Cómo encontrar trabajo a los 50 años

trabajo a los 50

¿Tienes 50 años y aún no has encontrado un trabajo fijo, o tal vez te han despedido después de años de honrado servicio? No desesperes, pero, ante todo, no te creas las quejas de quienes afirman que es imposible encontrar trabajo a los 50 años.

Si hablamos de desempleo y de los inconvenientes que conlleva, estamos seguros de que para la mayoría de la gente el pensamiento se dirige inmediatamente a los jóvenes y a los recién licenciados, una categoría compuesta mayoritariamente por personas precarias, desempleadas o sin trabajo.

Pero no son sólo ellos; por otro lado, también hay personas de 40 y 50 años que se han quedado sin trabajo por la crisis económica, el cierre repentino de una fábrica o el traslado de la empresa al extranjero. ¿Se puede seguir encontrando trabajo a los 50 años? Nuestra respuesta es un gran y convincente "sí". Nadie niega que sea difícil encontrar un buen trabajo, pero,con los consejos que te vamos a ofrecer, mucho esfuerzo y un poco de suerte, estamos seguros de que lo conseguirás. Nosotros estamos dispuestos a apostar, pero tú también debes estarlo.

¿Eres consciente del valor que tienes? ¿Puedes reconocer tus puntos débiles? ¿Estarías dispuesto a hacer un esfuerzo serio para mejorar tus habilidades? Si la respuesta a todas estas preguntas es afirmativa, entonces ya estás en el camino: sólo tienes que sentarte y disfrutar de la lectura de este artículo.

Índice

    Cómo cambiar de trabajo a los 50 años

    Es cierto que la crisis económica es una pesadilla. Es cierto que la política no ha ayudado mucho. Es cierto que los sindicatos parecen protegerte poco o nada. Si miras hacia afuera, todo se ve mal. Incluso los últimos datos nos muestran una tasa de paro de los menores de 30 años por primera vez en 13 años inferior a la de los mayores de 50 años. Sin embargo, considerarse una víctima del sistema a merced de los acontecimientos no es la opción más sabia. No sólo porque no ayuda a centrarse en el objetivo, sino sobre todo porque esta actitud lleva a las personas al desánimo, la insatisfacción y, en el peor de los casos, incluso a la depresión. No te dejes abrumar por los pensamientos negativos, sino que, por el contrario, intenta analizar tu situación con objetividad. Sólo entonces te darás cuenta de que no es tan complejo encontrar trabajo a los 50 años.

    ¿Cómo se analiza objetivamente? Básicamente, lo que tienes que hacer es autoevaluarte: ¿cuánta experiencia has adquirido en tu campo? ¿Qué es lo que haces realmente bien? ¿Cuáles son tus puntos fuertes, tus pasiones, tu potencial? ¿Cuáles son tus aptitudes? Estamos convencidos de que la búsqueda de empleo debe comenzar con un profundo autoanálisis, con un enfoque claro de los objetivos.

    Si tienes una persona de confianza que conozca bien tu faceta profesional (y la personal también), pídele que te ayude a elaborar un perfil lo más objetivo posible. Recoge cada una de sus señales, cada uno de sus apuntes y anótalos en un cuaderno.

    trabajo a los 50

    Una vez que hayas terminado, tendrás una buena lista de habilidades y cualidades que mejorarán tu CV en gran medida y te ayudarán a ser más consciente de ti mismo durante las posibles entrevistas de trabajo.

    Del mismo modo, también tendrás una serie de lagunas y cosas que mejorar: conocimiento de la lengua inglesa, uso de la tecnología moderna, etc. No los subestimes, ya que podrían convertirse en verdaderos obstáculos cuando decidas acercarte activamente al mercado laboral. Con compromiso y dedicación estamos seguros de que podrás convertir estas limitaciones en recursos y lograr tus objetivos.

    No debes temer a los treintañeros

    Muchos cincuentones desempleados o precarios cometen el error de competir con sus colegas mayores de 30 años. La razón es fácil de encontrar: se sienten discriminados y etiquetados por encontrarse anclados en ciertos hábitos y estilos de aprendizaje anticuados, carentes de la estimulación necesaria, desgastados por el tiempo y, en definitiva, menos eficientes. En realidad, creemos que los cincuentones no tienen nada que temer: si una empresa decide contratar a un trabajador de más de 50 años, es porque busca esa calidad, esa experiencia, esa fiabilidad, esa capacidad de tomar decisiones claras que es difícil encontrar en un treintañero.

    Un trabajador "senior" ha experimentado, en su vida laboral, muchas situaciones críticas, ha tomado decisiones importantes, ha tenido la oportunidad de aprender también de sus propios errores.

    En resumen, el adulto tiene aptitudes -entendidas como experiencia, conocimiento, sabiduría, capacidad de decisión, perspicacia, etc.- y habilidades -entendidas como fiabilidad, seriedad, perspicacia, etc.- que pueden encontrarse en un cincuentón; además, también cuenta con una serie de cualidades -entendidas como iniciativa, disciplina, ética del trabajo, etc.- que es poco probable que se encuentren en una persona de 30 años.

    Encontrar trabajo después de los 50: sí a la formación y a la actualización

    Los recién licenciados o los trabajadores que acaban de salir de un máster están sin duda más al día que los mayores de 50 años, que a menudo se escudan en la excusa más banal del mundo: "Ya soy demasiado viejo para aprender". No hay edad en la que uno pueda dejar de estudiar, de perfeccionarse, de adquirir nuevas habilidades; esto lo saben bien las grandes mentes que han cambiado el mundo, los premios Nobel y todos los científicos que no dejan de investigar ni siquiera a una edad avanzada.

    Para encontrar un trabajo a los 50 años, tienes que convertir tus limitaciones en potencial, así que si no eres hábil con el inglés, las aplicaciones informáticas o las redes sociales, busca inmediatamente un curso de formación.

    ¿Eres el director de marketing de una empresa? Entonces debes asistir a un curso de máster especializado que se centre en las diferentes disciplinas de la gestión de productos, la gestión de ventas y la comunicación corporativa (publicidad, patrocinio, eventos, relaciones públicas, etc.). Debes pensar  también en los cursos que se centran en el desarrollo de habilidades transversales, como la comunicación o la capacidad de resolver problemas. En definitiva, el error que no debes cometer es ignorar tus debilidades profesionales, porque seguro que las tienes.

    Enfréntate a ellas con objetividad e intenta ponerles remedio.

    trabajo a los 50

    Puedes acudir a la oficina de empleo o a las agencias de colocación, o incluso a las empresas de contratación que suelen organizar cursos de formación para una gran variedad de actividades. O bien, echa un vistazo a lo que te ofrece la web. De este modo, no sólo podrás actualizar y mejorar tu CV, sino que también tendrás la oportunidad de conocer a gente interesante y establecer nuevas relaciones.

    La importancia de un buen CV

    Después de trabajar en ti mismo/a e intentar reciclarte con cursos de actualización y especialización, por fin estarás preparado/a para pasar a redactar tu nuevo CV. Si crees que no necesitas más que un poco de edición, estás tristemente equivocado. ¿Quieres apostar? En todos los CV hay errores que son difíciles de eliminar, a no ser que se trabaje en recursos humanos.

    Redactar un currículum vitae no es fácil, lo reconocemos: además de los términos que hay que evitar y la información mal formulada, está el problema del formato. Nosotros te damos las claves más importantes que debes seguir para hacer un buen CV pinchando en este enlace.

    Una vez elegido el formato, pasemos al contenido: ¿qué debe escribir en su CV? Además de su información personal, debe añadir una nota por cada experiencia laboral que haya tenido y que sea relevante para el puesto de trabajo que solicita. Nuestro consejo es que no escribas un CV genérico, ni incluyas toda la experiencia laboral que has tenido desde el inicio de tu carrera, ya que el documento sería muy largo y aburrido.

    Piensa en la publicidad: es corta, es clara, es impactante. Describe los puntos fuertes del producto y no miente. Tienes que hacer lo mismo: potenciar tus puntos fuertes seleccionando algunos detalles valiosos, que realmente te describan bien y puedan convencer al reclutador para programar una entrevista de trabajo.

    Ofertas de empleo después de los 50

    Las oportunidades de trabajo para mayores de 50 años existen, puedes estar seguro de ello. Pero, ¿cómo buscarlos? Hay dos factores que puedes aprovechar para encontrar un trabajo a tu edad. La primera es tu red de conocidos, no sólo los personales, sino especialmente los adquiridos en el entorno laboral. Estamos seguros de que has conocido a muchas personas a lo largo de tu carrera: ponte en contacto con las más influyentes que están ahí fuera y que buscan un empleo. Seguro que te dan un consejo, un número de teléfono o una oportunidad de trabajo.

    El segundo factor a explotar es la red. Realiza al menos una búsqueda exhaustiva cada cinco días, navegando por los sitios y aplicaciones más útiles para la búsqueda de empleo, sin olvidar la importancia de las redes sociales. En concreto, te aconsejamos que crees un perfil de LinkedIn inmediatamente, si aún no lo tienes. En LinkedIn puedes elaborar tu currículum online y luego conectar con profesionales que conozcas o que trabajen en la empresa donde te gustaría ser contratado. No se trata de acosar a los reclutadores o a su posible empleador, sino de hacerse notar con un mensaje ingenioso, un comentario inteligente o quizás participando en un debate.

    Además, es posible acceder a las ofertas de trabajo y postularse a las que mejor se ajusten a tus habilidades.

    Cómo hacer una entrevista

    entrevista-trabajo

    Si tu CV y tu carta de presentación han dado resultado, los responsables de la contratación deberían ponerse en contacto contigo para programar la entrevista de trabajo. Cuidado, puede ser duro encontrarse frente a un reclutador más joven, por lo que el consejo es no perder la calma, sino replantearse el autoanálisis que realizaste tiempo atrás. ¿Quién eres? ¿Qué puedes hacer? ¿Por qué estás ahí? Tómatelo con calma, porque nadie podrá ponerte en un aprieto si no se lo permites.

    Por supuesto, hay que estar bien preparado para el gran día. En primer lugar, tendrás que estudiar algo sobre la empresa: su historia, sus valores, sus áreas de actuación, quién preside el consejo de administración, etc. Internet puede echarte una mano en todo esto. A continuación, recuerda imprimir siempre tu CV y hacer una copia de todos los anexos que puedan serte útiles; esto también se aplica a las cartas de referencia.

    A continuación, cuida tu físico: elige un aspecto sobrio y profesional, sin ostentación. Traje de día oscuro para los hombres, traje de falda o de pantalón para las mujeres. Pelo limpio, higiene impecable. Después de la entrevista, un buen detalle: envía un correo electrónico agradeciendo al reclutador que te haya recibido y menciona que ha sido un placer conocerle. La entrevista es un tema al que hemos dedicado el artículo "Qué decir en una entrevista de trabajo" y que te invitamos a leer, por si deseas recibir más aclaraciones.

    Inventar un trabajo a los 50 años

    Si te resulta muy difícil que te contraten en una empresa, puedes plantearte montar un negocio, un restaurante o una actividad de servicios. Si te decides por esta solución, lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con un contable serio que pueda informarte y asesorarte sobre la forma de empresa y el régimen fiscal más adecuados para tu negocio.

    Piensa que también podrías trabajar desde casa, optimizando tu tiempo de vida y ahorrando en gastos de gasolina o transporte público. Piénsalo: podrías desprenderte por completo de lo que siempre has hecho (y quizá nunca te ha gustado) para emprender una nueva actividad acorde con tus pasiones. Por ejemplo, puedes decir adiós a tu carrera de contable para abrir un negocio de reparación de bicicletas, ser chef a domicilio, criar caracoles, abrir una agencia de organización de viajes, una cervecería artesanal o un hotel.

    Estudia detenidamente lo que te ofrece el mercado laboral y dedica tiempo a la información técnica. Además, puedes enterarte de las convocatorias y ayudas al emprendimiento, o de las vías subvencionadas por el Estado para ayudar a los mayores de 40 y 50 años a reincorporarse al mundo laboral.

    Artículos relacionados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir