Cómo redactar una carta de renuncia voluntaria

26 de agosto de 2021

Carta de renuncia voluntaria de trabajo

La relación laboral no siempre finaliza por motivo de un despido, en muchas ocasiones es el propio trabajador quien decide renunciar de forma voluntaria a su puesto de trabajo y de igual manera debe presentar una carta de renuncia voluntaria de trabajo.

Las razones que lleva a un trabajador a renunciar son muy variadas: búsqueda de un empleo que le proporcione más oportunidades laborales o condiciones económicas, motivos familiares, mudarse de país, probar suerte en otro sector profesional, entre otros muchos motivos.  

Aunque la carta de renuncia voluntaria sea por una decisión voluntaria del trabajador, es necesario cumplir con una serie de requisitos y obligaciones establecidas por la ley, en los que se establecen los derechos y obligaciones que tiene el trabajador, así como los procedimientos que hay que llevar a cabo.

Índice

    ¿Qué es la renuncia voluntaria?

    La renuncia voluntaria es un documento que presenta el trabajador a la empresa en donde trabaja, con la que comunica su decisión de terminar la relación laboral.

    Es decir, plasma por escrito la decisión de rescindir del contrato laboral de forma voluntaria, lo que implica dejar su puesto de trabajo y acabar con cualquier relación con la empresa.

    Todos los empleados tienen derecho de renunciar a su puesto de trabajo, sin importar cual sea el tipo de contrato que tenga con la empresa, o si los motivos son subjetivos u objetivos.

    En el Estatuto de los Trabajadores se contempla la renuncia del trabajador como una de las causas legales para dar por terminado un contrato laboral.

    Cómo realizar una carta de renuncia voluntaria paso a paso

    carta de renuncia voluntaria

    Lo recomendado al momento de realizar la carta de renuncia voluntaria es hacerlo escrito, por medio de una carta en donde se notifique la decisión de renunciar al puesto de trabajo, entregada en duplicado para su firma, quedando una en la empresa y la otra en poder del empleado. La carta debe ser firmada por la empresa o su representante legal y el empleado. Debe tener ciertos aspectos para que la renuncia sea tomada como válida:

    Preaviso de 15 días

    La empresa debe ser notificada con antelación de la decisión de renunciar al puesto de trabajo, presentando la carta de renuncia. El tiempo establecido por ley es de 15 días naturales, pero esto podrá variar en función del Convenio Colectivo que impere en la empresa, pudiendo ir de 15 días a dos meses, por lo que es conveniente conocer cuál es el tiempo antes de iniciar el proceso de renuncia.

    En caso de que la empresa no sea notificada con la carta de renuncia voluntaria en el plazo establecido por la ley, puede tomar acciones, que podría justificarlas alegando abandono del puesto de trabajo sin motivos válidos. Aunque no es lo más frecuente que suceda, la empresa puede solicitar una indemnización al trabajador por los daños y perjuicios causados.

    Calcular el finiquito

    El finiquito debe ser pagado al trabajador así haya renunciado a su puesto de trabajo, estando la empresa obligada a pagar todos los días de trabajo hasta el día de su retiro; todas las vacaciones pendientes; la parte proporcional de las pagas extra, en caso de haberlas; y cualquier otro beneficio que se encuentre estipulado en el contrato o que le corresponda por ley según su salario bruto.

    Para poder realizar el cálculo del finiquito correspondiente al trabajador que ha presentado la carta de renuncia voluntaria, hay que conocer tres datos de forma obligatoria: el monto correspondiente del salario por los días trabajados durante el último mes, las vacaciones no disfrutadas y el número de pagas extras.

    Para calcular el monto que le corresponde por los días trabajados, se deben tomar los días que se trabajaron en el último mes, por ejemplo sin la renuncia se hace efectiva un día 15 de un mes X, al empleado no le corresponde el pago completo.

    Se debe dividir el salario neto mensual entre 30 días, para conocer lo que cobra en un día. Luego el resultado se debe multiplicar por los días trabajados, en este caso 15, y así se obtendrá el sueldo a cobrar.

    Si el empleado recibe un sueldo mensual de 1.500 euros, el cálculo es: 1,500/30 = 50, que corresponde al día trabajado. Luego 50 x 15 = 750 de salario por los días de trabajo correspondientes a ese mes.

    Sin derecho a paro

    En el momento en que el trabajador presenta la carta de renuncia voluntaria, pierde automáticamente la prestación por desempleo o paro.

    Este es un beneficio que está destinado a trabajadores que han sido despedidos, que ya han llegado a la fecha final de su contrato y este no ha sido renovado, o cualquier causa no voluntaria que haya causado la finalización de la relación laboral.

    Datos de la carta de renuncia voluntaria

    En la carta de renuncia voluntaria se deben incluir todos los datos personales del trabajador, informar de la renuncia y la fecha en que dejará de asistir a su puesto de trabajo.

    No es obligatorio exponer el motivo de la renuncia, aunque se considera que es un buen gesto hacia la empresa,  sea cual sea el motivo, no tiene ningún efecto en la renuncia. Solamente puede llegar a ser importante si en el contrato existe una cláusula que le prohíba al empleado trabajar con la competencia.

    Otros artículos que pueden interesarte:

     

    Modelo de carta de renuncia voluntaria

    carta de renuncia voluntaria

    Cuando se redacta la carta de renuncia voluntaria se debe ser concreto, escribiendo de forma clara y sencilla lo que se quiere decir, sin añadir adornos o texto innecesario. No es necesario dar agradecimientos, pero se pueden considerar como una buena acción a la empresa. La función de la carta es comunicar la decisión de renunciar y eso es lo que debe transmitir.

    Una carta de renuncia voluntaria sencilla y concreta sería:

    Madrid, xx de xx de xxxx

    Att. (nombre del superior)

    Responsable de Recursos Humanos

    Nombre de la empresa

    Dirección (opcional)

     

    Estimado (nombre del superior),

    Por la presente, yo (nombre del empleado) con DNI xxxxxxxx-x le comunico la decisión de presentar mi renuncia voluntaria de la empresa XXXXX S.L, siendo mi último día de trabajo el x de xxxx de xx.

    Atentamente,

    (Nombre y Firma)

    Si en la empresa existe un Departamento de Recursos Humanos, la carta debe dirigirse a ellos. En caso de que no exista, hay que entregarla al superior directo.

    Cuando se entrega la carta y una de las copias firmadas se debe preguntar en que fecha se estima que estarán realizando el pago del finiquito y que otros pasos se deben seguir para concretar el proceso de renuncia.

    Diferencias entre renuncia voluntaria y abandono del puesto laboral

     

    La carta de renuncia voluntaria no se debe confundir con el abandono de puesto, aunque las dos situaciones implican lo mismo: la ausencia del trabajador en el puesto de trabajo. Pero, existen algunas diferencias en cuanto a las formas, como por ejemplo:

    • En la renuncia voluntaria el trabajador debe dar un preaviso de 15 días a la empresa.

    • En el abandono del puesto de trabajo, el trabajador decide, sin aviso previo, no acudir más a cumplir con su funciones.

    La empresa debe ser precavida al momento de considerar que un trabajador abandonó su puesto y debe verificar que la ausencia del trabajador no se deba a otras causas, como que haya sufrido un percance que le haya impedido llegar a su trabajo, errores en fechas de reincorporación o cualquier otro motivo que lo haya llevado a no acudir a su trabajo.

    Es decir, la empresa debe cerciorarse que no fue una simple falta de asistencia, realizada por motivos injustificados.

    Una ausencia laboral se considera abandono de puesto y deja de ser una renuncia voluntaria o despido, cuando se presentan algunas de las siguientes circunstancias:

    • Si el empleado no asiste a su puesto de trabajo, en repetidas ocasiones, sin notificar y sin justificar.

    • Si el trabajador está enfermo, pero no presenta ante la empresa ningún justificativo de baja ni nada que acredite su problema de salud.

    • Si el empleado decide irse de vacaciones en una fecha que no ha sido aprobada por la empresa, o cuando toma unas vacaciones más largas que las que le corresponden.

    • Cuando el trabajador no se reincorpora después de una excedencia, de una baja laboral o de una sanción.

    • Si se solicita una excedencia que es negada por la empresa, y aun así el trabajador no se presenta a su puesto de trabajo.

    Derechos y obligaciones del trabajador en la renuncia voluntaria

    En el momento que el empleado le comunica a la empresa a través de la carta de renuncia voluntaria su intención, le corresponden los siguientes derechos:

    • El pago del finiquito correspondiente.

    • El sueldo mensual correspondiente a los días trabajados.

    • La parte proporcional de las pagas extras, a excepción de la nóminas con pagas prorrateadas.

    • Todos los días que correspondan a vacaciones no disfrutadas.

    • No revelar el motivo por el cuál está presentando la renuncia a su puesto de trabajo.

    Como es normal en toda relación contractual, las partes tienen derechos, pero también deberes que cumplir.

    Las obligaciones del trabajador en caso de presentar su carta de renuncia voluntaria, son:

    • Presentar una carta de preaviso con 15 días de anticipación. Si el plazo que otorga el Convenio Colectivo es diferente, este tendrá prioridad.

    • Presentar el documento por escrito y en forma duplicada.

    Pago de vacaciones no disfrutadas

    Según la empresa, al trabajador le corresponde un determinado número de días de vacaciones al año. Estos días pueden variar de 30 días naturales a 22 días hábiles, pero no existe una regla al respecto.

    Las vacaciones no disfrutadas son el número de días correspondientes que no han sido pedido aún por el trabajador al presentar la carta de renuncia voluntaria.

    Por ejemplo, si al trabajador le corresponden 30 días naturales, el cálculo a realizar sería: si por 365 días le corresponden 30 de vacaciones, por 290 días que ha trabajado cuántas le corresponden.

    Para calcular hay que aplicar una regla de tres, multiplicando 290 x 30 y se divide entre 365. El resultado sería 23 días naturales de vacaciones y si ha disfrutado 15 días le quedan aún 8, que multiplicados por los 50 que cobra por un día de trabajo, da como resultados 400 euros pendientes por pagar.

    Número de pagas extra

    Si los pagos extras son prorrateados durante todo el transcurso del año, cuando se va a calcular el finiquito correspondiente a la renuncia voluntaria, no se hace el de los pagos extras.

    Pero el trabajador recibirá las dos pagas extras más comunes, usualmente una en junio y otra en diciembre (dependiendo de la empresa). Hay que hacer el cálculo proporcional que le corresponde al trabajador por los días que ha trabajado.

    Continuando con el ejemplo anterior, si el empleado renuncia en el mes de octubre, tendría derecho a parte de la paga del mes de diciembre. El cálculo se realiza dividiendo el salario entre los 365 días del año y se multiplica el resultado por los días que se han trabajado: 1.500 / 365 = 4,11 x 290 = 1.192 euros.

    Para obtener el monto del finiquito correspondiente al trabajador por renunciar voluntariamente, se deben sumar todos los resultados anteriores: 750 + 400 + 1.192 = 2.342 euros. En el momento que la empresa consigne está cantidad al empleado se da por finalizada la relación laboral.

    Renuncia voluntaria bajo presión

    Está prohibido legalmente que se obligue al trabajador a presentar su carta de renuncia voluntaria, solo en el caso que la empresa y el trabajador hayan acordado hacerlo por existir motivos concretos que lo justifiquen, como por ejemplo el cierre y la liquidación de la empresa, y que se garantice el pago de las indemnizaciones correspondientes.

    La renuncia voluntaria será nula si fue realizada por error, bajo violencia, intimidación o dolo.

    Cuando un trabajador renuncia de forma voluntaria a su trabajo no puede recibir sanciones de ningún tipo, puesto que legalmente no existe ninguna consecuencia para un trabajador que renuncia. Renunciar no hace que el trabajador pierda derechos adquiridos o que la ley le concede expresamente.

    Renunciar de la forma correcta

    Renuncia voluntaria bajo presión

    La forma en que se lleva a cabo la carta de renuncia voluntaria puede significar un punto que marcará un antes y un después en la carrera laboral. Si se consigue realizarla de forma correcta puede contribuir a aumentar la autoconfianza y permitir avanzar profesionalmente.

    En caso contrario, puede ocasionar problemas bastante desagradables que pueden marcar negativamente la vida profesional, como por ejemplo, impidiendo que se obtenga una carta de recomendación.

    No existe un momento indicado para renunciar, solo hay que hacerlo bien:

    • Mantener la renuncia confidencial y no hacerla del conocimiento de los compañeros de trabajo hasta último momento, con el fin de evitar especulaciones y comentarios negativos.

    • Encontrar el momento más oportuno para presentar la carta de renuncia voluntaria al superior. Por ejemplo, presentar la renuncia justo antes de que este entre en una reunión con la junta directiva, no es un buen momento.

    • Estar seguro de cuales son los motivos por los que se va a renunciar.

    • Como trabajador, se tiene todo el derecho de mantener en forma confidencial cuál será su nuevo empleo una vez que termine la relación laboral.

    • Siempre es  bueno prepararse a una reacción negativa por parte del superior al conocer la renuncia, hay que saber escuchar sin alterarse y explicar con claridad y sencillez cuales son las razones por las que se tomó la decisión. Esta reacción inicial pasará rápidamente, para enfocarse en los procesos a realizar para finiquitar la renuncia.

    • Si hay un período en el que se coincidirá con quien será el sustituto en el puesto de trabajo, hay que asegurar a los superiores que se encuentra en la disposición de orientarlo, entrenarlo y prestar toda la ayuda necesaria para que realice con propiedad su trabajo.

    Si a pesar de haber presentado la carta de renuncia voluntaria se presentan dudas, mientras no se reciba el finiquito, aún se esta a tiempo de reconsiderar la decisión. En este caso es bueno analizar bien las opciones y no actuar de forma apresurada.

    La pregunta crucial es si el trabajo actual es realmente en donde se quiere estar y si de verdad se quiere renunciar.

    Conclusiones

    Es fundamental que se esté seguro de estar haciendo lo correcto, por lo que antes de presentar la carta de renuncia voluntaria y durante el tiempo del preaviso se puede realizar el siguiente análisis para ratificar la decisión tomada:

    • Hay que analizar los pros y contras del trabajo actual y las diferencias con la nueva oferta laboral.

    • Analizar si se ha realizado un intento por mejorar las condiciones que desagradan del trabajo actual.

    • Pensar cómo actuar en caso de que la empresa presente una contraoferta, si la decisión de renunciar  se mantendría por un mejor salario o un ascenso laboral.

    • Tomar la decisión con base en fundamentos razonables y utilizando el sentido común.

    • Repasar los motivos que llevaron a presentar la carta de renuncia voluntaria, y si renunciando al trabajo actual esos motivos cambiarían.

    No hay que dejarse influenciar por comentarios sobre lo estable del trabajo actual o lo malo que puede ser afrontar cambios en determinados momentos, realizados por familiares y amigos.

    Otros argumentos son los que pueden realizar los compañeros de trabajo o el superior, como que el lugar de trabajo ya no será igual o que se tenía pensado un ascenso. Renunciar es una decisión voluntaria y que debe ser llevada a cabo cumpliendo todos los procedimientos legales.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir