Guía de preparación de oposiciones al ejército

requisitos para ser militar en España

Formar parte del ejército es, sin lugar a dudas, una manera muy atractiva de acceder al empleo público. Eso sí, este tipo de trabajo está pensado sobre todo para aquellos que tienen una clara vocación militar, pensando en el servicio a los demás por medio de la seguridad y la protección. Las plazas de Tropa y Marinería son las de base de las fuerzas armadas, y suelen convocarse todos los años con una amplia oferta de puestos.

Índice

    Que aspectos a tener en cuenta antes de preparar la oposición

    Si tienes claro que tu futuro se orienta hacia el ejército como soldado o marinero, quizás te interese conocer algunas de las características que presentan estos puestos.

    • El sueldo alcanza aproximadamente los 1.100 euros mensuales con dos pagas extras.
    • El compromiso inicial es de 2 a 3 años, con la posibilidad de ampliarlo hasta un máximo de 6.
    • Dentro de la escala militar existe la posibilidad de promocionar.
    • Contarás con un seguro de vida y accidentes.
    • Hay plazas reservadas para estos profesionales en las oposiciones de la Guardia Civil y la Policía Nacional.
    • A partir del quinto año existe ayuda para la adquisición de vivienda o alquiler.
    • Medidas de protección en los procesos de embarazo y parto.
    • Cinco años de ejercicio se valoran como méritos en el acceso a las Administraciones Públicas y en los planes de incorporación laboral concretados con las empresas.

    Requisitos de acceso

    Para optar a la convocatoria de plazas de Tropa y Marinería no hace falta cumplir ninguna condición especial. Solo se exigen los siguientes requisitos:

    • Contar con nacionalidad español o en su defecto de los siguientes países: Bolivia, Argentina, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Chile, El Salvador, Guinea Ecuatorial, Guatemala, México, Honduras, Panamá, Nicaragua, Perú, Paraguay, República Dominicana, Venezuela o Uruguay.
    • Cuando se trate de aspirantes procedentes de otras nacionalidades diferentes a las anteriores, se les exigirá disponer en vigor de la tarjeta de residente temporal o de larga duración en nuestro país, aunque también pueden certificar su parentesco con un residente comunitario.
    • Tener como mínimo 18 años y menos de 29.
    • Carecer de antecedentes penales y no estar imputado, investigado o encausado en un proceso judicial por delito doloso.
    • No estar privado de los derechos civiles.
    • No encontrarse inhabilitado para el desempeño de servicios en organismos públicos.
    • Contar con las adecuadas aptitudes psicofísicas.
    • Tener al menos el título de Educación Secundaria Obligatoria.
    • No ser militar de tropa y marinería con compromiso en vigor ni encontrarse en la fase de formación militar general para alcanzar dicha condición.
    • No haber anulado compromisos militares o causado baja en los periodos de enseñanza.
    • Carecer de tatuajes con simbologías contrarias a los valores que recoge la Constitución.

    Cómo es el examen de Tropa y Marinería

    Las oposiciones del ejército para Tropa y Marinería se componen de dos fases. En la primera hay que distinguir entre dos partes bien diferenciadas como son el concurso y la oposición.

    Por su parte, en la segunda fase se encuadran el test de personalidad, el reconocimiento médico  y la prueba de aptitud física.

    Primera fase

    En el concurso se valorarán los méritos generales, académicos y militares de los aspirantes por medio de su correspondiente acreditación y según el baremo incluido en la propia convocatoria.

    La primera fase se completa con la oposición, que consiste en una prueba de aptitud, de aplicación informatizada e individualizada. Por medio de un test psicotécnico tropa y marinería se miden una serie de aptitudes: verbal, numérica, perceptiva, espacial, memoria y razonamiento abstracto.

    Segunda fase

    Hay que diferenciar en esta fase tres pruebas distintas. En primer lugar nos encontramos con la prueba de personalidad, que consiste en un test con cuestiones sobre distintos rasgos de personalidad, en donde el aspirante debe marcar la respuesta que mejor se ajuste a él. Se incluyen cuestiones sobre el carácter, ética o comportamiento.

    También hay que hacer una especial mención al reconocimiento médico, que incluye historia clínica, revisión general, auscultación cardiopulmonar, talla y peso, exploración de la tensión arterial, del aparato locomotor y la frecuencia cardiaca.

    En último lugar se encuentra la prueba de aptitud física, a la que optarán únicamente los que hayan sido considerados aptos en el reconocimiento médico. Se tratan de una serie de ejercicios  predeterminados en los que se deben conseguir unas marcas mínimas que recogen las bases.

    Las pruebas físicas para acceder al ejército son el salto de longitud, abdominales, flexiones de brazos  y carreras progresivas.

    • Salto de longitud: consiste en hacer un salto horizontal desde una posición estática cayendo con los dos pies a la vez.
    • Abdominales: hay que permanecer tumbados, con las piernas flexionadas y los brazos cruzados sobre el pecho. El candidato dispone de un minuto para realizar el mayor número posible de abdominales.
    • Flexiones de brazos: es preciso colocarse boca abajo, con las palmas apoyadas en el suelo y a la altura de los hombros. Para que consideren el ejercicio válido será preciso tocar con la barbilla en el suelo y regresar a la posición inicial.
    • Carreras progresivas: se trata de hacer carreras progresivas de 20 metros. Una señal acústica nos advertirá cuando hay que cruzar la meta y girarse para iniciar la siguiente carrera. Cada minuto aumenta el ritmo y la prueba finalizará cuando ya no se pueda aguantar el ritmo o se cometan tres fallos.

    Artículos relacionados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir