Trabajar con un contrato en prácticas

Trabajar con un contrato en prácticas

Muchos estudiantes esperan con deseo la finalización de sus estudios para incorporarse al mercado laboral y obtener un empleo. Aquí te ofrecemos las claves para superar tu primera entrevista de trabajo y cómo evitar los nervios en tu entrevista de trabajo. Además, es fundamental también saber cómo vestir para tu entrevista de trabajo y saber qué decir en estas entrevistas.

Sin embargo, en muchos casos, es complicado encontrar este primer puesto de trabajo, pues las empresas se muestran recelosas a contratar a personas sin experiencia. Pero, al final, todos necesitamos un comienzo en el mercado laboral y, en este caso, te presentamos una muy buena opción para iniciarse: un contrato en prácticas.

Índice

    ¿En qué consiste un contrato en prácticas?

    El contrato en prácticas es un contrato temporal dirigido a aquellas personas que han acabado su formación y buscan iniciarse en el mundo laboral con un empleo que le permita adquirir práctica en su ámbito. Es muy importante no confundirlo con un convenio en prácticas (aquel que se establece con una universidad o escuela y puede ser o no remunerado) ni con el contrato de formación (aquel en el que el trabajador no tiene por qué tener una titulación relacionada con el puesto de trabajo).

    Requisitos para tener un contrato en prácticas

    • Deberás contar con un título universitario, de formación profesional o de grado medio o superior, un certificado de profesionalidad o estudios equivalentes.
    • No pueden haber pasado más de 3 años desde la obtención del título. Cuando el que solicita este contrato tenga más de 30 años, no se deberá superar los 5 años. En el caso de un trabajador con discapacidad, este período se amplía hasta los 7 años.
    • No haber trabajado más de 2 años con un contrato en prácticas en cualquier empresa.
    Requisitos para tener un contrato en prácticas

    Características de un contrato en prácticas

    Al igual que otros, este tipo de contrato se formaliza por escrito, especificando la titulación del trabajador, la duración de dicho contrato, el puesto de trabajo que se va a ocupar, las horas de trabajo y la distribución de estas si la jornada laboral es parcial (ya que puede ser parcial o a tiempo completo).

    Respecto a la duración de este contrato, es obligatorio que, como mínimo, tenga una duración de 6 meses y no supere los dos años de contrato en prácticas. Se pueden hacer hasta dos prórrogas (que no deben ser inferiores al período del contrato original) si el contrato inicial era menor a los 2 años, ya que, en total, no puede sumar más que eso.

    A pesar de esto, tanto la empresa como el trabajador podrán poner punto y final al contrato con 15 días de preaviso si dicho contrato es superior a 1 año (si este aviso no se lleva a cabo, la empresa u el trabajador perderán esos 15 días de salario/trabajo). También se podrá dar por terminado el contrato si el candidato no supera el período de pruebas o si se produce un despido disciplinario o un despido por causas objetivas (el único que obliga a la empresa a indemnizar al trabajador con 20 días de salario por año trabajado).

    A la hora de recibir un salario, hay que tener en cuenta que este no puede ser inferior durante el primer año al 60% del salario fijado para un trabajador que desempeñe el mismo trabajo y no tenga contrato de prácticas; en el segundo año se deberá superar el 75%. Por su parte, si la jornada es a tiempo parcial, el salario se tendrá que reducir en función a las horas que se trabaje.

    ¿Tengo derecho a indemnización?

    En el caso del contrato en prácticas, dicho trabajador no podrá acceder a una indemnización, a menos que se produzca un despido por causas objetivas. Sin embargo, este sí que tendrá derecho a cotizar, es decir, tendrá derecho al paro. También puede pedir un total de 30 días de vacaciones por cada año trabajado y contar el período del contrato de prácticas a la hora de computar la antigüedad en la empresa.

    Obligaciones de la empresa

    • Notificar e informar al SEPE de la formalización de su contrato.
    • Ofrecerle al trabajador un puesto en el que poder desarrollar lo aprendido durante su formación y conseguir experiencia en su ámbito.
    • Ajustar las funciones del trabajo a la titulación del trabajador.
    • Pedir la fotocopia del título, que acreditará el nivel de estudios y la validez del contrato de prácticas.
    • También se deberá informar al trabajador de todas las vacantes y puestos disponibles que surjan en la empresa, para garantizar la igualdad de oportunidades.
    Obligaciones de la empresa

    Artículos relacionados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Este sitio utiliza cookies para optimizar su experiencia en la navegación, entender cómo usa nuestro sitio y personalizar la publicidad. Para mayor información haga clic en más información. Si está de acuerdo, pulse en aceptar nuestra política de cookies. Leer más