Cómo elegir un máster: consejos para acertar

12 de agosto de 2020

Cómo elegir un máster consejos para acertar

Cada vez es más común que los estudiantes que acaban de culminar sus estudios universitarios decidan realizar un máster. Los motivos principales para elegir un máster van desde la poca oferta laboral, hasta obtener un grado mayor de especialización en su área profesional y poder acceder directamente a las mejores ofertas de trabajo en el mercado laboral.

Contar con un máster le agrega valor al currículum y es una oportunidad que permite crear una nueva red de contactos que pueden servir de ayuda en el momento de buscar empleo, aunque hacer un máster también implica hacer una inversión económica en el futuro.

Índice

    Motivos para elegir un máster

    Cómo elegir un máster consejos para acertar

    Contar con un máster en el currículum se ha convertido en un valor agregado en el momento de encontrar trabajo. Este tipo de formación especializada brinda habilidades prácticas en un contexto profesional concreto, especialmente a las empresas que incorporan talento que sea productivo desde el primer momento de su contratación.

    Entre los motivos comunes por los que los estudiantes realizan un máster se encuentran:

    • Avanzar en el campo profesional.
    • Permite obtener credibilidad como profesional.
    • Como paso previo para realizar un doctorado.
    • Para encontrar oportunidades en la docencia.
    • Para ampliar la red de contactos.
    • Mejorar el futuro profesional.

    Consejos para elegir un máster

    Elegir una especialización: Lo primero que se debe conocer es el campo de especialización en el que quiere elegir el máster. Si el área de estudios es la deseada, será más fácil estudiarlo, se podrá manejar mejor la presión durante el curso y será un incentivo para lograr el éxito. Otro de los aspectos a considerar es informarse si el programa cuenta con reconocimiento internacional, o con un período de intercambio en el extranjero, como parte del proceso formativo.

    Encontrar la universidad o centro de estudios: Tras decidir el área de estudios, el siguiente paso es buscar una universidad o centro de estudio que tengan entre su oferta educativa lo que se está buscando y que cuente con un sólido prestigio. Es importante conocer los vínculos de la universidad con el sector profesional, así como cuál es su clasificación en los rankings.

    Conocer la universidad o centro educativo y sus profesores influyen al seleccionar el máster. Hay que buscar un equilibrio entre el perfil académico de los profesores que imparten el máster y la experiencia profesional con la que cuenten.

    El tiempo de duración del programa: Existen másteres con diferente tiempo de duración, que pueden ser de seis meses, un año o dos. La duración de un programa de estudio depende en gran medida de la acreditación con la que cuente la escuela o universidad. Lo ideal es que la duración mínima de máster sea de entre un año y 14 meses.

    Conocer el plan de estudios: Elegido el máster a realizar, es necesario conocer las materias y saber si incluye prácticas en empresas o una estancia en el extranjero, también se puede establecer un contacto con el tutor o el responsable del máster para resolver todas las dudas e inquietudes que se tengan, como una forma de tener más información sobre las estrategias de evaluación.

    Se debe analizar bien el programa del máster para saber si cubre las expectativas. Las escuelas ofrecen mucha información sobre cada especialización que se debe conocer antes de matricularse. Los estudios de posgrado se deben caracterizar por ser prácticos y de vanguardia, que permitan involucrarse en proyectos reales. Por ese motivo la posibilidad de poder realizar prácticas  es fundamental.

    Evaluar las perspectivas laborales: Tener un título de máster puede ser la diferencia con los demás candidatos en una oferta de trabajo. Para alcanzar el trabajo que se quiere, son importantes las competencias y habilidades que se adquieran durante el proceso formativo, el estilo de liderazgo y las capacidades para comunicarse.

    Internacionalidad: Contar con  profesores internacionales durante la realización del máster enriquece el proceso formativo. Y si además el máster incluye estancias internacionales, los beneficios son mayores. Si opta por estudiar en el país, cursar los estudios en otro idioma abre más puertas en el campo profesional.

    Inversión: Estudiar un máster requiere una inversión tanto de tiempo como de dinero que debe ser analizada. Se deben tener en cuenta las limitaciones, de haberlas, en el financiamiento. Existen diferentes formas de financiarse, entre ellas los ahorros propios, los padres, préstamos y becas. También es importante saber el tiempo que se le puede dedicar. Hay que tener en cuenta las horas presenciales, de desplazamiento y de estudio.

    Conocer el proceso de selección: En muchas ocasiones los procesos de selección son muy rigurosos, por lo que se recomienda hablar con antiguos alumnos, preparar bien la entrevista y el resto de pruebas. El proceso puede ser difícil y mientras mejor sea la preparación más opciones se tendrán de ser seleccionado.

    Networking: La red de contactos que se logre crear entre los profesores y compañeros de estudios puede ser decisiva para el futuro profesional. Una buena red de contactos abre muchas puertas para encontrar e incluso seleccionar un trabajo. Y mientras más internacional sea la red, más opciones se tendrán de trabajar en el extranjero.

    Salida profesional: Si se tiene en cuenta la inversión que se realiza al elegir un máster, se debe buscar que garantice la empleabilidad. Se pueden consultar las ofertas que existen en el mercado para ver qué tipo de máster son los más solicitados. Es conveniente conocer las tendencias que hay en el mercado laboral para poder prepararse ante demandas de las empresas.

    Elegir un máster online

    Cómo elegir un máster consejos para acertar

    Para tomar la decisión de si elegir un máster presencial u online, se debe conocer cuáles son las ventajas de un máster de este tipo:

    Modalidad online o presencial: La modalidad online, gracias a los avances tecnológicos, es la opción perfecta para marcar el ritmo de aprendizaje. La flexibilidad de tiempo permite compaginar los estudios con cualquier otra actividad y las nuevas tecnologías permiten estar en contacto con otros compañeros, establecer tutorías online con profesores y profesionales del sector.

    General o especializado: El máster online general, es conveniente para quienes quieren tener una visión global de la empresa, y es imprescindible para optar a un puesto directivo. El máster online especializado se orienta a un campo en concreto. Es la opción elegida por quienes quieren dedicarse a un sector profesional como el marketing digital o el mercado de valores.

    Reputación de la universidad o institución: Es común encontrar en Internet ofertas de másteres online gratuitos. Sin embargo, no es la opción más acertada ni la más recomendada cuando se quiere obtener un título que tenga valor en el mercado profesional y que cuente con garantías de capacitación. Por lo general, no están avalados por ninguna institución de reconocida. Para realizar un máster es imprescindible seleccionar una institución que cuente con prestigio y un profesorado experto en la materia. Las escuelas de negocios son pioneras en desarrollar nuevas especialidades de másteres adaptadas a las necesidades del mercado. Las universidades también gozan de excelente reputación en el mercado laboral.

    Metodología: La calidad del máster online depende, en gran parte, de la metodología empleada. En la actualidad, la mayor parte de los másteres online incorporan diversos tipos de herramientas para superar los handicaps de la formación virtual. Es fundamental estar en contacto con el resto de compañeros, contar con el asesoramiento de un tutor online y tener a disposición del alumno clases magistrales y ejemplos prácticos.

    Nacional o internacional: La modalidad online permite realizar másteres internacionales. Los estudios en instituciones internacionales son muy bien valorados por las empresas. Seleccionar un centro de estudios internacional con sede en distintos países ofrece al estudiante diferentes visiones de cuál es la situación del mercado y las últimas tendencias a nivel nacional e internacional.

    Ventajas y desventajas de los másteres presenciales y online

    Ventajas y desventajas de los másteres presenciales: La principal ventaja de un máster online es sin duda el networking y compañerismo que se puede generar con el resto de alumnos y profesores. Otra gran ventaja en los másteres presenciales, es el centro formativo donde se va a impartir que dispone de espacios apropiados para trabajar fuera de las horas de clases. En casi todos los módulos del postgrado hay que trabajar en un proyecto (en grupo o personal), y poder disponer de una biblioteca o aulas donde reunirse para trabajar es algo que se tiene que tener en cuenta.

    La principal desventaja que se pueden encontrar en los másteres presenciales es lo estricto de los programas, tal vez el calendario del pueda suponer una desventaja para algunos estudiantes. Se debe preguntar cuándo se dicta cada módulo y cuál es su duración.

    Otra desventaja al elegir un máster presencial que se debe tener en cuenta es el número de ediciones anuales, es decir, casi que es normal general que los másteres presenciales suelen tener su inicio entre los meses de septiembre y octubre. Si la universidad o centro donde se imparte esa formación está muy demandada, suelen sacar segundas o terceras ediciones a lo largo del año, pero no suelen tener la misma demanda de alumnado. Por este tipo de programación, en ocasiones, se hace complicado cuadrar agendas laborales, tener el dinero listo, aprovechar descuentos o becas para las fechas que son propuestas.

    Ventajas y Desventajas de los másteres online: Este tipo de másteres se imparten o bien en escuelas de negocio, universidades o centros formativos. Se debe diferenciar muy bien si el máster en el que se está interesado tiene modalidad semi presencial o es solamente online. Normalmente los másteres que se dictan solo online son los más comunes y es en donde más ofertas formativas se pueden conseguir. Esto se debe a que, normalmente, son impartidos por escuelas o centros que no tienen una sede física como tal y no necesitan mantener ninguna infraestructura, solo un aula virtual, por lo que son mucho más sencillos y económicos de montar.

    La ventaja indiscutible y la que los hace populares, de los másteres online, es la flexibilidad de su agenda. Por lo general tienen un inicio y un final, pero se pueden ver las clases y acceder a la documentación online con mucha más autonomía y flexibilidad que en un máster presencial.

    Otra ventaja es el ahorro de dinero que representan. Por regla general, los másteres online son más económicos que los másteres presenciales. Los centros que los organizan no tienen que soportar los gastos que supone dictar un máster presencial. En cada promoción, y salvo excepciones, siempre son más asequibles.

    En ocasiones, es casi imposible poder tener la oportunidad de trasladarse físicamente a la ciudad en dónde se imparte el máster presencial, y si puede, hay que realizar un desembolso de dinero adicional a tener en cuenta, para destinarlo a gastos de transporte, manutención, estadía, entre otros). En el caso de los másteres online, todas  las personas, sin importar en dónde se encuentren, pueden acceder a ellos.

    Los másteres online también presentan desventajas, siendo la principal el menor networking y sinergias que se pueden establecer durante la realización del mismo con compañeros y profesorado. Muchos opinan que en un máster online se cuenta con la interacción que se realiza en el aula virtual, y con herramientas como los foros, los grupos de WhatsApp, entre otras plataformas, pero en ningún caso se puede considerar lo mismo. Tal vez a futuro este aspecto cambie, pero en la actualidad, no se puede comparar los másteres online con los presenciales en este aspecto.

    Otra de las desventajas que presentan los másteres online es, aunque sea difícil admitirlo para quienes los realizan y quienes los cursan, el nivel de prestigio con el que cuentan frente a los másteres presenciales. Tal vez esto se pueda mitigar en los programas que tengan ambas modalidades, pero en la actualidad el prestigio de los másteres online es muy inferior respecto a los másteres presencial.

    El número de horas que se ofrece en los másteres en línea es engañoso, debido a que los centros que los ofertan, pueden medir un número bastante alto de vídeos (muchos de los cuales se encuentran desfasados y cuyo valor añadido es poco o nulo) que pueden aumentar el número de horas. Esta es una de las formas de hacer creer a quienes buscan información para poder elegir un máster por su duración, que estos tienen una mayor calidad.

    Lo que aporta realmente un máster

    Si aún no se sabe concretamente si realizar un máster o no, se deben tener en cuenta algunos factores que ayudarán a tomar la decisión:

    • Un máster es una inversión de futuro.
    • En una sociedad cada vez más competitiva, es necesario formarse continuamente.
    • Aporta un valor añadido y diferenciador al currículum.
    • Resalta la visibilidad ante las empresas.
    • Ayuda a crear una red de contactos que pueden servir de ayuda en el desarrollo profesional.
    • Crea una imagen de ser un profesional proactivo, responsable y organizado.

    Elegir entre un máster oficial o un título propio

    Cómo elegir un máster consejos para acertar

    Un máster es oficial si es impartido en una universidad y se encuentra regulado por el Ministerio de Educación. Elegir un máster oficial da acceso a estudios de doctorado y a las becas que ofrece el Ministerio. Si se presenta a unas oposiciones, el máster oficial otorga más puntuación que uno privado. Por otro lado, un máster oficial es válido tanto dentro como fuera del país, por estar homologado en los países que forman parte del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

    Un máster privado es el que es impartido por cualquier escuela de negocios, centro de formación o universidad y es como un título propio, sin que sea regulado por el Ministerio de Educación. El centro dónde se imparte puede ser público o privado.

    Elegir entre un máster oficial o un título propio, o realizarlo en una universidad pública o en un centro privado no es relevante, debido a que lo que cuenta al final es que esa escuela sea reconocida por la calidad del máster que interesa. También se debe valorar cuáles son las circunstancias económicas personales. Los centros de negocios o una institución privada suelen ser mucho más caros que las universidades públicas.

    Ventajas y desventajas de los másteres oficiales

    Se obtienen con una universidad que los avala. Eso implica dos cosas: que el plan de estudios del máster cumple con determinados requisitos; y que cuando se finalice el máster oficial se tenga un título de postgrado universitario, esto permite acceder a oposiciones y doctorados.

    Otra de las ventajas de los másteres oficiales es que en su programa formativo se incluye un determinado número mínimo de créditos (horas) que están destinados a realizar prácticas en empresas. Aunque esto no es exclusivo de los másteres oficiales, algunos másteres privados también ofrecen estas prácticas, pero no es requisito fundamental para aprobar el máster.

    La mayor desventaja de los másteres oficiales, es que debido a que tienen que cumplir con determinadas burocracias y acreditaciones, en ocasiones se estancan y no consiguen que sus programas y profesorado vayan al ritmo de las demandas del mercado.

    Ventajas y desventajas de los másteres privados

    La principal ventaja de los másteres privados es que, pueden ser más dinámicos y prácticos. Los planes de estudio se pueden adaptar más rápido a las necesidades del mercado, y siempre a la vanguardia en cuanto a su oferta formativa.

    La desventaja de los másteres privados son las ofertas de estudios de escasa calidad. Existen instituciones que ofrecen másteres privados de 600 horas y otras que tienen 10 veces menos horas teniendo prácticamente la misma titulación. Si bien la duración de un máster no es sinónimo de calidad, un máster muy especializado en muy poco tiempo da mucho que pensar. Otra desventaja de estos másteres es que no sirven para puntuar investigaciones, doctorados u oposiciones. Estos programas se encuentran más orientados a progresar profesionalmente en el campo del mercado laboral.

    Financiación de un máster

    Los gastos para realizar un máster son elevados y es uno de los obstáculos que impiden el acceso a muchos candidatos. Algunas escuelas de negocios y universidades ofrecen becas y si el máster es oficial, se pueden solicitar las del Ministerio de Educación.

    Otras instituciones, tanto públicas como privadas, también ofrecen becas que se pueden solicitar si  cumplen con todos sus requisitos, por ejemplo, La Caixa y Fulbrignt, aunque estas se dirigen sobre todo a los que quieran realizar sus estudios de máster en el extranjero.

    También algunas entidades bancarias tienen entre sus productos préstamos específicos para este tipo de formación. Si no puede optar a una beca pero igual se está interesado en elegir un máster, la modalidad online y la semipresencial son más económicas que los programas a tiempo completo, y se encuentran programas de másteres que cuentan con un gran prestigio.

    Cuando llega el momento de decidir qué hacer al terminar los estudios de grado y estando ya ante el panorama laboral, lo habitual es que cerca del 40% de los graduados universitarios acceda a su primer trabajo nada más termine sus estudios universitarios, mientras que el 60% restante decide elegir un máster, con la finalidad de seguir estudiando para especializarse en un área en concreto y aumentar así su valor como empleado y la posibilidad de acceder a mejores puestos de trabajo.

    Con la gran competencia que existe actualmente en el mercado laboral, haciendo que poder incorporarse  a él resulta cada vez más difícil, ampliar la formación es un recurso que permite acceder con más facilidad. La oferta de másteres que se pueden encontrar en universidades y centros de estudios, tanto públicos como privados, es cada vez es más extensa, así como las diferentes modalidades en las que son impartidos y las posibilidades para financiarlos, y esto hace que elegir un máster sea tal vez mucho más sencillo que hace unos años.

    Pensar en el futuro y en las posibilidades de poder acceder a programas de investigación, doctorado, o de poder presentarse a oposiciones, hace que estudiar un máster sea un opción cada vez más demandada por quienes desean aumentar sus perspectivas laborales, ya sea en el país o en el extranjero.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir