11 cosas que puedes hacer al terminar la Universidad

24 de septiembre de 2020

¿Qué hacer al terminar la carrera universitaria?

Cuando se están realizando los estudios universitarios se tiene como objetivo claro y definido, concluirlos  y obtener el título universitario, pero justo ese momento, surge la pregunta de ¿qué hacer ahora que se ha terminado la carrera universitaria? En este punto lo más natural que se presenten muchas dudas e incertidumbre, debido a que es el tiempo de comenzar a poner en práctica todo lo aprendido y viene una etapa de nuevas responsabilidad y retos muy diferentes a los vividos durante la época estudiantil.

Aprobar exámenes ya deja de ser un objetivo y hay que plantearse nuevas metas y comenzar a tomar decisiones que afectarán la carrera profesional y el ámbito personal. Se debe definir qué se quiere hacer y realizar planes realistas para alcanzar las nuevas metas y objetivos, tomando el final de la carrera universitaria como el inicio de una nueva etapa como profesional, que tiene sus propios retos y dificultades, pero también muchas satisfacciones.

Índice

    Terminó la carrera universitaria y ¿ahora qué?

    ¿Qué hacer al terminar la carrera universitaria?

    Cuando se termina la carrera universitaria se tienen varias posibilidades de que hacer luego, cada posibilidad debe ser muy bien estudiada porque afectará de manera significativa no solo la carrera profesional, sino también diferentes aspectos relacionados con la realización personal.

    Las opciones que se presentan son, entre otras:

    Seguir estudiando después de terminar la carrera universitaria

    Nunca se debe considerar que el proceso formativo termina al concluir la carrera universitaria, siempre hay que estar en un constante proceso de actualización y adquisición de nuevas herramientas y habilidades. También puede que se quiera realizar una nueva carrera o adquirir más formación en ciertas áreas y realizar una especialización.

    El mercado laboral es cada vez más competitivo y se debe contar con un buen currículum que permita destacar, por lo que mientras más habilidades y conocimientos se adquieran más posibilidades existen de desarrollar una carrera profesional como se proyectó en el momento que se iniciaron los estudios.

    Algunas opciones para continuar con el proceso formativo son:

    Hacer un máster o posgrado: Es lo más indicado si se quiere complementar los estudios universitarios para tener una especialización. También es la forma de poder acceder a un doctorado. Una de las ventajas de realizar un máster, es que se puede obtener hasta un 40 % más de sueldo en el mercado laboral.

    Comenzar una nueva carrera: No es lo más común, pero muchas personas consideran estudiar una carrera universitaria que complemente a la que ya se estudió. Esto puede representar una mayor oportunidad en el mercado laboral, pero también implica asumir más responsabilidades, porque probablemente se deba compaginar el estudio de esta nueva carrera con el ejercicio profesional.

    Estudiar un idioma: Esta es una de las mejores inversiones que se puede hacer a nivel profesional. Conocer un idioma permite obtener mejores posibilidades en el mercado laboral, además que se puede optar a trabajar en el extranjero. Se puede estudiar un idioma mientras se comienza a trabajar, o se toma el tiempo para aprenderlo, ya sea en una institución, universidad en el país, realizando estudios en el extranjero.

    Hacer cursos o talleres: Es una forma rápida y económica de adquirir conocimientos en áreas más especializadas, además se tiene la ventaja de realizar estos estudios de forma presencial u online. Incluso, existe la opción de realizar estudios de Formación Profesional, que complementen los conocimientos adquiridos.

    Hacer prácticas profesionales: Esta puede ser la mejor forma de entrar al mundo laboral cuando se termina la carrera universitaria, para probar las habilidades y conocimientos que se adquirieron, además de que se puede obtener experiencia laboral en el área de estudio y crear una red de contactos profesionales, que sin duda servirá para abrir más posibilidad en el mercado laboral.

    Para realizar las prácticas profesionales al terminar de estudiar se deben seguir los siguientes pasos:

    • Lo primero que se debe hacer es analizar e investigar las ofertas específicas que existen relacionadas con la carrera que se eligió, y que permitan desarrollarse profesionalmente.
    • Realizar una lista con la opciones de prácticas en las empresas que más se adapten a las expectativas profesionales, considerando diferentes opciones y siendo flexible en cuanto a las posibilidades que se presenten, analizando cuidadosamente cada opción.
    • Tener en cuenta que la decisión que se tome en cuanto a las prácticas, dará resultados a medida que se avance como profesional.

    Viajar al terminar la carrera universitaria

    Sin importar cuál sea el motivo, trabajar, estudiar o conocer, se debe tener en cuenta la opción de ir al extranjero si se cuenta con los recursos para hacerlo. Se puede solicitar información sobre las posibilidades de estudiar o trabajar en un país extranjero y cómo es vivir en ese lugar. Viajar siempre es una oportunidad de adquirir nuevas experiencias que resultan enriquecedoras en todas los aspectos. Dependiendo del tiempo que se tenga pensado estar en el extranjero, se puede optar por trabajar en ese país, siempre que sea permitido hacerlo.

    Vivir en el extranjero cuando se ha terminado la carrera universitaria ayuda sin duda a desarrollar la capacidad para solucionar problemas, a ser más flexible y adaptable a nuevas experiencias, ayuda a definir la propia identidad y aumenta las habilidades sociales. Todo esto será beneficioso en el momento de desarrollar una carrera profesional.

    Ser emprendedor o trabajar como autónomo

    Se puede iniciar un emprendimiento al acabar la carrera universitaria usando los conocimientos adquiridos durante el proceso de estudio, el iniciar un negocio propio o trabajar como autónomo. Si se decide emprender se debe tener en cuenta que no se necesita contar con un gran capital para comenzar, y que se deben trazar estrategias y oportunidades para implementarlas.

    El trabajo como autónomo es otra opción que se presenta, que permite ofrecer los servicios a nivel profesional como un trabajador independiente. Tiene la ventaja de que se tiene la libertad de manejar los horarios y el lugar desde dónde se trabaja, además de que permite explorar la creatividad y las habilidades de organización.

    Hacer un voluntariado

    Tener la oportunidad de hacer un trabajo de voluntariado es una experiencia que no se debe dejar de lado, debido a que las lecciones y experiencias que aporta son totalmente únicas, puede cambiar la percepción y las expectativas, tanto profesional como de vida. Además es una excelente forma de añadir experiencia profesional, y permite aumentar habilidades, como por ejemplo, la de trabajar en equipo por un mismo objetivo.

    También permite crear conciencia sobre todo el entorno y generar empatía. Se pueden encontrar programas de voluntariado de varios tipos, y algunos son remunerados. El voluntariado es una buena opción cuando se termina la carrera universitaria.

    Tomar un año sabático

    Si al terminar la carrera universitaria se siente que existe mucho cansancio o si existen muchas dudas por no saber cuál es el mejor camino a seguir, es recomendable tomarse un año sabático, que permita despejar la mente y dedicarse a otras actividades que puedan ayudar a reorganizarse a nivel profesional.

    Se pueden crear listas de actividades por realizar, que se quieran aprender o hacer, como pasar más tiempo en familia, los amigos, leer, o tal vez solo reflexionar sobre el futuro y sobre los objetivos que se tienen y cómo conseguirlos. No se deben tomar decisiones apresuradas o bajo presión del entorno, para seguir una dirección en específico. Un año sabático puede ser la mejor forma a tomar una pausa y de proyectar el futuro cuando se termina la carrera universitaria.

    Después de graduarse en arquitectura, ¿hay más estudios?

    Al terminar una carrera universitaria como arquitectura, se piensa que lo más difícil ya ha pasado, pero esto no es así, lo más difícil comienza cuando se inicia ahora, al no tener en claro qué hacer o cómo iniciar la etapa laboral. La preparación que se obtuvo al estudiar una carrera como arquitectura permite superar con éxito cualquier nueva etapa.

    Ya culminados los estudios y en posesión del título oficial, se tienen una serie de opciones a seguir:

    Comenzar la búsqueda de trabajo, siendo la opción más frecuente, debido a que se está ansioso de aplicar los conocimientos adquiridos después de tantos años de estudio, a generar dinero con esos conocimientos y a desarrollarse y hacer carrera profesional dentro de la arquitectura. Por eso se recomienda seguir los siguientes pasos tras culminar los estudios:

    • Lo primero que se debe hacer es elaborar un portafolio de arquitectura, con los proyectos realizados durante los estudios.
    • Consultar las ofertas de empleo que se encuentran en los diferentes portales y en los mismos centros de estudio.
    • Crear una página web con la finalidad de comenzar a crear una marca personal dentro de la profesión.
    • Si se quiere continuar estudiando, analizar cuidadosamente todas las opciones en las diferentes especialidades del área.

    Graduados en Derecho, ¿hay algo más?

    Si ya se terminó la carrera universitaria y se tiene el título de Derecho, pueden presentarse dudas e incertidumbres al desconocer cómo es el mercado laboral y qué se debe hacer para lograr incorporarse a él de forma exitosa. Al terminar los estudios de Derecho se conoce muy bien la parte teórica, pero la mayoría de las veces no se conoce la parte práctica de la profesión.

    Para comenzar se debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

    Cómo comenzar: Las prácticas profesionales son una buena opción para tener un primer contacto con el mundo profesional. Esto permite conocer cómo es la dinámica de un despacho y al mismo tiempo, permite saber de las distintas ramas del Derecho, para poder tomar luego la decisión por la especialidad que se quiere ejercer.

    Después, es muy importante poder conocer o trabajar con algún profesional para aprender, que puede ser el tutor de las prácticas, el socio de un despacho o un antiguo profesor de la carrera.
    En el momento de comenzar a trabajar, si se hace en un despacho grande o pequeño, dependerá de las aspiraciones profesionales, las posibilidades para ingresar. Para muchos, la opción ideal es comenzar a trabajar en un gran despacho internacional, pero se puede tener el mismo aprendizaje en un despacho mucho más pequeño.

    Realizar una especialización: El tipo de especialización va a depender de los intereses o afinidades de cada quien. En la actualidad, el Derecho de familia es una rama que tiene mucha demanda, junto con las especializaciones tradicionales, como penal, mercantil, tributario, laboral. Estas especializaciones siempre tienen futuro y van a requerir nuevos profesionales. También se encuentran las especializaciones en nuevas áreas, como por ejemplo las relacionadas con la propiedad intelectual, delitos informáticos, derecho de las TIC, o nuevas figuras como el Delegado de Protección de Datos.

    Adquirir las cualidades que debe tener un abogado: Existen ciertas cualidades que son inherentes a la profesión, y que se pueden potenciar tras culminar la carrera universitaria, como la curiosidad intelectual; la capacidad de estudio y de comprensión ante una gran variedad de problemas; mejorar las habilidades sociales; fomentar la paciencia y saber manejar la humildad. Además, es muy importante aprender a enfrentar los fracasos.

    Aprender a organizar el tiempo: La actividad diaria de un abogado puede ser de sorpresas sucesivas, ante la variedad de situaciones que se pueden presentar con los clientes, lo cual puede resultar muy estimulante, pero también puede llega a ser muy estresante, por eso la importancia de aprender a gestionar el tiempo.

    Para conseguir manejar el tiempo se deben combinar los momentos para resolver problemas urgentes con los ratos de concentración. Es recomendable el poder reservar espacios de tiempo en la jornada para estudiar un caso o preparar un escrito. Al mismo tiempo se debe estar atento ante cualquier situación imprevista que se presente. Y sobre todo, contar con la agilidad mental necesaria para poder adaptarse a ellos.

    Dominar el arte de la oratoria: Lo más importante en un juicio es estudiar a fondo el caso y preparar la intervención cuidadosamente, debido a que cualquier error puede causar una mala imagen ante el cliente y el juez.  También es preciso aprender a dominar la oratoria tras terminar la carrera universitaria, para poder transmitir los conocimientos; exponerlos con precisión y con habilidad dialéctica. Para ser un buen abogado se requiere saber argumentar, modular la voz para captar el interés, lo que implica práctica y esfuerzo.

    Aprender a negociar: Para ser abogado se debe manejar una de las mejores herramientas de la carrera: la capacidad de negociar, para poder alcanzar acuerdos extrajudiciales, sin tener que iniciar procesos judiciales que pueden durar años. Para lograr acuerdos se requiere contar también con muchas habilidades emocionales y dotes de persuasión. Por lo que realizar un aprendizaje para adquirir o mejorar esta habilidad es una buena opción una vez terminada la carrera universitaria.

    Dominar la tecnología: Un abogado debe dominar las nuevas tecnologías, debido a que la profesión se ha digitalizado y en muchos aspectos la red ha sustituido al despacho. Es útil para darse a conocer y poder atraer para  fidelizar clientes. El estar posicionado en los principales buscadores, crear, cuidar la imagen de marca y estar activo en redes sociales, es una tarea que se puede emprender al terminar la carrera universitaria. Al igual que adquirir competencias comerciales y habilidades sociales para captar clientes.

    Se termina la carrera universitaria, no la formación: Al recibir el título de graduado se está comenzando un nuevo proceso de formación. Un abogado nunca termina de estudiar y de aprender, debido que tiene que estar actualizado en la legislación y jurisprudencia, profundizar en la especialización elegida, asistir a congresos y seminarios, mantener contactos e intercambios con otros colegas y despachos. Un recién egresado debe tener una agenda que se encuentre constantemente actualizada, tanto en relación a cursos y eventos, como en cuanto a las relaciones con otros profesionales.

    Esta actualización contante también incluye hacer posgrados que se encuentren relacionados con la especialidad seleccionada o con nuevas disciplinas jurídicas. Pensar que al terminar la carrera universitaria se sabe ya todo, y se cierra a adquirir más formación, es una forma de limitar el inicio de la vida profesional.

    Consejos para ingenieros recién graduados

    Cuando se termina la carrera universitaria en ingeniería se comienza una etapa muy competitiva por los puestos de trabajo. Por eso, es conveniente seguir algunos consejos que pueden ayudar a conseguir destacarse y obtener más oportunidades laborales:

    Enfocarse en un sector: Al enfocarse en los sectores en los que existe un mayor interés para trabajar, se reduce la búsqueda de empleo y se dirige ese tiempo a otras actividades o intereses.

    Adaptar el currículum: Cuando se comienza a buscar empleo, cada currículum y carta de presentación que se envíe debe ser adaptada en función del puesto de trabajo. Si no se cuenta con experiencia previa en trabajos relacionados con la ingeniería se deben destacar las habilidades que se han adquirido y que son relevantes para el ejercicio de la ingeniería, como por ejemplo, la atención al detalle, resolución de problemas, creatividad, entre otras. Orientar el currículum en términos de cómo se puede contribuir con la empresa y ser específico en lo que se puede aportar como nuevo profesional.

    No dirigirse solamente a empresas de renombre: Muchos ingenieros al terminar la carrera universitaria, cometen el error de posturlarse solo en las ofertas de trabajo de las empresas con mayor prestigio. No se deben limitar las opciones, debido a que pueden existir muchas oportunidades en las empresas más pequeñas.

    Presentar un buen portafolio de proyectos: Si se cuenta con proyectos o trabajos en CAD, se puede preparar un portafolio bien presentado que pueda ser entregado en las entrevistas. También se puede crear una página web personal para mostrar el trabajo en Internet.

    Buscar recursos de formación: La ingeniería es una carrera que se encuentra en constante actualización, los mejores ingenieros siempre están aprendiendo, debido a que la ingeniería es una profesión altamente desafiante, muy exigente y competitiva.

    Hacer un máster después de estudiar Medicina

    ¿Qué hacer al terminar la carrera universitaria?

    Terminar la carrera universitaria de Medicina supone varios años de esfuerzo y sacrificio para poder conseguir alcanzar el Título en Medicina, y en la que como en la mayoría de las profesiones en la actualidad, se exige una constante actualización y preparación, para contar con capacidades y competencias plenamente adaptadas a la evolución de la medicina.

    Mientras se estudiaba, toda la carrera estaba pautada con los tiempos en los que se debía realizar cada etapa de preparación, pero al terminar la carrera universitaria, se comienza una nueva etapa marcada por la incertidumbre y las dudas ante la cantidad de posibilidades laborales que se deben gestionar de forma independiente.

    La medicina es parte de las profesiones en el área de la sanidad que abarca un gran conjunto de conocimientos y prácticas profesionales, que siempre están progresando de forma continua y avanzando en periodos de tiempo muy cortos. Siempre se debe compaginar el ejercicio profesional con la actualización de conocimientos y la apertura a nuevas modalidades e iniciativas, y esto puede ser todo un reto; una formación especializada puede aportar un gran complemento fuera del trabajo o puede propiciar un ascenso dentro del puesto mejorando de forma proporcional el sueldo.

    El mercado laboral en el área de la medicina también es muy competitivo y para poder destacar se debe ofrecer algo más que el resto de profesionales en el área. Se debe tener en cuenta que en esta profesión el tiempo siempre está limitado y por tanto es muy valioso, debiendo ser la formación compatible con la actividad laboral.

    Es recomendable realizar un máster tras terminar la carrera universitaria de medicina, dependiendo de los objetivos que se quieran lograr. Si el objetivo es especializarse es recomendable hacer el siguiente máster:

    Máster en Gestión Sanitaria y Hospitalaria: Muchos profesionales en el área de la medicina realizan funciones en el área de gestión. En el sector de la salud muchos de los altos cargos de gestión son ejercidos por médicos, debido a que conocen mejor la sanidad, las necesidades y problemas del sector. Para poder desempeñarse en esta área se deben tener conocimientos en el área administrativa.

    Si lo que se está buscando al terminar la carrera universitaria son conocimientos actualizados en el ámbito sanitario también se pueden hacer:

    Máster en Transformación Digital en el Sector Salud y Farmacéutico: La digitalización en el área de la salud es un hecho, debido a que se ha demostrado que permite una gestión mucho más eficiente de los recursos hospitalarios, representa un beneficio y mayor comodidad, tanto para el paciente como para el profesional de la salud. También en la actualidad el paciente acude al profesional con más conocimiento, por lo que representa un cambio en la interacción que se produce en la relación médico-paciente.

    El cambio que se ha presentado en el mundo digital en el ámbito sanitario hace necesario que se incremente la colaboración entre los profesionales del sector, que deben estar actualizados en la materia. El Máster en transformación digital en el sector salud y farmacéutico proporciona la formación necesaria para adaptarse a esta realidad social y tecnológica dentro el ámbito sanitario.

    Máster en Biomedicina: La innovación biomédica es un área que avanza a grandes pasos en la búsqueda de mejoras tecnológicas, tanto que dificulta estar al día y gestionar todo el conocimiento biomédico que se está generando constantemente.

    Como profesional en Medicina se debe estar al tanto de todas las investigaciones biomédicas que diariamente están aportando nuevos conocimientos que deben convertirse en soluciones para el paciente. La gestión eficaz de ese nuevo conocimiento requiere manejar herramientas fundamentales basadas en las nuevas tecnologías.

    El Máster en Biomedicina permite actualizarse en las últimas tecnologías emergentes y enseña a gestionar de forma eficiente la gran cantidad de información que se encuentra disponible sobre los descubrimientos biomédicos que tienen mayor potencial de ser trasladados al área clínica.

    Fin de carrera universitaria ¿comenzar a trabajar o estudiar un posgrado?

    ¿Qué hacer al terminar la carrera universitaria?

    Cuando se está en los últimos años de la carrera universitaria, se comienza a preguntar que viene a continuación tras acabar la carrera y titularse. Por lo general existen dos opciones: comenzar a trabajar o estudiar un posgrado, teniendo cada una sus ventajas y desventajas, por lo que tomar la decisión sobre qué hacer puede llegar a ser muy difícil.

    Estudiar un Posgrado: La primera opción que se presenta, es continuar con los estudios realizando un posgrado, sea cual sea su modalidad, presencial u online, una especialidad o maestría. Existe una gran variedad de alternativas para cursarlos, ya sea en una universidad privada o en una institución pública. Incluso, existe la posibilidad de estudiar en el extranjero usando una beca.

    Si se quiere iniciar una carrera en el área de la investigación, es obligatorio contar con estudios de posgrado, para poder acceder al grado de doctor. La duración de los estudios de posgrado, por lo general es la siguiente:

    • Especialidad: 1-2 años.
    • Maestría: 2 años.
    • Doctorado: 3-4 años.

    Dependiendo de la universidad en la que se realicen los estudios, el tiempo puede ser más corto o alargarse. Esto es algo que se debe tener en cuenta cuando se considera realizar estudios de posgrado, junto con las ventajas y desventajas de seguir esta opción:

    Ventajas

    Si se realiza un máster en una universidad pública, se puede conseguir apoyo económico por parte de instituciones o de la universidad en dónde se estudie, por lo que no hay por que preocuparse por tener que trabajar mientras se estudia.

    • Cursar un máster en el extranjero ayuda a que el currículum sea más interesante para los empleadores.
    • Realizar un posgrado en una institución privada, sobre todo en áreas como economía o administración, puede facilitar conseguir empleo en grandes empresas.
    • Un máster permite acceder a estudios de doctorado.
    • Se pueden encontrar mejores empleos, puestos de mayor responsabilidad y con mejores salarios.
    • Permite la opción de iniciar una carrera profesional orientada a la investigación en universidades o institutos.
    • Se pueden establecer contactos profesionales que en un futuro pueden ser útiles.
    • Se tiene la posibilidad de realizar estudios de investigación o cursos en el extranjero.

    Desventajas

    • En muchas ocasiones, para obtener una beca se exige el cumplimiento de un determinado número de horas dedicadas a los estudios, lo que implica que puede ser más complicado conseguir experiencia laboral.
    • Algunos programas de másteres y doctorados tienen como condición la culminación de los estudios en cierto tiempo para poder obtener el grado; una vez que se pasa el tiempo límite, no se permite obtener el título.
    • Puede ser estresante si no se está acostumbrado a un ritmo constante de trabajo bajo presión.
    • Los estudios de posgrado suelen ser bastante caros en las instituciones de mayor prestigio.
    • Las becas públicas para estudiar en el extranjero son más limitadas y dependen de los presupuestos gubernamentales.
    • Conseguir trabajo se complica, debido a que la falta de experiencia sumada a la sobre calificación pueden ser un factor que actúe en contra en el momento de acudir a las entrevistas.
    • Si no se cuenta con una beca para estudiar el máster o el doctorado, se debe dedicar tiempo a trabajar.

    Comenzar a trabajar: La otra opción con la que se cuenta al terminar la carrera universitaria es redactar el currículum, buscar ofertas de trabajo, acudir a las entrevistas y comenzar a trabajar. Lo ideal es que se pueda ejercer en un empleo que esté relacionado con la carrera, pues para eso se dedicaron años de estudio con la finalidad de adquirir conocimientos que pudieran aplicarse en el entorno laboral.

    Al principio la búsqueda de trabajo será difícil porque se acaba de salir de la universidad, pero en cualquier momento llega la oportunidad de insertarse en el mundo laboral. Se deben aprovechar las bolsas de trabajo que se encuentran en los diferentes departamentos de algunas universidades, en donde se puede pedir asesoría, debido a que normalmente establecen acuerdos con empresas que buscan nuevos profesionales.

    Las ventajas y desventajas de trabajar al acabar de terminar la carrera universitaria son:

    Ventajas

    • Se comienza a generar ingresos propios, lo que implica una etapa de independencia económica.
    • Se obtiene experiencia laboral, lo cual es muy importante para poder ascender de puesto en el trabajo o buscar un empleo con mejores retribuciones económicas.
    • Se pueden obtener algunos beneficios por contar con un trabajo estable, como por ejemplo seguro de gastos médicos mayores, acceso a gimnasios con descuentos, entre otros.
    • Se puede comenzar a explorar diferentes áreas y poner en práctica los conocimientos adquiridos.
    • Se tiene un horario fijo.
    • Algunas empresas apoyan y alientan a sus empleados para puedan seguir formándose.

    Desventajas de comenzar a trabajar al culminar la carrera universitaria

    • El primer salario no es tan alto como se espera, pero así es al comienzo, gradualmente se irán consiguiendo mejores salarios.
    • La falta de experiencia es un factor en contra. Por lo general las empresas buscan candidatos que tengan al menos uno o dos años de experiencia en las tareas que deberán desempeñar.
    • Si se quiere estudiar un posgrado, existe la posibilidad de que se deba dejar el empleo o retrasar la vuelta a los estudios.
    • Existe la posibilidad de que el primer empleo no se encuentre relacionado con la carrera que se estudió.
    • Se puede presentar inestabilidad laboral, debido a que en ocasiones los trabajos que se encuentran son de tipo temporal.

    Año sabático después de estudiar: ventajas e inconvenientes

    Decidir tomarse un año sabático después de terminar la carrera universitaria puede ser un premio de descanso a todos los años de esfuerzo. Sin embargo, normalmente es muy difícil que una persona pueda tomar un año sabático si no cuenta con los recursos necesarios que le permitan vivir por un año de sus propios ahorros.

    Ventajas de tener un año sabático al terminar de estudiar

    • Tiempo libre para poder hacer muchas de las cosas que no se han realizado.
    • Dejar la prisa de lado, aprendiendo para ello, a vivir con calma.
    • Disponer de un tiempo para pensar en el futuro desde una perspectiva más realista. Se puede tomar el año sabático como una forma de prepararse.
    • Se dispondrá de tiempo libre para viajar y conocer nuevos lugares o para colaborar como voluntario en una organización. Se pueden leer todos los libros que se han pospuesto en los estudios. Aprender un idioma. Es decir, si se decide tomar un año sabático se debe pensar en el por qué y el para qué de esta decisión, y enfocarlo con una finalidad práctica.
    • Un año sabático es un estímulo antiestrés que permite despejarse de la intensa vida estudiantil.

    Desventajas de tener un año sabático al terminar la carrera universitaria

    • Un año es mucho tiempo, especialmente en la actualidad. El riesgo de tener un año sabático tras terminar la carrera universitaria es perder el ritmo de aprendizaje o de búsqueda de trabajo, e incluso desactualizarse. Actualmente, existe una mayor competencia profesional, por esta razón, un año sabático puede hacer que el currículum deje de estar actualizado en el momento que se quieran los compromisos profesionales.
    • Desde el punto de vista económico, tomarse un año sabático puede ser un factor de un alto estrés financiero, debido a que por un año se debe vivir sin generar dinero, consumiendo los ahorros que se puedan tener.
    • Se puede dar el caso, de que una persona inicie su año sabático con mucha ilusión, pero pronto comience a sentir algunas alteraciones  a nivel emocional, ante la situación de no tener nada realmente importante que hacer.

    Decidir tomarse un año sabático es una decisión muy personal, pero por lo general es muy poco frecuente que los alumnos decidan tomarse un año para sí mismos tras culminar la carrera universitaria. Siendo el principal motivo, entre otros, el hecho de que se deben tener muy buenas condiciones económicas que permitan vivir doce meses dedicados a la búsqueda personal.

    Al terminar una carrera universitaria se debe analizar y estudiar muy bien cada opción que se tome, porque de ella puede depender el futuro laboral, personal, y por lo tanto la posibilidad de alcanzar las metas y objetivos que se hayan propuesto cuando se decidió estudiar una carrera universitaria.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir