Cómo encontrar trabajo a los 40 años

encontrar trabajo a los 40

¿Tienes 40 años y aún no ha encontrado un trabajo fijo, o tal vez te han despedido después de años de honrado servicio? No desesperes, pero, ante todo, no te creas las quejas de quienes afirman que es imposible encontrar trabajo a los 40 años.

Es importante que tengas en cuenta que, aquellas personas que se quejan, pierden el tiempo lanzando comentarios negativos, en lugar de esforzarse y reinventarse; si bien es cierto que esto entraña bastante más complejidad, la realidad es que encontrar trabajo a los 40 años es posible, y en el artículo de hoy te contamos cómo hacerlo.

Sigue nuestros 10 consejos para encontrar un nuevo trabajo a los 40 y cambia tu currículum para adaptarlo a este nuevo capítulo profesional que vas a abrir.

Índice

    10 consejos para encontrar un nuevo trabajo a los 40 años

    Según los periódicos, hay nuevas oportunidades de trabajo para todos, lo importante es especializarse, estudiar las oportunidades que ofrece el mercado y reciclarse. En una palabra: reinvéntate.

    Desde luego, reinventarse a los 40 años en un país en el que la tasa de paro juvenil sigue siendo tan alta (31,1%), no parece tarea fácil, pero, desde luego, uno no puede quedarse de brazos cruzados y esperar a que alguien llame a tu puerta antes o después para ofrecerte el trabajo que quieres o por el que has estado trabajando hasta hace poco.

    Tampoco basta con consultar los numerosos portales que publican anuncios de empleo o descargar en el smartphone una o varias de las muchas aplicaciones dedicadas a la búsqueda de trabajo, ya que la mayoría no están adecuadas a nuestros requerimientos o perfil concreto.

    Opinamos que se habla demasiado poco del mundo profesional en general y del contexto laboral en particular en los periódicos y en la televisión, y sobre todo no se habla lo suficiente en el sentido correcto: no se especifica lo suficiente de los cambios que se están produciendo en el mundo del trabajo, de las nuevas profesiones, de la relación entre escuela-universidad-mundo del trabajo, de cómo la tecnología en general ha dado un vuelco a nuestra forma de actuar, vivir y trabajar.

    trabajar a los 40 años

    Por el contrario, se hace hincapié única y exclusivamente en el cierre de fábricas, en que los jóvenes no encuentran trabajo y en la "fuga de cerebros" al extranjero. Todo esto no hace más que desencadenar pensamientos negativos, que a la larga pueden llevar a la pérdida de confianza, a la tensión o incluso a trastornos de ansiedad. Cuántas veces escuchamos a familiares y amigos quejarse de que no hay trabajo, que es inútil incluso buscarlo, que la única solución es irse de España.

    Todo esto no ayuda a encontrar trabajo. En cambio, es necesario tener un pensamiento positivo, una actitud proactiva, porque nos ayuda a afrontar mejor los retos cotidianos, a orientarnos hacia los resultados, a aprovechar mejor ciertas oportunidades. Está claro que el optimismo no es suficiente para encontrar un trabajo a los 40 años. En comparación con el pasado, el camino de la escuela al mundo laboral es mucho más accidentado, personalizado e imprevisible.

    La idea de escribir este artículo nace precisamente del deseo de ofrecerte una serie de consejos útiles para afrontar con calma y racionalidad una situación crítica, como es la de pasar por un periodo de desempleo a los 40 años, y volver a empezar con nuevas energías y mayor determinación en la búsqueda de un nuevo empleo.

    Así pues, a continuación te ofrecemos 10 consejos para encontrar trabajo a los 40 años. ¡Toma nota que empezamos!

    1. Abandona las viejas ideas sobre el trabajo

    Por suerte o por desgracia, el mundo ha cambiado. Las empresas exigen mucha flexibilidad a los trabajadores y muy raramente ofrecen un contrato permanente. ¿Qué hacer? Hay que adaptarse, cambiar las ideas y prepararse para entrar en una nueva realidad laboral. Muchas empresas buscan colaboradores y no empleados: esto significa que puede ser necesario inscribirse como autónomo para trabajar; otras apuestan por el trabajo inteligente o por tareas que los trabajadores pueden realizar fácilmente desde casa bajo el paraguas de la modalidad de teletrabajo.

    2. Especializarse es la clave

    ¿Especializado en qué exactamente? Ya lo hemos mencionado: en los últimos años han surgido nuevas profesiones en los ámbitos de la seguridad informática, la movilidad sostenible, el turismo, la agroindustria, la eficiencia energética o la biotecnología.

    Si sólo pensamos en el sector de la web, en los últimos años han surgido decenas de figuras profesionales: desde el estratega digital, es decir, la persona que prepara la estrategia de promoción de la web, hasta el especialista en SEO que optimiza el contenido de un sitio web con el fin de hacerlos visibles en los motores de búsqueda, desde el editor de contenidos web que produce contenidos para internet hasta el analista web cuya tarea es analizar e interpretar los datos de las actividades digitales.

    En definitiva, hay que observar las necesidades del mercado y especializarse. ¿Cómo? Asistiendo a un curso, por ejemplo.

    Puedes asistir a cursos organizados por empresas de contratación, como Adecco, o buscar nuevas oportunidades en la página web de la Oficina de Empleo de tu ciudad o provincia. Por lo general, estos cursos son gratuitos, pero requieren una asistencia casi constante a las clases. Los MOOCs, en cambio, son cursos gratuitos a los que puedes asistir online desde la comodidad de tu casa. MOOC conforman las siglas de Massive Open Online Courses, cursos que están disponibles en línea y están diseñados para formar y actualizar a un gran número de personas.

    3. Estudiar el mercado de trabajo

    Este punto está claramente relacionado con el anterior. ¿Cuáles son los trabajos más demandados hoy en día? Investiga un poco y averigua cuáles son, estúdialos, y luego analiza cuáles pueden encajar contigo en términos de formación, experiencia, predisposición y pasión (no olvides que te debe gustar aquello que hagas porque, de esta manera, el proceso de aprendizaje será mucho más sencillo).

    En este sentido, Internet es una fuente de información y formación de incalculable valor. Pongamos un ejemplo: si tienes un título en comunicación, pero ninguna agencia quiere contratarte, nuestro consejo es que trates de contactar con una editorial y ofrecerte como corrector de textos. Es un trabajo que se puede hacer en casa y que tiene una gran demanda en la actualidad.

    4. Reinvéntate

    Esta es una palabra muy utilizada y a la vez muy odiada por los cuarentones y cincuentones. ¿Por qué? La respuesta es sencilla. Muchas personas llegan al umbral de los 40 y piensan que la edad para aprender cosas nuevas ha pasado, en la serie 'soy lo que soy', y es el trabajo el que tiene que adaptarse a ellos, y no al revés. Pues bien, esta creencia es profundamente errónea.

    Es necesario dejar de lado los hábitos, desterrar los miedos y las incertidumbres, pero sobre todo asegurarse de adaptar las habilidades y la experiencia adquirida a una realidad que puede haber cambiado profundamente con los años. Pongamos un ejemplo: el restaurante donde trabajabas como ayudante de cocina ha cerrado... Empieza a cocinar en casa o abre un restaurante a domicilio. Se trata de una tendencia reciente, pero con un fuerte impacto.

    5. No tengas miedo a emprender

    emprender

    No te atrincheres detrás de tus limitaciones, sino que asume riesgos. Si quieres encontrar empleo, no puedes estar disponible sólo para el trabajo subordinado, simplemente porque hoy en día ya no se dan las condiciones para esa actitud.

    Por el contrario, es más importante que nunca promocionarse, encontrar una idea brillante, convertirla en un proyecto, iniciar una actividad por cuenta propia o empresarial. No debes olvidar, entre otras cosas, que en la actualidad juegas con la ventaja de que hay muchos instrumentos que apoyan la creación de nuevas empresas: nos referimos, por ejemplo, a la financiación europea, los microcréditos y otras facilidades de este tipo.

    6. Cree en ti mismo y en tu pasión

    Steve Jobs dijo una vez ante una audiencia de estudiantes: "Tengan el valor de seguir su corazón y su intuición". Ellos ya saben en qué quieres convertirte realmente". Tú también tendrás una pasión, un interés: por la cocina, la fotografía, la música, el baile, el deporte, la pintura. Es una actividad que te hace feliz, realizado, vivo. Entonces, ¿por qué no pensar en convertirlo en un trabajo?

    Convertir una pasión en un trabajo te permitirá no cansarte nunca, afrontar cada reto con entusiasmo, sin dejar que las dificultades te desanimen. Por supuesto, la pasión no es suficiente, también se necesitan habilidades y la capacidad de aprovechar ciertas oportunidades. Y en cualquier caso, no todas las pasiones conducen al éxito.

    7. Busca la inspiración

    Apóyate en las redes sociales para ampliar tus conocimientos, para conocer a profesionales que respetas y de los que te gustaría inspirarte. El más útil en este sentido es sin duda LinkedIn.

    Asiste a cursos organizados por gurús del sector y (aunque sean 10 años más jóvenes que tú) deja que se conviertan en mentores. Establecer relaciones presenciales o virtuales con personas de la profesión que te gusta te permitirá absorber diferentes estímulos, lo que te dará las herramientas adecuadas para conseguir lo que tanto ansías.

    8. Mejora tu presencia en Redes Sociales

    Comienza creando un CV excepcional desde cero y publicarlo en redes sociales profesionales como LinkedIn. ¿Cómo hacerlo? Empieza por leer los consejos que hemos recopilado en esta "Guía del currículum vitae". Si hay esperanza para los recién licenciados sin experiencia, también la hay para ti. Por otro lado, también es importante mejorar tu presencia en las redes sociales porque muchas empresas y emprendedores acuden a este tipo de información en línea para captar a posibles socios o trabajadores.

    trabajar a los 40 años

    9. Rompe con los prejuicios

    Si el prejuicio común lleva a las empresas y a las agencias de contratación a creer que los mayores de 40 años son inexpertos, demuestra lo contrario. Para ello es necesario asistir a cursos de actualización, leer periódicos y revistas especializadas, utilizar las redes sociales para crear contactos y aprovechar al máximo sus cualidades. Tienes mucho que aportar con el valor añadido de tu propia experiencia vital y laboral.

    10. Prepara la entrevista de trabajo

    La entrevista de trabajo es uno de los pasos más difíciles a la hora de conseguir un empleo. Causar una buena impresión en la entrevista requiere una preparación adecuada. Trabajar en tu CV y en tu carta de presentación es un buen punto de partida, pero ¿qué necesitas para mejorar aún más? Descúbrelo leyendo el artículo 'Qué decir en una entrevista de trabajo'.

    Cómo elaborar un buen CV

    Hay un concepto que se repite una y otra vez cuando una persona quiere encontrar un empleo: hay que trabajar el currículum, adaptándolo a las diferentes tareas y, en este caso, también a la edad. Buscar el viejo archivo de Word en el que escribiste tu CV genérico hace 15 años para actualizarlo y enviarlo a la empresa es una pérdida de tiempo, créeme.

    Detrás de un buen currículum, de hecho, hay mucho estudio e introspección. Como sabes, con la crisis económica han disminuido las oportunidades y, por otro lado, ha aumentado la competencia, sobre todo de gente más joven, quizá recién salida de la universidad, con toda la energía y el entusiasmo posibles e imaginables. ¿Cómo vencerlo? Básicamente, tienes un as en la manga, un elemento que se repite en todos los anuncios de empleo, que los jóvenes codician pero que les resulta muy difícil de conseguir: la experiencia.

    Para encontrar trabajo a los 40, es importante jugar bien esta carta y trabajar en la autopromoción. No te decimos que aumentes tu currículum con autoevaluaciones demasiado optimistas, sino que encuentres los puntos fuertes que te diferencian y aportan valor a tu perfil profesional.

    ¿Cómo puedes utilizar tu CV como herramienta de marketing? Es sencillo: utiliza las habilidades duras y las blandas con sabiduría, destaca tus logros y centra la atención del lector en unos pocos aspectos muy relevantes.

    Pasemos ahora de la teoría a la práctica: ¿cómo debes fabricar tu CV? Para empezar, necesitas un formato para rellenar. Puedes descargar los formatos alternativos propuestos en algunos sitios de diseño gráfico, como Canva o el propio Word.

    Una vez que te hayas tomado el tiempo de escribir tus datos personales, pasa a mencionar las actividades laborales más importantes que hayas realizado o las más relacionadas con el puesto al que te presentas. No tiene sentido mencionar todo lo que has hecho a lo largo de tu vida, en primer lugar porque esto daría lugar a un CV muy largo (nunca debe tener más de dos o tres páginas), y en segundo lugar porque los responsables de RRHH basan sus evaluaciones en la relevancia de los puestos ocupados, no en el número de empleos que has tenido en los últimos 20 años, por lo que es mejor no aburrirles, sino sorprenderles destacando únicamente tus éxitos profesionales.

    entrevista de trabajo

    Una vez que haya completado también este paso, sólo te queda rellenar la parte de las habilidades blandas. No hay que subestimar las competencias blandas, ya que la selección de personal en el norte de Europa se centra en ellas y tenemos razones para creer que se están desarrollando lentamente también en España.

    ¿Cómo sacar el máximo partido a las competencias blandas? En primer lugar, hay que identificar a los más demandados para el puesto que se quiere cubrir. Pongamos un ejemplo. ¿Quieres trabajar como organizador de eventos? Entonces no puedes dejar de destacar el hecho de que eres puntual, metódico, detallista, preciso, con excelentes habilidades de comunicación y un buen manejo de las situaciones críticas o especialmente delicadas.

    Todo este trabajo de introspección te permitirá obtener excelentes resultados, especialmente si tu CV va acompañado de una carta de presentación redactada al efecto. Si nunca has escrito una, te recomendamos que te tomes dos minutos para leer la guía que hemos dedicado al tema, para que tengas más clara la intención del texto, la división en párrafos, la organización del contenido, etc.

    Por último, debes prepararte para la reunión con el personal de Recursos Humanos o el empleador: recuerda que es muy importante conocer la empresa en detalle antes de la entrevista de trabajo, por lo que puede ser muy útil acudir al sitio web de la empresa: para ello lo mejor es que leas la sección "sobre nosotros" que suelen incluir todas las compañías en su página web. Durante la entrevista, hacer una pregunta sobre la historia de la empresa o recordar los valores en los que se basa puede ser un gesto muy apreciado por el reclutador, una señal de interés, respeto y dedicación inequívocos.

    Artículos relacionados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir