875 horas lectivas, en las que se obtiene el título de Entrenador Nacional o Técnico Deportivo Superior. Al contar con este nivel se podrá entrenar a cualquier equipo federado y selecciones. Igual que en el caso del Nivel 2, para poder acceder al Nivel 3 se debe haber trabajado como Entrenador territorial o Técnico Deportivo Base por lo menos por un año.

    En resumen para convertirse en entrenador de fútbol se deben dar los pasos siguientes:

    Primer paso: matricularse en uno de los centros que están autorizados por el Ministerio de Educación para impartir el curso formativo de Nivel 1, ya sea presencial o con una parte online.

    Paso 2: Cuando se tiene la primera titulación, se debe realizar el curso de Nivel 2 y ser entrenador en la categoría correspondiente por un período mínimo de una temporada.

    Paso 3: En este paso es necesario superar una prueba de selección autonómica para acceder al curso formativo de Nivel 3. Aquellos aspirantes que consiguen una de las plazas, deben superar los estudios teórico-prácticos para llegar a ser entrenador de fútbol o fútbol sala de cualquier categoría.

    Salidas profesionales

    Al finalizar todos los niveles de formación para ser entrenador de fútbol, se podrá trabajar como:

    • Entrenador en escuelas de fútbol, tanto públicas como privadas.
    • Entrenador en centros de iniciación deportiva.
    • Entrenador en asociaciones deportivas y clubes.
    • Dentro de empresas privadas de servicios deportivos.
    • En Federaciones Deportivas.
    • En Centros Escolares en donde se realicen actividades extraescolares.

    Entre las funciones de un entrenador de fútbol, además de las obvias, se encuentran:

    • Buscar nuevos talentos y constituir un equipo de fútbol.
    • Diseñar estrategias y dirigir los entrenamientos.
    • Dirigir los partidos.
    • Establecer los objetivos y metas del equipo.
    • Motivar a los jugadores y evaluar el rendimiento de los jugadores.
    • Favorecer la cohesión del equipo y establecer un patrón de juego.

    Competencias necesarias para ser entrenador de fútbol

    Cómo ser entrenador de fútbol

    Conocer el fútbol: Haber sido jugador de fútbol en parte ha sido uno de los factores que ha permitido que muchos entrenadores sean exitosos. Esto les permite conocer lo que es un vestuario, cómo se debe manejar el ego de cada jugador y administrar una plantilla. Saber lo que es sudar en un campo de fútbol y vivir la adrenalina del juego. Estas experiencias son vitales cuando se dirige un equipo, pues permiten que se genere empatía entre el entrenador y los jugadores.

    Esto no quiere decir que un requisito para poder ser entrenador de fútbol es haber sido futbolista profesional. Haber sido un jugador aficionado también sirve para entender el fútbol así como tan solo ser un fanático por este deporte y haberlo estudiado a profundidad. El asunto está en poder entender el juego, en saber qué es lo que pasa dentro y fuera de un campo, tanto en lo emocional como en lo técnico.

    Habilidad para comunicarse de forma efectiva: Tener todos los conocimientos y la experiencia necesaria sobre el fútbol, no tienen ningún valor si no se saben transmitir al equipo. Tener habilidades comunicacionales es una habilidad fundamental para poder transmitir el mensaje y que llegue al receptor de la forma apropiada. Además, es importante para poder captar la atención del equipo y poder motivarlo.

    Muchos entrenadores han logrado el éxito gracias a su facilidad de comunicarse. Las palabras de un entrenador siempre deben ser emotivas y sinceras, para lograr que haya un buen entendimiento entre él y su equipo para de esta forma alcanzar los resultados esperados.

    Tener carácter y personalidad: Es necesario que un entrenador de fútbol logre ganarse el respeto de los jugadores para tener autoridad de imponer sus ideas y que el equipo acate sus decisiones. Esta es la única manera en la que podrá lograr que el objetivo planteado como equipo muestre resultados positivos en el terreno de juego y lo más importante, en los resultados.

    La autoridad también es necesaria en los vestuarios, en donde se exaltan los egos de cada jugador. Esta le permitirá al entrenador poder manejar al equipo y evitar que sean otros quienes lo hagan. Al ser entrenador de fútbol, se debe asumir el mando del equipo.

    Contar con inteligencia emocional: Para un entrenador de fútbol es fundamental poder conectarse emocionalmente con cada jugador y con el equipo. Nunca es una tarea fácil decidir quién será el titular o quién se quedará en el banco; así como darle descanso al jugador estrella. Esto va a depender de la forma como se maneje, para que cada uno de los jugadores lo entienda y lo acepte.

    Decirle a un equipo que deben salir a ganar tampoco es fácil, porque es obvio que es algo que todos quieren. El asunto es cómo se dice y si se motiva al decirlo.

    Predicar siempre con el ejemplo: Un entrenador de fútbol debe crear sus propias normas, estrategias, métodos y formas de trabajar. Por ejemplo, prohibir que los jugadores salgan de fiesta, las hora de entrenamiento o las pautas para mantenerse en perfectas condiciones físicas.

    Pero la forma que tiene un entrenador para lograr que el equipo se comprometa y obedezca esas pautas y normas, es la de predicar con el ejemplo. No se puede exigir puntualidad al equipo si se llega normalmente tarde. O no se puede prohibir que vayan de fiesta mientras que como entrenador se sale todas las noches. Hay que demostrar que el entrenador es el primero en cumplir, siendo esta la forma de conseguir que el equipo cumpla también.

    Se debe aprender de los errores: Se sabe que cometer errores es de humanos, y por lo tanto cualquier entrenador de fútbol puede fallar al igual que los jugadores del equipo. Si un entrenador se arriesga, por ejemplo, con una alineación determinada y esta tiene un mal resultado, debe procurar no cometer el mismo error. Un entrenador de fútbol debe estar consciente de que los errores que comete por lo general causan frustración en los jugadores y afecta todo el trabajo del equipo. El entrenador de fútbol debe preparar cada partido con suficiente anticipación y evitar repetir errores anteriores, rectificando y corrigiendo.

    Tomar previsiones: Otra cualidad que debe tener un entrenador de fútbol, es la de poder prever los posibles contratiempos que se pueden presentar en el equipo y tener lista una solución para cada situación. Como por ejemplo: una lesión de algún delantero que sea la estrella del equipo, recibir una mala noticia que pueda afectar el estado emocional del equipo (una noticia sobre la enfermedad de un compañero). Siempre ante este tipo de situaciones, un buen entrenador de fútbol debe poder tener una forma de reaccionar e infundirle ánimos al equipo. Debido a esto es que debe plantearse todas las posibles situaciones que se pueden presentar y contar con la solución adecuada.

    Hacer caso a la intuición: Es importante que un entrenador de fútbol pueda tener visión de futuro. Esto quiere decir, que pueda tener la capacidad de detectar qué jugadores de las categorías inferiores tienen talento que los pueden hacer desarrollar una carreta exitosa en el fútbol. De esta manera puede incorporarlos a la plantilla y sobre todo, evitar que se vayan a otro club. Y esto no solo se debe hacer con los jugadores del equipo, sino que también se debe tener visión para fichar jugadores de otros clubes. Es bueno saber que generalmente los grandes clubes tienen su director deportivo y una red de cazatalentos, pero al final el entrenador puede tomar la decisión final.

    Ser perseverante y exigente: Un entrenador con constancia y trabajo duro es la garantía del éxito. Por lo general cuando un entrenador es muy exigente a nivel físico, los jugadores reaccionan inicialmente con un poco de rebeldía. Pero luego se dan cuenta de que la buena forma física es un factor importante para poder tener un rendimiento del más alto nivel.

    Lo mismo sucede con las tácticas, que se deben trabajar de forma constante para que se generen las reacciones de forma automática. Un entrenador también debe exigirle el máximo a los jugadores. Si se es muy permisivo y se deja que los jugadores entrenen a su ritmo, esto se verá inevitablemente reflejado en el resultado del partido

    Juego limpio: Tal vez lo primero que un buen entrenador de fútbol debe enseñar a todo el equipo, es el necesario fair play. A pesar de todo, el fútbol es un juego, y como tal debe ser jugado aplicando el principio del respeto mutuo. Todos los jugadores deben saber ganar y perder, y cuando el árbitro pita el final de cada partido, se deben olvidar diferencias ocasionadas en el juego y cerrar con un buen apretón de manos.

    Lamentablemente, muchos entrenadores consideran esto una especie de debilidad. Pero ser reacio al fair play puede sepultar una carrera profesional para siempre. El juego limpio y transparente debe ser la premisa de todo entrenador.

    Tener empatía: Un entrenador debe ser capaz de crear un buen ambiente en el vestuario, debido a que esto es fundamental para lograr que los jugadores se involucren mucho más con el equipo. Para lograrlo, es importante saber escuchar, estar cerca de los jugadores, valorar cuáles son sus capacidades y cómo transmitir la confianza necesaria. De esta forma el entrenador puede conseguir que cada jugador saque lo mejor de sí mismo.

    Lograr esto es casi que una función inherente al ser entrenador de fútbol. Saber cómo gestionar un equipo con empatía, sirve para ganar partidos y campeonatos. Hay que entender como entrenador, que muchos futbolistas que se están iniciando son muy jóvenes y que siempre se encuentran sometidos a una excesiva presión, tanto personal como familiar y socialmente.

    Los comentarios malintencionados, las aficiones rivales o incluso su propia afición son capaces de hundir a un excelente futbolista que no sepa como lidiar con comentarios y con situaciones adversas. Es por eso que para ser entrenador de fútbol se debe de entender y proteger a los jugadores del equipo en todo momento.

    En definitiva, para ser un entrenador de fútbol que alcance el éxito se debe recorrer un camino que puede ser muy duro, pero si se le dedica muchas horas y se trabaja en equipo, se puede cumplir con el propósito de tener una carrera llena de logros y satisfacciones. Siempre se debe tener en la mira lograr ser un entrenador de élite, de valorarse bien y poder llegar así a ganar miles de euros al año. Como entrenador se deben saber aprovechar las oportunidades que se presenten y conseguir entrenar equipos ganadores, para poder ser considerado por los que fichan entrenadores en grandes clubes que siempre es el sueño de todos.

    Formarse adecuadamente y aumentar contentamente los conocimientos sobre el fútbol es fundamental. Ser un entrenador de fútbol exitoso implica no solo tener un título académico u otro, sino de conocer cómo prepararse para aprovechar al máximo cada factor que pueda influir en un juego y en la gestión del equipo, debido a que lo único que puede hablar de las habilidades y conocimientos de un entrenador son los resultados que se obtengan en un juego de fútbol. Definitivamente esta es un profesión con futuro, en la que se puede desarrollar una excelente carrera, no solo en el país, sino también internacionalmente.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir