¿Qué tengo que hacer para ser profesor de Universidad en España?

Existen diversos tipos de profesores en el sistema educativo universitario español: te explicamos cada uno de ellos y los requisitos necesarios para acceder a ellos

profesor de universidad

Obtener un puesto en la Universidad española como profesor suele requerir una buena cantidad de tiempo y esfuerzo. Debes tener en cuenta que no solo es necesario contar con un título de grado, un máster y llevar a cabo un doctorado; además de todo esto también será preciso disponer de una investigación, realizar varios cursos de formación o publicar una serie de artículos. Todos estos requisitos serán precisos en el caso de que quieras desempeñar tu trabajo en una universidad pública, porque en el caso de las universidades privadas, los requisitos divergen.

Para empezar, es necesario que comprendas que, en España, hay diversos tipos de profesores universitarios que puedes comprobar si acceder al LOU, la ley de Universidades que actualmente se encuentra en vigor.

Con la intención de que comprendas las diferencias entre los diversos tipos de enseñanza que existen, en el post de hoy te explicamos todo lo que necesitas saber para ser profesor de Universidad en España. ¡Toma nota que empezamos!

Índice

    Tipos de profesores universitarios en España

    Es importante tener en cuenta que, en España, existen dos grandes grupos de profesores universitarios, fundamentalmente: el personal funcionario de las universidades y los que son susceptibles de firmar un contrato. En función del grupo del que forme parte, el profesor podrá adscribirse a diversas tipologías y deberá reunir diferentes requisitos:

    Personal docente e investigador con contrato

    Según la ley de universidades, las diferentes tipologías de contratación laboral son las siguientes:

    • Ayudante: Son los trabajadores admitidos en estudios de doctorado que están completando su formación tanto investigadora, como docente. El contrato que suscribirán será de tipo temporal, con una duración de entre uno y cinco años, mediante una colaboración docente-práctica por 60 horas como máximo.
    • Profesor Ayudante-Doctor: Se trata de las personas que han llevado a cabo un doctorado y que contarán con un contrato de tipo temporal, siempre y cuando hayan obtenido una evaluación positiva por parte de la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación). Así pues, este perfil habrá de realizar tareas de docencia e investigación durante un periodo mínimo de un año y cinco como máximo. En la actualidad representan el 5% del personal docente e investigador dentro de las universidades públicas españolas.

    profesor investigador

    • Profesor con contrato-Doctor: En este perfil se encuentran aquellas personas que disponen de un doctorado y que además cuentan con un contrato de tipo indefinido, siempre y cuando cuenten con una evaluación positiva por parte de la ANECA. Deberán llevar a cabo tareas de tipo docente o investigadoras, con mayor peso éstas últimas. Dentro del sistema universitario español, el profesorado con contrato-Doctor representa el 11% del total de profesores.
    • Profesor Asociado: Se trata de aquellos profesionales que llevan a cabo su actividad fuera de las aulas universitarias pero que desarrollan ciertas tareas de enseñanza en la universidad mediante su propia experiencia y conocimientos adquiridos. La regla general es que este tipo de profesores dispongan de contrato temporal con duración trimestral, semestral o anual, siendo susceptible de ser renovado por períodos de igual duración. Este perfil profesional suele englobar el 25% del personal universitario.
    • Profesor Visitante: En este caso, los profesores visitantes suelen ser personas (profesores o investigadores) con gran prestigio y reconocimiento dentro del ámbito educativo o profesional que acuden desde otros centros educativos o de investigación, ya sean nacionales o extranjeros, para desarrollar tareas docentes o investigadoras en la universidad en cuestión de forma temporal.
    • Profesor Emérito: A aquellos profesores destacados de una universidad que se encuentren jubilados, se les puede conceder el nombramiento de profesor emérito; se trata de una manera de reconocer los importantes servicios prestados dentro de una comunidad educativa.
    • Profesor sustituto interino: Se trata de un contrato temporal de sustitución de profesores que tengan derecho de reserva del puesto de trabajo, y, en este caso, no es necesario contar con el título de doctor ni estar trabajando fuera de la universidad.
    • Profesor permanente de modalidad laboral: El Ministerio de Universidades está planteando la posibilidad de incorporar este nuevo perfil dentro de la nueva ley. Se trataría de personas que dispongan de un doctorado mediante la suscripción de un contrato de duración indefinida.
    • Profesor Distinguido: En la misma línea del perfil anterior, se trata de una nueva tipología profesional planteada en la nueva ley de universidades, mediante la que se pretende atraer el mayor nivel de calidad educativa. De esta manera, podrá ser un profesor nacional o internacional que se encuentre trabajando fuera de España, con un fuerte respaldo de reconocimiento profesional. Su contrato tendrá una duración máxima de tres años.

    Además de todo lo anterior, dentro de las novedades que se plantean incluir en la nueva ley de universidades, se encuentra la opción de que los profesores ayudantes-doctores lleven a cabo un curso de formación a lo largo del primer año con el fin de aprender a impartir clases en el entorno universitario.

    Profesores Universitarios-Funcionarios

    Por otro lado, se encuentran aquellos profesores de universidad que han accedido a su puesto mediante la superación de un proceso de oposiciones, de manera que han obtenido una plaza de por vida dentro del sistema del funcionariado español. Este proceso selectivo valora los méritos y capacitación de los aspirantes y, para superarlo, es preciso llevar a cabo un examen que puntuará todas estas competencias.

    Dentro del sistema de funcionarios, los profesores pueden acceder a diferentes cuerpos docentes; en este sentido, son las propias universidades las que llevan a cabo la convocatoria de los concursos para el acceso a las plazas del cuerpo docente universitario.

    Existen dos grandes tipos de cuerpos docentes: 

    · Catedráticos de Universidad
    · Profesores Titulares de Universidad

    Tal y como arrojan los datos estadísticos efectuados por el Ministerio de Universidades dentro de su estudio  Estadística de personal de las universidades, los profesores titulares de Universidad representan el 26% del personal investigador y docente dentro del ámbito de las universidades públicas, mientras que los catedráticos representan, tan solo, el 11%.

    Diferencias entre el profesor de una universidad pública y una universidad privada

    Es importante tener en cuenta que las diferentes universidades podrán acoger a sus profesores en base a alguno de los perfiles profesionales analizados en el apartado anterior. Eso sí, los profesores que formen parte del cuerpo de funcionarios español trabajarán siempre en las universidades públicas ya que los funcionarios son empleados públicos.

    Por otro lado, no obstante, se encuentran los profesores de las universidades privadas y centros privados adscritos a las universidades privadas que, tal y como recoge la ley, no pueden ser funcionarios públicos en situación de trabajo activo y con destino a una universidad pública. Esta misma situación es la que sucede con los profesores docentes e investigadores a tiempo completo.

    En esta misma línea, es importante tener en cuenta que, los centros universitarios, ya sean públicos o privados, habrán de disponer con un 50% de sus profesores que sean doctores, así como con un 60% que disponga, además, de la evaluación positiva otorgada por la ANECA o del órgano externo de evaluación que esté señalado a este efecto por la Comunidad Autónoma respectiva. Si bien es cierto que, en el caso de las universidades privadas, no es completamente necesario que los profesores cuenten con la aprobación de la ANECA, la realidad es que es el mejor camino para cumplir los requisitos que impone la ley.

    Profesor Asociado Universidad

    Diferencias entre profesor de universidad y catedrático

    Dentro de la esfera de la universidad pública, hemos analizado dos tipos de figuras profesionales: el profesor universitario y el catedrático. Pues bien, a continuación comprobamos las diferencias que distinguen a uno de otro. Es importante tener en cuenta que, ambas figuras realizan tareas profesionales dentro de la enseñanza superior; sin embargo, en el caso del catedrático, dispondrá de una plaza asignada dentro de la universidad y que se trata de un funcionario público.

    Por otro lado, el profesor universitario dispondrá de un contrato de tipo temporal o indefinido con la universidad en cuestión, en función del caso concreto. 

    De esta manera, para llegar a ser catedrático o profesor titular requiere seguir un largo camino. Para empezar, es preciso disponer de un Grado Universitario (4 años de duración), a continuación, superar un máster (de 1 o 2 años de duración), seguidamente será necesario llevar a cabo un doctorado (de 3 a 5 años), después deberás contar con un tiempo como ayudante (de 1 a 5 años) y, por último, habrás de contar con un tiempo (entre 1 y 5 años) como Profesor Ayudante Doctor. A lo largo de todo este camino, el docente deberá llevar a cabo diversas publicaciones, así como investigaciones y artículos, haber impartido clase dentro de la universidad y/o efectuar estancias en instituciones de educación superior en el extranjero.

    Lo que tienen en común tanto el profesor universitario como el catedrático es la necesidad de contar con un doctorado (aunque sea admitido, estudiante o titulado de doctorado).

    ¿Tengo que superar una oposición para ser profesor de universidad?

    Es esencial tener en cuenta que, tras superar un proceso de oposiciones, lo que se consigue es una plaza como funcionario público; y, si bien es cierto que se puede ser profesor de universidad mediante la superación de un proceso selectivo, la realidad es que este no es, ni mucho menos, el único camino. 

    Para ser catedrático o profesor titular sí es necesario superar un proceso de oposición; pero para alcanzar esos puestos hay que recorrer el camino del concurso; en otras palabras, es preciso acreditar los méritos que tienen los aspirantes.

    oposiciones

    Son las propias universidades, tal y como hemos explicado en líneas precedentes, las que convocan los concursos de acceso a las plazas de cuerpos docentes universitarios. Una vez inscritos y admitidos en el proceso, el siguiente paso consiste en aportar la documentación pertinente con el fin de que sea evaluada por los tribunales de selección. Dicha documentación se refiere a los títulos académicos, puestos docentes desempeñados, becas o premios recibidos, actividad docente desempeñada, participación en proyectos de investigación, publicaciones o patentes, entre otros documentos.

    No obstante, es importante señalar que, para llegar a este punto se hace fundamental contar con una larga y sólida experiencia tanto en los ámbitos de la docencia y de la investigación, como la formativa; y esto es así porque, cuantos más méritos puedas aportar, más puntos podrás conseguir para obtener el puesto de catedrático/a.

    El propio proceso recoge, además de los méritos, una prueba mediante la que el aspirante habrá de defender un tema delante de la comisión de evaluación: este tema estará compuesto por el programa elaborado por el aspirante para enseñar una asignatura concreta de formación básica. En el caso de que el aspirante supere esta fase, que se compone de la exposición oral del proyecto, programa y currículo educativo, a continuación se pondrán en valor los méritos reunidos y presentados por el aspirante en cuestión. La superación de ambas fases del proceso de concurso dará como resultado la publicación en el BOE de la convocatoria en la que se dejará constancia del departamento al que irá destinado el aspirante, así como el máster o el grado en el que llevará a cabo sus tareas docentes o de investigación.

    Artículos relacionados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir