Qué hay que estudiar para ser logopeda

6 de marzo de 2021

Qué hay que estudiar para ser logopeda

Un logopeda es aquel profesional que se ha formado para prestar ayuda a las personas con la finalidad de que puedan superar sus problemas para comunicarse de forma oral. Su campo de trabajo por lo general se orienta a atender niños que presenten problemas como la dislexia, por ejemplo. Pero también pueden realizar su trabajo con adultos.

La logopedia como disciplina se encarga de tratar y prevenir los trastornos del lenguaje, en las diferentes alteraciones que se pueden presentar con la voz, el habla, los gestos o la audición. Estos trastornos pueden deberse a problemas ocasionados por accidentes o enfermedades.

No siempre se acude a este profesional debido a un trastorno grave, sino que también muchos periodistas o cantantes que necesitan ayuda para mejorar su vocalización acuden a un logopeda para recibir asesoría especializada.

Los ámbitos de trabajo de un logopeda son variados, por lo que es una opción profesional sólida y atractiva. Además es una ciencia multidisciplinaria, que interactúa estrechamente con otras disciplinas como la fonética, la neurología o la psicología.

Además se puede especializar en determinados tipos de pacientes, como por ejemplo niños o en las personas con alternaciones neurológicas.

Índice

    Requisitos para ser logopeda

    Requisitos para ser logopeda

    Para ejercer de logopeda es necesario tener una titulación universitaria, específicamente se debe estudiar el grado en logopedia. Para estudiar logopedia primero hay que realizar el bachillerato de ciencias para tener una base sólida.

    En esta carrera se estudian asignaturas relacionadas con la logopedia como anatomía, educación, psicología, estadística, lingüística, trastornos en el desarrollo del lenguaje o alteraciones cognitivas.

    La formación universitaria de logopeda le aporta los conocimientos clínicos y científicos necesarios para desarrollar el trabajo. El campo de trabajo de un logopeda es por lo general en hospitales, clínicas, centros de salud o escuelas, en donde por lo general dispone de todo el material necesario para el tratamiento de los pacientes y un ambiente cómodo para llevar a cabo las terapias.

    La logopedia también es conocida como fonoaudiología, terapia de la charla u ortofonía. En algunos países, la logopedia se encuentra establecida como una carrera universitaria mientras que en otros solo hay cursos y talleres en esta carrera.

    Generalmente estos cursos y talleres están dirigidos a profesionales de otra áreas, como pedagogos, psicólogos, médicos clínicos, psicopedagogos, sociólogos, educadores infantiles, entre otros, que deciden especializarse como logopedas.

    Estudios para ser logopeda

    Para convertirse en logopeda hay que cursar el Grado en Logopedia. Esta carrera tiene una duración de cuatro años y se puede cursar de forma presencial u online. Este grado proporciona las bases generales sobre todo lo que un logopeda necesita para ejercer.

    Se puede cursar una especialización realizando un máster. Los másteres por lo general duran uno o dos cursos y abarcan diferentes áreas.

    Algunas de estas áreas son:

    • Logopedia escolar.
    • Cuidados de la voz en la atención telefónica.
    • Necesidades educativas especiales.
    • Atención temprana.
    • Daño neurológico.
    • Trastornos del lenguaje y de la audición.
    • Experto en voz.

    Si se tiene un grado universitario en alguna carrera relacionada con la logopedia, como Psicología, Medicina o incluso Filología, se puede realizar el máster de forma directa. En cualquiera de los dos casos, para poder ejercer como logopeda se necesita contar con un máster habilitante.

    Perfil profesional de un logopeda

    Para ser un logopeda se necesita contar con determinadas habilidades o características:

    • Tener empatía y buen trato con la gente.
    • Contar con habilidades de comunicación.
    • Tener capacidad de motivar e inspirar a la gente.
    • Contar con paciencia, tacto y sensibilidad.
    • Poder tener la habilidad de resolver problemas.
    • Tener capacidad de planificar y organizar los tratamientos.
    • Ser creativo, para planificar ejercicios imaginativos y variados, sobre todo si se trabaja con niños.
    • Contar con habilidades para realizar trabajo en equipo, por ejemplo, para trabajar con médicos, maestros, familiares y cuidadores, psicólogos y trabajadores sociales.
    • Tener conocimientos clínicos y científicos.
    • Poder estar actualizado con los cambios que se produzcan en las prácticas y tratamientos.
    • El progreso a menudo puede ser lento y laborioso, por lo que el logopeda debe ser capaz de ayudar y apoyar a los clientes a través de períodos de frustración, decepción, y a afrontar estos sentimientos por sí solos.

    Funciones de un logopeda

    Funciones de un logopeda

    Al ser un logopeda un profesional en el área de la salud, debe de trabajar por y para la salud de las personas. La logopedia es una profesión que se encuentra regulada, lo que es una garantía sobre el grado de profesionalismo de estos especialistas.

    Entre las funciones que deben realizar cuando trabajan en las distintas áreas de la comunicación humana, se puede destacar las funciones de prevención, promoción, detección, evaluación, diagnóstico, administración, tratamiento, orientación y docencia.

    En su práctica diaria, un logopeda se encarga de realizar un buen número de funciones, entre las que se pueden destacar:

    • Explorar, evaluar y diagnosticar los trastornos de la comunicación y el lenguaje desde una perspectiva multidisciplinaria, trabajando en ocasiones en conjunto con otros profesionales, tales como psicólogos, odontólogos, y médicos de rehabilitación.
    • Diseñar tratamientos estableciendo objetivos y metas a cumplir.
    • Utilizar técnicas y herramientas propias del ejercicio de la logopedia.
    • Informar y asesorar a las familias de los pacientes sobre el problema y su evolución.
    • Elaborar y redactar informes de diagnóstico, seguimiento, finalización o de derivación si es necesario.
    • Mostrar una correcta producción del habla, estructuración del lenguaje y calidad de la voz en la consulta.

    Entre los problemas de comunicación que suelen tratar con más frecuencia, se encuentran:

    • Alteraciones del lenguaje: trastornos fonéticos, específicos del lenguaje, fonológicos.
    • Trastornos de la comunicación debido a problemas auditivos y visuales, de atención, deficiencia mental, trastornos generalizados del desarrollo y parálisis cerebral infantil.
    • Trastornos específicos en lectoescritura y cálculo.
    • Trastornos en la fluidez del habla. Tartamudeo. Afasias. Disartrias. Disfonías. Disglosias.
    • Trastornos de la resonancia.
    • Alteraciones del lenguaje en el envejecimiento y en los trastornos degenerativos.
    • Alteraciones de la comunicación en el curso de enfermedades mentales.
    • Mutismo.
    • Inhibiciones del lenguaje.
    • Alteraciones de las funciones orales no verbales como por ejemplo la deglución atípica, la disfagia y las alteraciones tubáricas.

    Cómo trabaja un logopeda

    Los logopedas trabajan por lo general con distintos tipos de clientes, incluyendo a niños y adultos que presenten diferentes tipos de alteraciones, por ejemplo, dificultad en la modulación y el uso de los sonidos necesarios para el habla, un tartamudeo, entre otras afecciones que entran dentro de su campo de competencia profesional.

    El logopeda debe realizar una evaluación de cada paciente y luego decidir y planificar la mejor manera de apoyarle y dar tratamiento. Los pacientes pueden presentar dificultades de comunicación debido a diferentes tipos de causas, como discapacidades físicas y de aprendizaje, pérdida de la audición o sordera, trastornos degenerativos, lesiones cerebrales, problemas de salud mental, entre otros.

    Cuando el logopeda establece el primer contacto con un paciente, debe procurar construir una relación de cordialidad y confianza entre ellos, para poder diagnosticar mejor el problema.

    Para realizar el diagnóstico, los logopedas utilizan distintos tipos de información, incluyendo notas médicas y los resultados de la observación del paciente, y después discuten el problema con el paciente o sus familiares. A menudo también basan su evaluación en las conversaciones que han tenido con otros profesionales de la salud, incluyendo médicos, enfermeras y psicólogos. También recaban información de maestros, familiares y cuidadores.

    Luego, el logopeda debe planificar el tratamiento, pudiendo desarrollarse en sitios diferentes, incluyendo hospitales, clínicas y centros de salud, consultorios médicos de familia, escuelas, centros de día y el domicilio del cliente.

    Los logopedas pueden desplazarse por su área local para trabajar en diferentes lugares atendiendo a cada paciente.

    Aparte de aplicar un buen tratamiento, este debe resultar interesante y motivador para el paciente, de forma que consiga mantener su atención y su interés, para poder aumentar las posibilidades de éxito. El trabajo con niños en particular, requiere la necesidad de crear ejercicios imaginativos, variados y motivadores.

    El logopeda dedica gran parte del ejercicio profesional al trabajo con niños, atendiendo problemas como la tartamudez en edad preescolar, cuando su proceso de comunicación no se desarrolla como debe ser, o cuando no han empezado a hablar.

    En el caso de los adultos, se pueden manifestar dificultades en el habla como consecuencia de accidentes o enfermedades, por ejemplo los accidentes cerebrovasculares, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson o el cáncer.

    Los logopedas también prestan formación a las personas que tienen contacto con el paciente, como padres, maestros, personal de atención en residencias de ancianos, y personal del hospital, siendo una importante función educativa y preventiva.

    Dónde trabaja un logopeda

    Se piensa que todos los logopedas deben trabajan en el sector de la salud. Aunque el sistema de salud ofrece muchas oportunidades laborales, no es la única opción. Estas son algunas de las salidas más frecuentes con las que pueden contar estos profesionales:

    • Sanidad: centros de rehabilitación, hospitales, centros de salud mental, unidad de servicios neurológicos, entre otros entes que hacen parte del sistema de salud pública o privada.
    • Educación: escuelas, institutos, centros de educación especial, unidades de asesoramiento pedagógico, entre otros.
    • Asistencia social: residencia, centros de día, asociaciones.
    • Otros ámbitos: medios de comunicación, asesoramiento a cantantes, docencia e investigación.

    Uno de los puestos de trabajo más solicitados por los logopedas es en los hospitales y centros de salud, pudiendo prestar su servicio en el área de otorrinolaringología, foniatría, rehabilitación, cirugía maxilofacial, neurología, neuropediatría, psiquiatría, unidades de psicología, rehabilitación en daño cerebral, servicios neonatales, unidades de cuidados intensivos y de salud mental, y en unidades de comatosos, entre otros servicios.

    Otro campo de trabajo frecuente para el logopeda es en los centros educativos, formando parte de equipos de varias disciplinas que ayudan al alumnado a desarrollar sus capacidades para un mejor entendimiento y comunicación con el mundo que lo rodea.

    Los centros de atención precoz también son otra plaza de trabajo para estos profesionales, así como los centros de logopedia infantil, a los que acuden niños con situaciones específicas en las que la labor de un logopeda resulta fundamental para lograr un correcto desarrollo.

    La amplitud de aplicaciones que tiene la logopedia en diferentes ámbitos, ha hecho que su tasa de empleabilidad sea bastante elevada y continúe en aumento.

    Sueldo de un logopeda

    Hoy en día la profesión de logopeda se encuentra muy valorada y reconocida. Un logopeda graduado recién salido de la universidad, sin experiencia, puede ganar en la empresa privada alrededor de 1.600 €. Si a esto se le suma los años de trabajo y la formación que se vayan adquiriendo, el sueldo puede ascender de forma considerable.

    Un recién licenciado puede percibir un sueldo cercano a los 11.000 euros brutos al año. Esta cifra aumentará con la antigüedad. Sin embargo, un logopeda con 10 años de antigüedad puede llegar a cobrar un sueldo de 25.200 euros brutos al año.

    En los campos de la medicina y la salud siempre existe la posibilidad de ejercer de forma independiente o abrir una clínica privada, posibilidad que también tiene un logopeda. Aunque si bien no es lo más común cuando se está recién titulado, pero sí una vez que se hayan adquirido buenos conocimientos, experiencia y se haya demostrado una valía profesional.

    Oposiciones para logopeda

    Para trabajar como logopeda en el sector público se debe presentar una oposición. Los logopedas deben superar esta oposición, que cuenta con unas pruebas generales y específicas, y con alrededor de 55 temas de estudios.

    Estos son los principales requisitos para presentarse a la oposición de logopedia que se deben cumplir:

    • Ser de nacionalidad española.
    • Estar en edad de trabajar.
    • Estar en posesión del título en logopedia.
    • No estar inhabilitado por alguna institución pública.

    Formación como logopeda

    Formación como logopeda

    Para formarte como profesional, te presentamos algunos de los centros dónde estudiar la carrera de logopedia en España:

    Grado en Logopedia y Máster en Intervención Logopédica en Universidad Complutense de Madrid

    Los estudios en el área de la logopedia de la Universidad Complutense de Madrid son los más demandados del país, tanto por su calidad formativa como por contar con una Unidad Clínica de Logopedia propia en la que se pueden realizar las prácticas. Además, el máster tiene una duración de solo dos semestres y al que se podrá acceder, luego de completar la formación como logopeda, psicólogo o médico.

    Grado de Logopedia en Universidad Autónoma de Barcelona

    Estos estudios de la Universidad Autónoma de Barcelona se imparten en el campus de Bellaterra. Cuenta con 80 plazas y el precio del crédito es de 35,77 €.

    Titulación Universitaria en Intervención Psicoeducativa en Educación Especial + Logopedia Escolar – Inesem

    Este curso ofrecido por el INESEM, tiene un costo de 420 €, con una duración de 220 horas lectivas, que son impartidas durante seis meses de clases y además se ofrece bajo la modalidad online. Y si se está trabajando, el curso puede salir gratis si se realiza a través de la empresa.

    Máster en Logopedia Clínica en Daño Neurológico en Valencia - Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP)

    Este es un curso que permitirá complementar la formación como logopeda. Es impartido por el ISEP, en sus sedes de Valencia, Madrid y Barcelona. Con este máster se recibe una formación especializada y multidisciplinaria en el tratamiento e intervención neuropsicológica de los pacientes. Es máster se dirige forma exclusiva a logopedas ya titulados o estudiantes de último año.

    Experto en Detección y Diagnóstico de Patologías del Habla y el Lenguaje + Logopedia Escolar (Doble Titulación + 4 Créditos ECTS) - Euroinnova Business School

    Tiene una duración de 300 horas, y un costo de 260 € y se imparte en modalidad online por Euroinnova Business School. A diferencia del máster anterior, esta formación se dirige no solo a logopedas, sino también a profesionales que ejercen en el ámbito de la educación como psicólogos, pedagogos y psicopedagogos.

    Ventajas y desventajas de estudiar logopedia

    Entra las ventajas que se pueden encontrar cuando se trabaja como logopeda se pueden encontrar:

    • Como se trata de una disciplina que involucra rehabilitar y ayudar a las personas perjudicadas en los trastornos del lenguaje, la labor del logopeda puede llegar a ser muy gratificante.
    • La profesión de logopeda se puede considerar como de reciente creación, por lo que tiene una enorme proyección a futuro y un creciente reconocimiento social.

    Entre las desventajas de estudiar logopedia se pueden mencionar las siguientes:

    • De igual manera, por ser una carrera relativamente joven y de reciente creación, muchos hospitales no cuentan con un área de rehabilitación logopédica debidamente acondicionada y muchas veces son derivados a consultas privadas o a asociaciones, por lo que se dificulta la labor profesional en los hospitales.
    • La mayoría de las personas tiene muchas dudas sobre la verdadera función de la logopedia, desconociendo si es una especialidad médica o si es un maestro o en realidad cuál es función.
    • Para un logopeda puede ser agotador tener que defender constantemente su profesión, y explicar constantemente que es una titulación universitaria.

    Importancia de acudir a un logopeda a tiempo

    La adquisición del lenguaje es un proceso evolutivo y que se realiza de forma continua, por lo que si se presenta un retraso en algún momento del crecimiento por cualquier motivo y no se interviene a tiempo, el resto de los procesos del desarrollo se verán inevitablemente alterados.

    De ahí la importancia de acudir un logopeda en el momento crucial y en el tiempo adecuado pues se conseguirán mejores pronósticos que si, por el contrario, dejamos pasar el tiempo.

    Hay que acudir a un logopeda en el caso de los niños, cuando:

    • El habla y el lenguaje no se han desarrollado.
    • Cuando las habilidades comunicativas y lingüísticas no se han adquirido o se han deteriorado por diversos o diferentes motivos.

    En el caso de los adultos, por lo general puede ser necesario acudir en muchos casos, se trate de una enfermedad degenerativa, de un traumatismo cráneo-encafálico, de un accidente vascular, de una discapacidad auditiva o de una simple cuestión de higiene vocal.

    El logopeda es el profesional indicado para rehabilitar, mantener las funciones o retrasar su deterioro, siendo algunos de los indicadores de que es necesario acudir al logopeda, los siguientes:

    • Si se está presentando afonía de la voz frecuente.
    • Cuando hay dificultades para tragar.
    • Cuando se tiene un diagnóstico de una enfermedad neurodegenativa como el Parkinson o el Alzheimer.
    • En el caso de que haya un diagnóstico de nódulos, pólipos, entre otras patologías de las cuerdas vocales.
    • Ante pérdidas de lenguaje, vocabulario, memoria, producto de una enfermedad o por un accidente.

    El logopeda estudia una carrera de carácter sanitario, que actualmente es un grado de cuatro años de formación, no es una especialidad de psicología ni de medicina, sino una carrera propia.

    Se encuentran reglamentados en la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias (LOPS Ley 44/2003), por lo que para poder ejercer la profesión se les exige unas garantías sanitarias, así como estar colegiados dentro de un Colegio Profesional y cada profesional debe tener un número de colegiado, de la misma manera como lo están los médicos.

    En los colegios debería de haber logopedas, pero la figura que tienen en los colegios públicos es un Maestro de Audición y Lenguaje que, en ningún caso, pueden abordar dificultades clínicas o sanitarias, puesto que no cuentan con la formación apropiada, debido a que son maestros, no sanitarios.

    Los pacientes suelen también llamarlos foniatras, pero de nuevo se debe aclarar que la logopedia no es una especialidad médica.

    El único profesional de la salud que en la actualidad puede abordar la rama sanitaria de rehabilitación, estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades relacionadas con la comunicación humana, el lenguaje, la audición, a voz y la deglución son los logopedas.

    También hay aclarar que un máster en logopedia no lo capacita para ejercer como psicólogo. Sin embargo, un logopeda debe contar con el debido respeto a su profesión sanitaria, ya que realiza una labor excepcional en la sociedad, que se merece su nombre, su espacio y su reconocimiento.

    No se deben poner en manos de personas que no tienen la formación ni la certificación necesaria, la salud propia ni la de la familia. Siempre se debe solicitar el número de colegiado.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir