Qué puedo aportar a una empresa si no tengo experiencia

4 de marzo de 2021

Qué puedo aportar a una empresa si no tengo experiencia

Cuando se acude a una entrevista de trabajo, siempre hay que enfrentarse a la pregunta sobre lo que se puede aportar a la empresa. Por lo general esta pregunta provoca silencio por parte del entrevistado, debido a que no se sabe cómo responder.

Por eso, es recomendable preparar previamente la entrevista, y analizar cuáles son los valores y cualidades que se tienen, independientemente de la experiencia laboral que se tenga.

Saber cómo responder adecuadamente puede ser la diferencia entre la posibilidad de ser contratado, o por el contrario, quedar descartado del proceso de selección.

Una empresa siempre se va a inclinar por aquel candidato que pueda aportar no solo formación académica.

Índice

    Qué buscan las empresas en un candidato sin experiencia

    Qué buscan las empresas en un candidato sin experiencia

    Para responder esta pregunta, la mejor forma es proporcionando ejemplos de cada uno de los logros que se han obtenido en trabajos anteriores.

    Si no se cuenta con experiencia laboral, se puede hablar de los logros durante las prácticas profesionales o de cómo se trabajó en equipo durante los estudios.

    Lo importante es poder ofrecer logros reales y poderlos relacionar con ejemplos de cómo se pueden aplicar a futuro, resaltado el valor que se puede aportar a la empresa.

    Para preparar la respuesta a esta pregunta se deben seguir los siguientes pasos:

    • En primer lugar, se debe presentar una dificultad por la que se haya pasado, procurando explicar lo más objetivamente que se pueda este hecho, como una forma de dar una ejemplo de lo que se quiere demostrar posteriormente.
    • Luego, se debe describir qué se hizo para enfrentar esa dificultad, qué acciones se llevaron a cabo una vez que se identificó cuál era la dificultad y cuáles fueron las medidas tomadas para corregir o solucionar el problema, de manera que no perjudicara los objetivos a futuro.
    • Una vez que se ha explicado cómo se enfrentó, se debe decir cuál fue el aprendizaje que se obtuvo, los conocimientos que se lograron sumar y la solución que se presentó. Incluso se debe plantear qué se volvería a hacer de igual forma y los errores que no se volverían a cometer.

    Se debe hablar de los resultados que se obtuvieron de la solución presentada de forma cuantificada. También hay que demostrar cuál fue el resultado de esa solución en la empresa, grupo de trabajo, departamento, o en el sitio dónde se aplicó, en términos de ingresos, ahorro de recursos, tiempo o dinero.

    Si la entrevista lo permite, se puede contar cómo se usó lo aprendido para solucionar otro problema similar, y los resultados obtenidos.

    Esta forma de responder es útil en las entrevistas de comportamiento o por competencias. Las preguntas que se realizan en la entrevista por competencias siempre se orientan a conocer más profundamente la experiencia laboral anterior; en especial las acciones que se llevaron a cabo para realizar el trabajo de forma eficiente.

    Para responder a la pregunta ¿Qué puede aportar a la empresa? la mejor opción es contar una historia que responda a la pregunta. Dar una respuesta que le aclare al entrevistador qué es lo que se puede aportar a la empresa, qué se puede ofrecer como empleado y que otros candidatos no puedan ofrecer.

    Por eso es necesario preparar la entrevista previamente, analizar cómo deberíamos actuar en una entrevista de trabajo e investigar a la empresa para conocer cuál es su misión. Se debe tratar de identificar las necesidades específicas de la empresa y luego responder procurando dar ejemplos de por qué la formación que se tiene, las habilidades, logros y experiencia hacen que se sea un activo para la empresa.

    Se debe procurar que las cualificaciones coincidan con el puesto de trabajo, de manera tal que se pueda estar preparado para compartir lo que se tenga para ofrecer como empleado.

    Por otro lado, también se deben mencionar los logros que se han obtenido en los trabajos anteriores, sin importar ni el tipo de trabajo ni los logros.

    Siempre se debe tener en cuenta que el objetivo principal debe ser impresionar al entrevistador con los logros que se han obtenido y lo que se espera lograr si se llega a ser contratado por la empresa.

    En definitiva, a pesar de lo complicado que puede parecer responder esta pregunta, puede resultar sencillo si se proporciona la respuesta correcta.

    Para poder responder, teniendo en cuenta los pasos expuestos anteriormente, se debe:

    Enfatizar los logros

    Se deben proporcionar ejemplos concretos de trabajos anteriores que puedan demostrar la forma cómo se ha contribuido en otra empresa o trabajo. Proporcionar estos ejemplos es la forma de demostrar al entrevistador lo que se puede aportar a la empresa.

    Además de los ejemplos, se debe mencionar su efectividad, los cambios que se debieron realizar y la experiencia que se consiguió, para finalizar señalando cómo se pueden trasladar esos logros a la empresa en caso de ser contratado.

    Presentar datos

    Cuando un entrevistador hace esta pregunta es porque quiere saber qué puede aportar como empleado a la empresa algo de valor.

    Una forma de demostrar esto, es presentando números que respalden la forma cómo se agregó valor en un trabajo anterior, por ejemplo, cómo se contribuyó al aumento de las ventas según ciertos porcentajes o los fondos que se hayan logrado recaudar para una organización.

    No ser arrogante

    El afán de mostrar a toda costa cuánto se puede aportar a la empresa puede causar el efecto contrario, debido a que no se trata de demostrar que la única forma correcta de hacer las cosas fue la realizada.

    Se debe ser siempre flexible para asumir que puede haber otras formas de enfrentar y solucionar una dificultad o conseguir los objetivos.

    Relacionar la respuesta con los objetivos de la empresa

    El entrevistador debe saber que como candidato se cuenta con las habilidades que se requieren para hacer el trabajo del puesto ofertado, además de tener la capacidad de enfrentar los desafíos de forma efectiva y que se tiene la flexibilidad para trabajar en equipo con otros empleados.

    Los ejemplos deben estar todos relacionados con el cargo que se está ofreciendo y con la empresa en particular. Si en la oferta de empleo se piden cualidades o habilidades específicas que sean importantes para el cargo o la empresa deben ejemplificarse.

    No se deben dar ejemplos que no sean relevantes

    Teniendo en cuenta todo lo que se ha mencionado anteriormente, es muy importante que las respuestas se enfoquen en el trabajo para el que se está postulando.

    Los ejemplos deben ser bastante específicos, que puedan mostrar al entrevistador que se cuenta con las capacidad y preparación requerida para el puesto de trabajo.

    Lo que puede aportar a la empresa un recién egresado

    Si se acaban de terminar los estudios, y no se cuenta con experiencia profesional previa, se deben mencionar las habilidades y competencias obtenidas en el periodo de formación. Hay que tener en cuenta que la universidad o la institución en dónde se hayan realizado los estudios, no solamente se limitó a aportar conocimientos. Durante el tiempo en el que se realizaron los estudios, se adquirieron también habilidades para poder llegar al objetivo final.

    Las habilidades y competencias que se adquieren en este proceso de estudio y que se pueden aportar a la empresa, son:

    • Cumplimientos de plazos, en situaciones muy exigentes.
    • Gestión adecuada del tiempo.
    • Habilidad para organizar reuniones efectivas.
    • Trabajar en equipo para conseguir un objetivo en común.
    • Capacidad para liderar equipos.
    • Trabajar en función de obtención de resultados.
    • Establecer buenas relaciones interpersonales con los compañeros y sus superiores.
    • Capacidad de recopilar y organizar información relevante.
    • Redacción de documentos.
    • Capacidad para aprender cosas nuevas.
    • Resolución de conflictos con compañeros, con resultados efectivos.
    • Extraer un aprendizaje de los fracasos obtenidos, y aplicar este aprendizaje en situaciones similares.

    Cómo un empleado puede añadir valor a la empresa

    Cómo un empleado puede añadir valor a la empresa

    Para un empleado no es difícil añadir valor a la empresa donde trabaja, si sabe cómo aplicar sus habilidades y competencias a las funciones inherentes del cargo. Existen diferentes acciones específicas en las que un empleado le puede añadir valor a la empresa a través de su trabajo:

    Ofrecer un buen servicio al cliente

    Proporcionar un buen servicio al cliente no se debe limitar solo en atender sus necesidades, sino hacerlo con calidad y empatía, de manera de que quiera volver siempre a la empresa, lo que sin duda contribuye a aumentar sus ganancias económicas.

    Contribuir a aumentar las ganancias de la empresa

    Contribuir a que la empresa obtenga un buen resultado económico es una de las mejores maneras de aportar valor a una empresa como empleado.

    Esto es fácil si se ocupan puestos en el área de ventas y mercadotecnia, pero en otros departamentos de la empresa, como soporte de TI, administración, capacitación o servicio al cliente, es más difícil tener en claro qué se puede aportar a la empresa.

    Para incrementar la forma como se contribuye con la empresa, los empleados que ocupan puestos de trabajo que no se encuentran relacionados con ventas, pueden realizar lo siguiente:

    • Capacitarse a través de mejoras tecnológicas o administrativas, para realizar una mejora en la experiencia del cliente.
    • Administrativamente se pueden crear mecanismos que permitan asegurar que todos tengan la documentación, muestras de productos y otros elementos de marketing que sean necesarios para impresionar a los clientes potenciales.

    Crear mecanismos para mejorar la eficiencia de un procedimiento

    Si un proceso o procedimiento funciona bien no implica en ninguna manera que no pueda mejorarse. Esto se puede aplicar en casi todas los procesos rutinarios o repetitivos de la empresa.

    Como por ejemplo:

    • Reportes mensuales, Memorandos de las reuniones, Contratos.
    • Presentaciones a clientes.
    • Cotizaciones de precios, Facturaciones.
    • Gestión de inventarios.
    Algunas tareas que puedan ser automatizadas, incluyendo las tareas manuales, se pueden simplificar tras examinar el proceso cuidadosamente y eliminar los pasos que resulten innecesarios. Esto implica que se puede contribuir a mejorar procesos que pueden implicar un ahorro de tiempo y recursos para la empresa.

    Convertirse en un experto realizando una tarea específica

    Convertirse en un experto en una tarea puede contribuir a incrementar la contribución que se hace como empleado a la empresa.

    Por ejemplo, ocupando el puesto de redactor publicitario en una empresa de publicidad, la habilidad para usar las palabras puede ayudar al departamento de recursos humanos a redactar mejores ofertas de trabajo, o al equipo de administración para redactar reportes de la empresa más organizados y efectivos.

    Además, se pueden adquirir o mejorar otras habilidades que pueden ser de utilidad en diferentes áreas de la empresa, aumentado así el valor que se puede aportar como empleado:

    • Aprender Excel u otro software similar que pueda ayudar, por ejemplo, a crear un mejor sistema de facturación o realizar un inventario de productos personalizado.
    • Usar un software como Photoshop puede ayudar a la empresa a diseñar mejores folletos y material de marketing.
    • Diseñar sitios web o manejar redes sociales, es una forma de contribuir como empleado con pequeñas y medianas empresas, debido a que las redes sociales, pueden ayudar a que la empresa no se quede rezagada en las redes sociales e Internet. Crear cuentas en línea para la empresa si no tienen una, o también ofrecerse a actualizar la estrategia de redes sociales si estas no están obteniendo una buena respuesta.

    Actitudes que aportan valor a una empresa

    Para que un empleado aporte un valor añadido a la empresa, no siempre es necesario que se cuenten con grandes conocimientos y con una amplia experiencia que hagan la diferencia. En la actualidad se tienen en cuenta otro factores, como las habilidades y cualidades, y por supuesto, la actitud ante el trabajo.

    Tener la actitud correcta en el trabajo no implica realizar una proceso de formación adicional, sino que es una decisión del compromiso que se debe tener como empleado con la empresa y con los compañeros de trabajo.

    Cuando se realiza el trabajo con una actitud que pueda generar valor a la empresa, los superiores terminan correspondiendo esa buena actitud, teniéndolo en cuenta para promociones a cargos de mayor responsabilidad y retribución económica.

    Las actitudes que se pueden tomar como empleado que aportan valor a la empresa son:

    Responsabilidad

    Asumir la responsabilidad no es limitarse a realizar las funciones del puesto, sino de considerar todas las implicaciones que puedan tener en los objetivos de la empresa y hacerlas de manera que se puedan obtener mejores resultados en cuanto a tiempo y dinero.

    Iniciativa

    Se debe ser proactivo, lo que significa realizar actividades aunque estas no formen parte directamente del puesto de trabajo y pensar por adelantado en cuáles serán los riesgos y consecuencias de las actividades del proyecto. Proponer nuevas ideas o formas de mejorar un proceso o protocolo.

    Flexibilidad

    Se debe tener flexibilidad en lo que se refiere a horarios cuando el proyecto o la empresa lo necesite, y que sea de forma esporádica, pero también en los horarios del puesto que se ocupa en la empresa.

    Estar dispuesto a realizar tareas que no son parte de las funciones del puesto de trabajo, aporta valor como empleado y a lo que se puede aportar a la empresa.

    Puntualidad

    Ya sea a la hora de asistir a reuniones, acudir a citas o entregar documentos y tareas, la puntualidad es un punto muy importante.

    Ser puntual es evitar que ocurran retrasos en los proyectos y evita que se pierda tiempo, además de ser una forma de mostrar respeto a los superiores y compañeros de trabajo.

    Coherencia

    Siempre debe haber coherencia entre lo que se piensa y en la forma de actuar, esto hace que se sea percibido como una persona confiable y responsable. Ser coherente es parte esencial de los principios y valores que se buscan en la Gestión de Proyectos dentro de una empresa.

    Actitud positiva

    Cuando se trabaja en equipo es mejor hacerlo con personas que puedan ver el lado positivo de las cosas y no se enfoquen en el problema sino en buscar soluciones.

    Una persona positiva puede contribuir a crear un buen ambiente de trabajo en la empresa, que sin duda puede favorecer la realización de una comunicación efectiva y aumentar la productividad.

    Ser agradecido

    Siempre se deben dar las gracias, debido a que esto es una actitud que ayuda a mejorar el entorno de trabajo. Dar las gracias es la mejor forma de corresponder cuando un trabajo se ha realizado bien o cuando la empresa deposita la confianza para liderar un proyecto.

    Trabajar en equipo

    Cuando se trabaja en equipo se debe tener una actitud abierta para relacionarse con todos los miembros del equipo, entender cuáles son sus motivaciones, sus inquietudes, e incluso aprender idiomas y manejar las diferencias culturales.

    Siempre se debe afrontar con energía y optimismo el trabajo en equipo, esta es una actitud clave en la gestión de cualquier proyecto en una empresa.

    Aprendizaje

    Nunca como empleado, se debe perder el interés para continuar el proceso de aprendizaje, que debe ser continuo, y tener siempre el interés por aprender nuevas herramientas y procesos.

    Creatividad

    La creatividad se puede considerar como una cualidad y también como una actitud. Si se tiene la actitud de pensar en la forma de cómo ayudar a la empresa a obtener mejores resultados, entonces se pueden tener ideas que aporten valor.

    Concentración

    Se deben dejar de lado todas las distracciones que puedan afectar el trabajo y la productividad, como el teléfono móvil, el correo electrónico e Internet.

    No realizar acciones que puedan causar una distracción es una actitud positiva ante la empresa y de respeto al puesto de trabajo, que sin duda marcará la diferencia.

    Profesionalidad

    El profesionalismo se puede considerar la suma de todas las actitudes mencionadas anteriormente, pero también se debe incluir el respeto hacia los compañeros, superiores y clientes.

    Un buen profesional actúa poniendo en primer lugar los intereses de la empresa, dejando de lado el orgullo y el ego en las discusiones profesionales que se puedan presentar.

    Ventajas de contratar personal sin experiencia previa

    Ventajas de contratar personal sin experiencia previa

    La ventaja principal cuando se contrata personal sin experiencia, es que por lo general suelen contar con una motivación muy alta, que surge de las ganas de comenzar una carrera profesional:

    • Por lo general pueden aportar ideas nuevas.
    • Se mueven en un entorno en el que predominan las nuevas tecnologías, por lo que pueden aportar nuevas ideas en el ámbito laboral y en la aplicación de nuevas metodologías de trabajo.
    • La falta de experiencia es la oportunidad que tiene la empresa de formar al empleado según los objetivos y expectativas que tenga.
    • Tienen una alta curva de aprendizaje, por lo que en poco tiempo pueden convertirse en empleados 100 % productivos.
    • Contratar a una persona recién egresado puede resultar una ventaja económica para la empresa, debido a que existen diferentes subvenciones por la contratación de jóvenes recién egresados además de bonificaciones fiscales.

    ¿Qué aportar a una empresa si no se tiene experiencia?

    Se presentan dos ejemplos de respuestas a la pregunta ¿Qué puede aportar a la empresa si no cuenta con experiencia?, que pueden servir de modelo para responder en una entrevista de trabajo:

    Ejemplo 1

    • "Aunque aún no he tenido la oportunidad de ejercer mi profesión en un trabajo como este, he realizado prácticas y actividades que se encuentran relacionadas con mi carrera, que me han permitido convertirme en un profesional que está actualizado en las nuevas tendencias".
    • "Pienso que esta empresa se ajusta a mi filosofía de trabajo y creo que un perfil como el mío puede dar un aporte importante en cuanto a innovación y creatividad al equipo, además de que me permitiría progresar y hacer una carrera profesional en la empresa".
    • "Para mí, conseguir este puesto de trabajo es la oportunidad de comenzar una carrera profesional que me gustaría realizar con ustedes”.

    Ejemplo 2

    • “Por los momentos no he podido ejercer mi profesión en un trabajo remunerado, aunque sí he realizado prácticas y actividades relacionadas con mi sector profesional, que me han permitido ser un profesional activo y muy actualizado a las nuevas tendencias tecnológicas y laborales".
    • "Creo que su empresa se ajusta a mis expectativas de trabajo, en relación a las perspectivas y procesos, además creo que podría aportar elementos innovadores y llenos de creatividad a la empresa".
    • "Pienso que tengo la oportunidad de dar un gran aporte a la empresa y poder desarrollar mi carrera profesional aquí".
    • "Conseguir este puesto de trabajo en esta empresa, para mí no es el objetivo final, sino el inicio de una carrera profesional que quiero que sea exitosa, aportando lo mejor de mí como profesional y como persona".

    Cualidades que buscan las empresas

    Cuando se acude a una entrevista de trabajo el entrevistador no solo evalúa lo que aparece en el currículum, también observa la forma en cómo el candidato se enfrenta a determinadas situaciones o cómo soluciona un problema.

    Por eso es fundamental que se puede mantener una actitud adecuada y un discurso basado en la sinceridad y totalmente coherente, en el que el entrevistador pueda apreciar que se cuentan con las siguientes cualidades personales:

    • Compromiso: El entrevistador siempre valora positivamente que el candidato sea una persona con una gran capacidad de compromiso con el trabajo y con los valores corporativos de la empresa.
    • Implicación: Desde el momento de la entrevista se debe mostrar disposición de involucrarse de forma activa en los valores y la cultura de la empresa. En la actualidad se debe poder trabajar en equipo y ser consciente de que cualquier acción que afecte positivamente a la empresa, lo hará igual para cada uno de los empleados. Además, tener siempre una buena actitud y pensar positivamente hará que haya una mayor implicación.
    • Adaptabilidad: Hay que saber adaptarse a las necesidades del entorno, tanto externo, relacionados con el mercado o interno, que se encuentran relacionados con la propia empresa.
    • Interés: Un entrevistador quiere ver a un candidato que demuestre interés en el puesto de trabajo y en la empresa. Se debe saber en el momento de la entrevista cuáles son los proyectos en los que participa la empresa o cuáles son sus principales inquietudes sociales o en otros ámbitos.
    • Especialización en nuevas tecnologías: En la actualidad todo gira en torno a Internet y las redes sociales, por lo que hay que demostrar que se tienen conocimientos específicos sobre la gestión y uso de estas herramientas.
    • Sinceridad: Un grave error es mentir en la entrevista de trabajo o en el currículum, esto puede hacer que se pierda una oportunidad laboral y que se cierren las oportunidades en una empresa, e incluso puede perjudicar cualquier postulación en empresas diferentes.
    • Empatía: Estar atentos a las situaciones personales o problemas por los que atraviesan los compañeros de trabajo, y estar siempre que haga falta, es una forma de crear un entorno de trabajo agradable, esta es una de las razones por las que las empresas buscan profesionales que cuenten con altos niveles de empatía.
    En una entrevista de trabajo por lo general no se buscan actitudes o rasgos de personalidad extraordinarios y es probable que cualquiera tenga las cualidades que se exigen para trabajar en la empresa.

    Lo importante es que se demuestren en la entrevista de trabajo. Siempre se debe tener en cuenta que, además de destacar los logros académicos y la experiencia laboral, también hay que demostrar la cualidades personales.

    Cualidades del trabajador perfecto

    En la actualidad contratar y mantener en la empresa al empleado correcto, es una de las tareas más difíciles a las que se enfrenta un gerente.

    Por lo general los directivos suelen enfocarse en trabajadores que tengan las habilidades necesarias para realizar las funciones inherentes del puesto, sin embargo, muchas veces pasan por alto las habilidades básicas y los rasgos de la personalidad que hacen que un empleado sea un mejor trabajador en todos los aspectos.

    Las consecuencias de no tener en cuenta todas las características en su conjunto, pueden causar problemas en el entorno laboral, puedan fracasar los proyectos y hasta provocar el despido del trabajador.

    Cada empleado es una combinación de diferentes habilidades y rasgos de personalidad que se pueden aportar a una empresa, pero hay algunas cualidades que son imprescindibles en un trabajador:

    • Agilidad: El empleado ideal debe poder ser flexible, ágil y rápido. Es importante que la empresa pueda contar con personas que sean capaces de reaccionar y responder de forma efectiva a las necesidades y deseos de los clientes. Un trabajador debe estar dispuesto a poder solucionar problemas en forma rápida y efectiva, además debe poder motivar al equipo a actuar de forma similar.
    • Asertividad: En una empresa los mejores trabajadores son los que pueden ser excelentes mediadores ante los conflictos que se puedan presentar. Un trabajador asertivo debe saber cómo tomar la iniciativa, saber pedir las cosas que necesita para realizar su trabajo y hacer valer sus opiniones y sugerencias para que puedan ser evaluadas y tenidas en cuenta por todos los miembros del equipo.
    • Curiosidad: Un trabajador no debe nunca conformarse con realizar las tareas de una sola forma, siempre debe estar buscando cómo hacer las cosas, de una forma nueva y mejor. Siempre debe tener curiosidad para conocer cómo hacen las cosas otras empresas exitosas y cuáles tienen objetivos similares y cómo los han alcanzado, entre otros puntos. Ser curioso es una cualidad básica para poder ganar conocimientos y experiencia, que puede ser aplicado luego en beneficio de la empresa.

    Por lo general, algunas empresas no saben cómo aprovechar al capital humano que la conforma a pesar de que valoran las cualidades que se han mencionado anteriormente. Es decir, son muchas las compañías que no realizan acciones encaminadas a que cada uno de los trabajadores pueda dar lo mejor de sí mismos.

    En el proceso de selección de personal siempre se hacen preguntas que parecen imposibles de responder de forma acertada, pero en realidad, si se ha preparado la entrevista de trabajo previamente y se han tenido en cuenta todos los elementos que se han planteado, se puede salir airoso de un proceso de selección y conseguir ser contratado.

    No importa que no se cuente con una extensa experiencia a la hora de optar a un puesto de trabajo, debido a que en la actualidad se valoran muy positivamente otras cualidades y habilidades que son tan o más importantes que la formación y la experiencia académica, y esos son valores que se pueden aportar a la empresa sin necesidad de experiencia previa.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir