El Curriculum Vitae: Cosas que no deben faltar

19 de julio de 2020

El Curriculum Vitae: Cosas que no deben faltar

El Currículum Vitae es un documento donde se presenta en forma sintetizada información sobre la formación académica, experiencia laboral, habilidades y competencias, logros y reconocimientos que posee una persona, siendo este exigido en la mayoría de los procesos de selección de personal. Un currículum redactado de la forma correcta, sin que falte ningún tipo de información, puede ser la diferencia a la hora de conseguir el puesto de trabajo ideal o continuar desempleado.

Un currículum no se trata solamente de presentar que se tiene una gran cantidad de títulos y mucha experiencia, sino que también influye la forma en cómo esa información se presenta. Redactarlo mal puede influir negativamente en el solicitante e incluso hasta puede ser descartado rápidamente en un proceso de selección. Por eso es necesario conocer lo que no debe faltar en un currículum.

Índice

    Lo que no debe faltar en el Curriculum Vitae

    Entre las cosas que no deben faltar en el currículum y que son más importantes, se encuentran:

    Ortografía impecable: Se puede haber estudiado en las mejores universidades, tener una excelente trayectoria laboral, o contar con todas las habilidades sociales que se requieren para un puesto de trabajo, pero todo quedará anulado y puesto en duda si se presenta un currículum vitae lleno de errores ortográficos. Si se está consciente de que no se cuenta con una buena ortografía, es recomendable asesorarse. Una buena ortografía indica que se es una persona eficiente, que le presta atención a los detalles, habilidades que son muy demandadas actualmente.

    Señalar los objetivos profesionales: Es importante incluir los objetivos profesionales en el currículum, enfocados al puesto de trabajo que se quiere conseguir y que se ajusten a las necesidades de la empresa. Es una forma que tiene quien realiza la selección de saber si el perfil del candidato se ajusta a las expectativas de la empresa. O en caso contrario, si cuenta con la formación necesaria pero no con la actitud.

    Resaltar los aspectos relevantes: Durante un proceso de selección se reciben cientos de currículums, y la mayoría son descartados de un solo vistazo. Es necesario resaltar la información que es relevante y que se adapte a la oferta de empleo, utilizando el formato adecuado. De esta manera se puede lograr captar el interés del seleccionador.

    Orden en las fechas: La presentación de la información en el currículum se realiza de forma cronológica. Si no se toma en cuenta la forma en que se ordenan las fechas o se omiten algunas, el seleccionador puede tener la impresión de que se está proporcionando información falsa, quedando descartado el currículum de forma automática.

    Todos los estudios son importantes: En el currículum vitae deben aparecer todos los estudios que se hayan realizado, desde los estudios universitarios de pre y posgrado hasta los cursos, seminarios, talleres y otros que estén relacionados con el puesto de trabajo. Las conferencias también deben ser mencionadas. Los estudios que se realicen demuestran el interés que se tiene en crecer y desarrollarse profesionalmente, además de mantenerse en constante actualización.

    Mientras más experiencia mejor: La información sobre la experiencia laboral debe incluir las prácticas profesionales que se hayan realizado mientras se estaba estudiando. Si el trabajo no requiere estudios profesionales, se debe incluir la información de los trabajos que se hayan tenido previamente y que se encuentre relacionada con el puesto de trabajo. Se debe incluir información sobre las funciones principales que se realizaron, de una forma precisa y detallada.

    No omitir los idiomas: En la actualidad los idiomas son unas de las habilidades más demandadas por las empresas, por lo que si se domina algún otro idioma debe se incluido en el currículum. Hay que colocar el nivel que se tiene en el conocimiento del idioma, sin mentir, puesto que de igual manera puede ser verificado en la entrevista. Si se ha estado residenciado en el extranjero, también hay que mencionarlo, pues es un aval sobre el conocimiento del idioma.

    Manejo de tecnología: Las nuevas tecnologías y el Internet están presentes en todos los ámbitos de la sociedad, incluyendo el laboral. Es importante indicar en el currículum vitae que se tiene conocimientos de estas tecnologías y el nivel de competencia. El dominio de programas de ofimática, marketing digital y de las redes sociales, debe ser incluido, ya que es altamente valorado a la hora de seleccionar un candidato.

    La foto es importante: Muchas personas no le dan importancia a la foto que colocan en el currículum, e incluso hay quienes desaconsejan colocarla. Sin embargo, la persona que realiza la selección necesita ponerle un rostro a la información que está procesando, y este es precisamente el papel de una fotografía. La foto debe ser una foto formal, nítida, con un buen traje y correctamente peinado. Hay que recordar que la primera impresión es fundamental.

    No olvidar la información de contacto: Si el currículum logra causar buen impresión, es necesario que la empresa tenga cómo comunicarse para notificar que se fue seleccionado para la entrevista. Deben incluirse los números telefónicos (móvil y fijo), coreo electrónico, dirección o cualquier otra forma de contacto, verificando que la información esté escrita de forma correcta, de lo contrario se podría perder una oportunidad laboral. Esta información es mejor colocarla en la parte superior del currículum, ya que es más práctico y fácil de visualizar.

    Colocar las aficiones y los intereses personales: Por lo general se considera que es una información irrelevante para colocarla en el curriculum vitae. Sin embargo, dar a conocer los intereses y la aficiones es una forma de mostrar actitud y mostrar aspectos importantes de la personalidad. Cada vez se toman más en cuenta los factores psicológicos y personales para determinar si un candidato se ajusta a las necesidades de la empresa.

    Usar un buen papel: Si el currículum va a ser entregado en formato físico, hay que tomar en cuenta que la imagen es muy importante. El papel que se utiliza debe ser de primera calidad; la impresión debe ser clara, sin manchas de tinta; el papel no debe estar arrugado. Un currículum arrugado, manchado, impreso al descuido, deja mucho que desear, y puede ser motivo de descarte.

    Las habilidades sociales tampoco deben faltar

    El mejor complemento que se tiene de la formación y la experiencia, son las habilidades, pues son las que ofrecen información sobre la personalidad y la forma en cómo se establecen las relaciones con el entorno.

    Todas las profesiones y las ofertas labores requieren unas habilidades específicas, pero existen algunas que son específicas y que pueden marcar la diferencia:

    Tener iniciativa: Es muy bien valorada en un proceso de selección, y más si se es una persona independiente y con autonomía. Refleja que es una persona con inquietudes, curiosa, siendo además una garantía de que es un profesional que cuenta con un alto grado de compromiso y de productividad.

    Trabajar en equipo: Cada vez es más difícil trabajar de forma independiente en la actualidad. Es necesario que demuestre la disposición de trabajar en equipo y de asumir diferentes tipos de roles dentro de ellos.

    Ser líder: No importa si el cargo no requiere la dirección de personal o de departamentos, es necesario que se pueda asumir el rol de líder en determinadas circunstancias, e incluso convertirse en una opción de desarrollo y crecimiento profesional.

    Saber relacionarse: Poder relacionarse efectivamente con las personas del entorno es fundamental cuándo se está en la búsqueda de empleo. Hay que resaltar esta cualidad en el curriculum vitae, que demuestra que se tiene capacidad de adaptación.

    Creatividad: La capacidad de crear e innovar son unas de las cualidades más apreciadas en el entorno laboral actualmente. Si se tiene el talento de generar propuestas innovadoras hay que resaltarlo en el currículum.

    Lo que debe tener un currículum según el perfil profesional

    El Curriculum Vitae Cosas que no deben faltar

    Hay información que no debe faltar en determinados tipos de currículums, mientras que en otros es mejor omitirla. El currículum debe ser estructurado teniendo en cuenta las recomendaciones anteriores y las propias circunstancias.

    Lo que debe incluir el currículum de un recién titulado

    • Debe incluir un enlace a su perfil profesional, que puede encontrarse en redes como Linkedin o similares.

    • Incluir el promedio de las calificaciones que se obtuvieron durante los estudios.

    • Todos los cursos y estudios de formación alternativos que se hayan realizado mientras se estaba estudiando deben ser incluidos, siempre y cuando estén relacionados con la carrera profesional.

    • Se deben describir las actividades y funciones utilizando verbos de acción.

    • No debe llevar una lista de referencias.

    Los datos que no pueden faltar en un currículum vítae de un candidato sin experiencia

    • El currículum debe tener un diseño sencillo y fácil de leer.

    • Resaltar cuáles son los objetivos que se tienen profesionalmente.

    • Las competencias y habilidades deben ser el punto focal del currículum.

    Datos del currículum de un empleado de nivel medio

    • Debe incluirse un listado con las competencias básicas con las que se cuentan.

    • Resaltar las responsabilidades y logros de cada puesto de trabajo.

    • Recalcar como las experiencias laborales reflejan el progreso que se ha tenido profesionalmente.

    Datos que no deben faltar en el currículum de un ejecutivo

    • Destacar las experiencias laborales y los logros profesionales obtenidos más recientemente.

    • Señalar solo las experiencias laborales más relevantes que se han tenido.

    • Tratar de incluir de forma concreta y resumida todas las competencias que se han adquirido en empresas reconocidas.

    Currículum para alguien que cambie de carrera

    • Exponer de forma clara cuál es el nuevo objetivo profesional.

    • El contenido se debe enfocar en las habilidades, en los logros y en los títulos que sean más relevantes para la profesión.

    • Reescribir la experiencia laboral para adaptarla a las necesidades del nuevo sector laboral.

    • Incluir solamente la información que sea realmente relevante para el puesto de trabajo.

    La imagen del Curriculum Vitae, lo que no debe faltar

    En una estructura de toda la información que se va a incluir en el currículum vitae, es necesario cuidar la forma en cómo se va a presentar la información. Ya se que se entregue en personalmente o se envíe por correo electrónico, es necesario cuidar la imagen que se quiere proyectar.

    Hay que tener en cuenta que el impacto que provoque visualmente es la primera impresión que va a tener el seleccionador. La mayoría de los currículums presentan una imagen similar, por lo que proporcionarle elementos que lo hagan resaltar es una ventaja que se puede tener a la hora de llamar la atención sobre él.

    Una presentación bien cuidada de la información refleja los valores, el grado profesionalismo y el interés que se tiene en el puesto. Refleja también cuáles son los estándares de calidad que se pueden manejar. Además, un seleccionador siempre va a recordar un currículum que resalte y si se consigue transmitir una imagen seria, profesional e innovadora, será un efecto que se puede extender al momento de la entrevista, y ser juzgado positivamente.

    Lo que se debe cuidar de incluir estéticamente en el currículum es:

    • Tipografía adecuada: No todas las tipografías se pueden leer con la misma facilidad, ya sea a través del ordenador o de forma impresa. Las tipografías más recomendadas son: Arial, Tahona, Times New Roman y Calibri. Es un error usar tipografías como la Comic Sans o una caligrafía en cursiva.
    • Tamaño de la letra: El tamaño de la letra varía según el tipo de tipografía utilizada, pero generalmente se usa entre 14 y 12 para títulos y 11 para el texto. Se puede resaltar la relevancia de un texto con el tamaño de la letra.
    • Espacios: El interlineado que se usa transmite claridad, limpieza y facilita la lectura de la información que se suministre. El interlineado se relaciona con el tamaño de la letra. Para facilitar la lectura hay que colocar la separación adecuada entre las líneas y los párrafos. También es conveniente prestarle atención al espacio entre cada sección del curriculum vitae. Los espacios en blanco favorece el descanso visual.
    • Viñetas: Las viñetas son de gran utilidad a la hora de presentar la información en el currículum. Visualmente facilitan seguir la enumeración de datos y funciones. Es útil para presentar información que esté relacionada, sirven como una forma de resaltar la información y establecen la diferencia entre texto y clasificaciones. No se debe abusar de las viñetas y se debe puede manejar usar diferentes sangrías y tipologías.
    • Colores: Los colores rompen la monotonía monocromática del negro, le da dinamismo, luz y vida al currículum pero hay que saber utilizarlo. El color se puede utilizar en el texto, en las viñetas y en otros recursos, pero nunca en el fondo, que debe ser siempre blanco, salvo algunas excepciones. Los colores que más se usan en el texto es el negro en todas las gamas que permita el software de edición, el azul y el verde en sus distintas tonalidades. Colores como el rojo son muy agresivos y si se usa debe ser para resaltar algunos aspectos puntuales dentro del currículum.

    En un currículum nunca se deben usar más de dos colores, pero sí se puede variar la intensidad de estos. Hay que mantener una línea estética armónica y coherente. Al usar diferentes tonalidades de color se puede lograr resaltar información para atraer la atención del lector a un punto en específico. También se puede esconder información, lo que es útil cuando se tiene que aportar información que no aporte ninguna ventaja, pero que es obligatorio proporcionar, por ejemplo información sobre la empresa dónde se trabajó anteriormente. También se puede usar cuando la carrera profesional no se finalizó. Sirve para separar información, porque se puede establecer un límite en un cambio de información, que esté relacionada.

    • Sombreados: Se pueden usar para resaltar información o para delimitarla.
    • Negritas y subrayado: Sirven para atraer la atención del reclutador sobre una información relevante.
    • Gráficos: Los gráficos pueden ser útiles para presentar cierto tipo de información, como las cualidades y habilidades, que representan visualmente un descanso, además en algunos casos pueden resaltar aún más la información proporcionada en el currículum vitae.

    Lo que no se debe incluir en el Curriculum Vitae

    El Curriculum Vitae Cosas que no deben faltar

    Ya se conoce cuál es la información que no debe faltar en un curriculum vitae, pero también hay información que es preferible no colocar y que no aporta ningún valor y pueden evitar que quien lo lea no se concentre en los aspectos relevantes del currículum.

    La información que no se debe incluir en el currículum es:

    • Un idioma que solo se estudió una vez: No se debe incluir un idioma que se estudió solo por algunos meses y con el que no se puede sostener una conversación de forma fluida o leer una instrucción de forma correcta. Si no se cuenta con el dominio de un idioma más allá de lo básico y que en realidad no se pueda usar para el trabajo, es mejor dejarlo por fuera. Incluir idiomas que no se dominan puede llevar a que en la entrevista se hagan preguntas en él, y al no poder contestar se quedará descartado automáticamente del proceso de selección.
    • Habilidad tecnológica muy básica: En la actualidad colocar como habilidad en el campo de la tecnología el uso de correo electrónico o el manejo de Word no son un factor diferenciador, sino que es una competencia básica que se espera que todos los candidatos la tengan. Colocar esto como una habilidad puede hacer ver que el candidato esta tratando de abultar el currículum, por no poseer información más relevante. La excepción es que dentro de estas habilidades básicas se hayan podido desarrollar procedimientos específicos, como por ejemplo, usar macros que permitan combinar la exportación de datos entre Word y Excel.
    • Uso de redes sociales: No importa si se cuenta con una gran cantidad de seguidores en las redes sociales, la gestión de la marca personal debe estar completamente separada de la gestión de la marca de la empresa. Las redes sociales de una empresa requieren mucho más que la publicación de un contenido atractivo. Implica el análisis de datos, experiencia con medios de pagos, entre otros conocimientos que se deben tener. Por lo que saber compartir fotos con los amigos en una red social no es un factor que pueda resultar de interés en el momento de seleccionar a un candidato, y no se debe incluir en el curriculum vitae.
    • Un listado de habilidades: Quien realiza la revisión de un currículum no está interesado en ver un listado de habilidades con las que se cuenta, sino que deben ser demostradas con ejemplos concretos. Si se van a incluir habilidades, se deben colocar casos concretos o funciones en las que se usaron. No colocar directamente que se tiene liderazgo, sino que se han dirigidos grupos de trabajo con resultados exitosos.
    • Datos exagerados o mentiras: Si no se cuentan con algunos de los requisitos de la oferta laboral, no hay que incluirlos en el currículum, ya que es fácil de descubrir por el entrevistador. No es necesario que se cuente con todos los requisitos y habilidades que aparecen en la oferta laboral, la regla es tener entre un 80 y 90 % de estos requerimientos. Con la excepción de que en la oferta laboral se indique que son de carácter obligatorio.
    • Tecnología caducada: Siempre hay que mantenerse actualizado en las herramientas tecnológicas relacionadas con el campo profesional. Incluir conocimientos de herramientas tecnológicas que ya no están en uso refleja poco interés y poca capacidad de adaptación, incluso que no se cuenta con la capacidad de aprender nueva información. Hay que dejar por fuera lenguajes de programación que ya no se usan, o versiones obsoletas del software que se usa en el área de trabajo.
    • No incluir información irrelevante: Incluir información como torneos de fútbol ganados, o lo bien que puede realizar actividades no relacionadas con el campo profesional y que no aportan nada al currículum, es un habito muy extendido. Y puede que en algunas ocasiones resulte interesante, pero por lo general causa la impresión de falta de seriedad.

    Incluir en un curriculum vitae la información que no debe de faltar, presentada en una forma visualmente atractiva y sin incluir información irrelevante, es la clave para asegurar el paso al próximo nivel de selección: la entrevista.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir