Trabajar en el sector de las finanzas

17 de julio de 2020

Trabajar en el sector de las finanzas

Las finanzas se basan en la administración de los recursos financieros, incluyendo las diferentes formas de generarlo y cómo gestionarlo. Las empresas consideran que la buena gestión del dinero es fundamental para su crecimiento y por eso buscan estar preparados para asumir cualquier eventualidad y crear estrategias para enfrentarlas. Las empresas y otras instituciones u organizaciones recurren a los servicios de los profesionales en el área de las finanzas para que marquen las pautas de cómo gestionar e invertir el dinero. Trabajar en el sector de las finanzas es entrar en un mercado laboral en el que cada vez hay más demanda de profesionales. Por eso, formarse en esta profesión asegura una gran salida laboral.

Existen diferentes ramas de las finanzas, que abren un gran abanico de posibilidades a la hora de trabajar en este sector:

  • Empresariales o corporativas: Centrada en la toma de decisiones de inversión y en cómo obtener recursos financieros para las empresas.

  • Personales: está relacionado con la capacidad de generar ahorros de forma individual, obtener recursos financieros adicionales y tomar decisiones de inversión.

  • Públicas: Son las que se encargan de obtener y manejar los recursos financieros provenientes de la sociedad (ingresos públicos) y de elaborar las políticas de gasto público.

Índice

    ¿Qué estudiar para trabajar en el sector financiero?

    Si se quiere trabajar en finanzas, se necesita tener una formación que permita manejar los conceptos, teorías y conocimientos necesarios para desempeñarse en este sector. Existen diversos estudios que pueden realizarse, desde las más prácticas como la Formación Profesional o la más avanzada que son los grados universitarios, terminando con las especializaciones que pueden realizarse en cada una de las áreas financieras que existen.

    Formación Profesional en Finanzas: El Grado Superior FP en Administración y Finanzas, son los únicos estudios de formación profesional que existen orientados al sector financiero. Con este grado se obtiene el título de Técnico Superior en Administración y Finanzas y se adquiere conocimiento en gestión de documentación jurídica y empresarial, recursos humanos, responsabilidad social corporativa, actividad comercial, comunicación, atención al cliente, gestión financiera, contabilidad, fiscalizaciones, gestión logística y comercial, orientada a las empresas.

    Si quieres realizar estos estudios, es necesario tener el Título de Bachiller y presentar las pruebas de acceso a los ciclos formativos de grado superior. Los estudios tienen una duración de 2 años, y luego se pueden encontrar oportunidades laborales como personal administrativo de oficina, comercial, en las áreas financieras y contables, en logística, la banca, oficinas de seguros, la Administración Pública, atención al cliente, o prestando asesorías, ya sea de forma particular o en firmas de asesores financieros.

    Grados Universitarios: Algunas universidades privadas cuentan con titulaciones propias, pero existen algunas carreras que se enfocan completamente en el área de las finanzas:

    • Administración y Dirección de Empresas.

    • En Economía.

    • Finanzas, Banca y Seguros.

    • Finanzas y Contabilidad.

    • Economía y Finanzas.

    Estas carreras tienen una alta demanda profesional en diferentes instituciones y empresas, por la amplitud de conceptos que pueden manejar.

    Estudios de posgrado: Las finanzas cuentan con una gran cantidad de especialidades en las que puede formarse a través de estudios de posgrado o másteres universitarios. Existen programas de formación específica, por ejemplo, en finanzas para empresas o en banca y finanzas.

    Los profesionales en áreas diferentes a la economía también pueden realizar especializaciones en las finanzas, convirtiendo algunos de los másteres que se encuentran disponibles o un MBA. Una especialización permite que aumente las posibilidades de trabajar en el sector financiero para quienes no cuentan con una titulación específica en el área.

    Algunos de los másteres que se pueden obtener dentro de la oferta formativa son:

    •  Auditoría y Contabilidad.

    •  Asesoría Financiera.

    •  Banca y Finanzas.

    •  Economía Internacional.

    •  Dirección y Gestión Contable.

    Entre otros más, solo hay que seleccionar el que más se ajusta al área en la que desea especializarse. Un posgrado en finanzas puede mejorar las expectativas salariales hasta en un 40%, más de los que no tiene formación en este sector.

    Trabajos en el sector finanzas

    Trabajar en el sector de las finanzas

    El área de trabajo de un profesional de las finanzas tiene mucha competencia y presión. Se consiguen ofertas laborales tanto en el sector público como privado. Algunos empleos en los que se puede trabajar en el sector financiero son:

    • Auditor interno o externo.

    • Asesor o consultor en el área de contabilidad.

    • Dirección y gestión contable y financiera.

    • Operador en el mercado de valores.

    • Controlador financiero.

    • Economista

    • Analista de costos.

    • Trabajo en agencias bancarias.

    • Agente de bolsa.

    • Gestor de cuentas.

    Formarse y especializarse para trabajar en el sector financiero asegura contar con una profesión que tiene una gran salida profesional.

    Perfiles que más demandan las empresas en el sector finanzas

    Las empresas solicitan con más frecuencia los perfiles de profesionales financieros.

    Estos son los más demandados:

    Controlador de Riesgo de Crédito: es un puesto de trabajo al que se puede acceder fácilmente si se cuenta con una especialidad en banca, economía financiera o ADE. La función de un Controlador de Riesgo crediticio es la de realizar análisis de control sobre diferentes elementos, como por ejemplo, líneas de crédito nuevas, la elaboración de presupuestos o el control presupuestario. También se encuentra entre sus funciones analizar el desarrollo e implementación de herramientas o métodos que facilitan el proceso de gestión de riesgos.

    Analistas de Riesgo: Es uno de los principales puestos de trabajo que puede conseguir para trabajar en el sector financiero el profesional que cuente con una especialización. Dentro de una empresa, los Analistas de Riesgo son quienes realizan estudios, presentan propuestas y análisis de riesgo que tienen con las instituciones bancarias. También se ocupan del seguimiento y control de los instrumentos financieros e inversiones de la empresa; así como analizar y prevenir los factores que puedan representar una amenaza o un daño para la empresa y crear estrategias para subsanar estos daños en caso de que se produzcan.

    Los resultados de los análisis de un Analista de Riesgo, son usados como herramientas de gestión de estudios financieros y de seguridad. El profesional en esta área está capacitado para identificar los factores de riesgos mediante métodos cualitativos, o realizar su evaluación mediante métodos cuantitativos.

    Responsable Técnico de Seguros Personales: Estos profesionales son los encargados del seguimiento y análisis de carteras, como por ejemplo, siniestralidad, gastos y previsiones, o el cumplimiento legislativo y fiscal. También tiene entre sus funciones la creación de nuevos productos así como la gestión y supervisión del personal que conforme su equipo de trabajo. En el sector de las finanzas, los mediadores de seguros y los empleados del sector bancario son quienes se pueden adaptar mejor a este puesto de trabajo.

    Gestor de Comercio Exterior: Este es uno de los puestos de trabajo que tiene más demanda en el país y a nivel internacional. El auge en la búsqueda de estos profesionales se debe al aumento de las exportaciones en el comercio mundial. Para desempeñarse en este puesto de trabajo no solo se necesita conocimiento en finanzas, sino también una buena formación en comercio exterior y en relaciones internacionales. Los profesionales que tienen preparación para trabajar en el sector financiero en esta especialización, le brindan un asesoramiento personalizado a empresas en todo lo referente a exportaciones y comercio exterior.

    Responsable de Marketing: Son quienes se encargan de la creación e implementación de planes comerciales y de marketing. También tiene entre sus funciones la creación de nuevos productos o servicios para una empresa. Tiene que hacer seguimiento a los objetivos propuestos, captar nuevos clientes y realizar estudios de mercado. Las personas que quieren optar por empleos en el área de marketing deben tener estudios en finanzas, complementados con una especialización en mercadeo.

    Analista de Modelos de Riesgo: Se encargan de desarrollar modelos matemáticos para aplicar en la gestión de riesgo dentro de las instituciones financieras. Se necesita una formación en el área de informática o matemáticas, con especialización en productos bancarios.

    Analista Cuantitativo de Riesgo en el Mercado: Son quienes gestionan y desarrollan las aplicaciones corporativas de riesgo. El perfil de los profesionales en esta área laboral, es el de matemáticos o físicos, que cuenten con una especialización en las gestión de fondos de inversión.

    Técnicos IT: Son quienes se encargan de desarrollar e implementar sistemas. La formación que se requiere es de IT especializado en banca.

    Técnicos en Cumplimiento Normativo: En una empresa es quien se encarga de la gestión y supervisión del cumplimiento de las leyes vigentes en cada uno de los departamentos. Los estudios que debe tener quien quiera optar a un puesto de trabajo de este tipo, son una formación en derecho con una especialización en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

    Agente Financiero: Este es otro de los perfiles que tiene más demanda. Su función es gestionar la cartera de clientes de forma independiente, brindando orientación en la intermediación de productos de las entidades, a cambio de una comisión. Para ejercer este puesto de trabajo es necesario tener un Máster en Banca o Mercados Financieros.

    Sueldos en el sector financiero

    Trabajar en el sector de finanzas

    En los últimos años los empleos en el sector financiero han tenido una evolución positiva. El aumento en la demanda de profesionales, frente a unos pocos candidatos, ha provocado un aumento en los sueldos, que dependiendo del tamaño de la empresa y del grado de responsabilidad, puede estar entre los 30.000 y 70.000 euros.

    Los puestos en los que se ha detectado un mayor crecimiento en cuanto a sueldos, son aquellos en los que se aporta valor a las empresas en el momento de tomar decisiones estratégicas que se encuentren encaminadas al crecimiento de la misma. Para trabajar en el sector financiero no hay que enfrentarse a una competencia muy fuerte a la hora de optar por un puesto de trabajo.

    Capacidades sociales para trabajar en finanzas

    El desbalance que existe entre la oferta y la demanda en el mercado laboral del sector financiero, es motivada principalmente a la falta de formación y de especialización. Además, ya los conocimientos teóricos no son los únicos requisitos que son demandados por las empresas, sino que se tienen en cuenta otras competencias y habilidades, que se encuentran vinculadas al ámbito personal y social del profesional.

    Un tercio de las empresas le están prestando más atención en la actualidad a las competencias sociales, seguidas de la experiencia y la formación académica.

    Las principales competencias que se toman en cuenta para trabajar en el sector financiero son:

    • Tener la capacidad de trabajar en equipo.

    • Seguridad en el momento de tomar decisiones.

    • Estar en una constante búsqueda de mejorar la forma de realizar sus funciones, tratando de innovar con nuevas herramientas y habilidades.

    • Contar con un alto nivel de ética en el trabajo.

    • Saber gestionar el tiempo.

    • Tener una excelente capacidad de negociación y de resolución de conflictos.

    • Saber expresarse de forma correcta, tanto en forma oral como escrita.

    • Tener automotivación para el logro de objetivos.

    • Poder asumir el liderazgo de equipos de trabajo.

    • Saber controlar y gestionar las emociones antes situaciones de presión.

    • Tener un alto nivel de resiliencia.

    • Es muy importante el conocimiento de idiomas, sobre todo del inglés.

    Contar con habilidades de dirección, una gran capacidad de análisis y el poder tener una visión clara del negocio o de la empresa, son competencias que también son muy valoradas cuando se quiere trabajar en el sector de las finanzas.

    Razones para trabajar en finanzas

    Además de la gran oferta laboral que existe para el sector de las finanzas, hay muchas razones, tanto a nivel personal como profesional, por las cuales especializarse en el mundo de las finanzas:

    • Se adquieren conocimientos para administrar los recursos personales y de terceros.

    • Permite aprender cómo interactuar en el mundo de los negocios, y por lo tanto, a aprovechar las oportunidades que se presentan en el campo financiero, entendiendo cómo aplicar conceptos de consumo y ahorro.

    • Saber invertir de forma eficiente y efectiva el dinero ahorrado y generar planes de inversión.

    • Saber cuál es la mejor forma de gestionar el dinero, ya sea para el consumo o la inversión.

    • Reducir los riesgos y la incertidumbre económica a través de una correcta administración de riesgo del capital.

    • Conocer en qué negocios se puede invertir, minimizando las pérdidas.

    • Aprender a cómo financiar proyectos empresariales y trabajar en finanzas para emprendimientos.

    • Conocer de que forma se administra el capital de trabajo, es decir, aprender a trabajar en déficit.

    Ventajas de especializarse en finanzas internacionales

    Actualmente, la especialización en el área financiera puede tener muchas ventas a nivel personal y profesional.

    Algunas de ellas son:

    Permite adquirir habilidades y experiencias diferenciadoras: Quienes se especializan en finanzas y logran convertirse en expertos en su área y logran adquirir habilidades que no tienen los que no cuentan con esta especialización. Es una forma de conseguir una ventaja competitiva, que permite crecer profesionalmente dentro de la empresa.

    Controlar las Normas Internacionales de Información Financiera (NIF): Se trata de conocer las normas que son importantes para la elaboración de los estados financieros y para el registro contable de las empresas. El conocimiento de estas normas aporta una diferenciación en el mercado laboral.

    Dominar las medidas internacionales en el campo de las finanzas: Son un conjunto de medidas internacionales que se deben conocer para poder reducir los riesgos operacionales y poder superar con éxito situaciones de crisis financieras. Además permite prevenir a las empresas para no tomar riesgos financieros.

    Dirigir departamentos financieros de empresas de prestigio: Quienes dominan las finanzas tradicionales y las finanzas internacionales, tiene una mayor posibilidad de ocupar altos puestos directivos dentro de la empresas, logrando tener una progresión laboral en la profesión.

    Detectar nuevas oportunidades para la empresa: Si cuenta con una especialización en finanzas se pueden detectar más rápidamente oportunidades para la empresa. Se lidera también el proceso de expansión de la empresa.

    Aprovechar la demanda de especialistas en el mercado internacional: Contar con estudios superiores en finanzas y una especialización en finanzas internacionales, permite sin duda que se abran nuevas oportunidades laborales, no solo en el país, sino a nivel internacional.

    Oposiciones trabajos en finanzas en la Administración Pública

    Dentro de la Administración Pública se consiguen excelentes oportunidades laborales para quienes quieren trabajar en el sector de las finanzas. Oposiciones para Finanza y Contabilidad hay en todas las ramas de la Administración Pública. Las oposiciones en este sector se consideran entre las más difíciles y exigentes, por lo que se recomienda establecer un buen plan de preparación para  poder superarlas. La ventaja es que hay muy poco candidatos para la oferta de plazas.

    Responsables de presupuestos, auditorías y control de cuentas se necesitan en cualquier administración, institución u organismo público. Las principales ofertas laborales en finanzas son de los diferentes Ministerios, las consejerías de las Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y Corporaciones locales, entre otras.

    Las oposiciones que se convocan con más frecuencia son:

     Inspector de Hacienda del Estado: Estas son consideradas las más difíciles que existen en la Administración Pública. Permiten acceder a destinos en los servicios centrales o territoriales, y realizar funciones como asesor, vocal de tribunales económicos – administrativos, administrador jefe de un EAT. Se exige contar con un título superior y están dirigidas por el Instituto de Estudios Fiscales (IEF). Quienes logren superar los cincos ejercicios de la oposición, deben después superar un curso que tiene una duración de 12 meses.

     Inspector de Seguros del Estado: Son los profesionales que se encargan de la supervisión de los seguros del Estado y Fondos de Pensiones de todo el país. Ejercen en la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, aunque también pueden ocupar puestos en otras ramas de la administración. También se deben aprobar los cincos ejercicios de las oposiciones y un curso en el IEF. Quien se presenta en estas oposiciones tiene como ventaja que el promedio de aspirantes por plaza, es bastante baja, por lo que la probabilidad de acceder a una de estas plazas es bastante alta.

    Técnico de Auditoría y Contabilidad: Estos puestos dependen del Ministerio de Hacienda y tienen como función la gestión de las cuentas públicas, el control financiero, las autoría y la realización de presupuestos. Son convocadas de forma regular y se oferta una cantidad considerables de plazas, por lo que es una buena oportunidad para trabajar en el sector financiero público.

     Técnico de Hacienda: Ejercen sus funciones dentro de la Agencia Tributaria, y pueden orientar su carrera profesional hacia puestos en los distintos Tribunales Económico – Administrativos. En el ejercicio de sus funciones laborales se combina la realización de informes, comprobación de cuentas y atención al público.

     Administrador especializado en Economía Financiera o Macroeconomía en la Unión Europea: Esta oposición en la Unión Europea es convocada desde la EPSO y es perfecta para quienes quieren vivir una experiencia laboral en el sector de las finanzas en otros países.

    Si en realidad se está interesado en trabajar en el mundo de las finanzas, se debe tener un interés claro por la economía y cuál es el funcionamiento en todos los niveles. Además, se debe contar con una buena capacidad de gestión y de análisis, pues se manejan datos que requieren un tratamiento especial. Cuándo se quiere trabajar en el sector financiero, se debe conocer el área de especialización en la que se está interesado y cuál sería el puesto que se desearía ocupar, con la finalidad de trazar las acciones necesarias para lograrlo.

    El interés por el sector financiero y la inclinación personal deben estar acompañados de una excelente formación académica, de las habilidades y competencias sociales requeridas, siendo la más importante la ética e integridad.

    La formación,  preparación y especialización son las claves para desarrollarse profesionalmente en este sector, por lo que en ningún momento se debe descuidar la formación académica y la actualización de conocimientos. Como en todas las profesiones, hay que invertir tiempo, recursos en formarse y prepararse con seguridad, para adquirir las herramientas necesarias para alcanzar las metas establecidas.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir