¿Merece la pena estudiar una FP semipresencial?

13 de septiembre de 2021

¿Merece la pena estudiar una FP semipresencial?

¿Estás pensando en estudiar una FP semipresencial? La Formación Profesional es una especialización que los estudiantes pueden realizar antes o después del bachillerato. Bien sea como curso de grado medio o para salir como técnico superior, la alta demanda de FP existentes indica que es la mejor forma de aterrizar con éxito al mercado laboral.

Dentro de las salidas que tiene un estudiante que acaba de finalizar su Educación Secundaria Obligatoria, la mayoría se decantan por un bachillerato. Sin embargo, ni si quiera la mitad de estos estudios te garantiza que los años de obligaciones académicas vayan a tener sus recompensas.

Al margen de si la Formación Profesional es de grado medio o superior, los demandantes analizan la posibilidad ofrecida de carácter presencial o semipresencial. ¿Qué quiere decir eso? Pues que existe la posibilidad de realizarlo desde casa y tener que acudir únicamente cada cierto tiempo al centro de formación para exámenes o prácticas.

Mientras los más estándares y comunes son cien por cien presenciales, cada vez se están desarrollando más modalidades online y que ofrecen la garantía de estar vinculado mediante videoconferencias, para así seguir a la perfección la clase sin temor a la distancia.

Por otro lado y como no todo el mundo puede permitirse dedicar ocho horas seguidas a su formación de forma diaria, también hay cursos por vía telemática que están diseñados en bloques o planes de estudio organizados en unidades, para que cada cual se organice su forma de estudiar y de estar al día, teniendo únicamente que asistir a los exámenes, y a citas concretas como reuniones con los docentes, etcétera.

Es por ello que tiene ciertas ventajas e inconvenientes que vamos a pasar a resumir aquí abajo:

Índice

    Ventajas de estudiar una FP semipresencial

    Ventajas e inconvenientes de una FP semipresencial

    Los estudios de carácter semipresencial son compatibles con otras actividades, estudios o trabajos que puedan realizar en el mismo tiempo.

    Todo ello ocurre gracias a los innovadores procesos de docencia que se transmiten mediante plataformas online para que tanto profesores como alumnos estén al día con la última hora y todo lo que ocurre.

    De la misma forma, dentro de esa nube los encargados proceden a subir explicaciones y cases grabadas para que los alumnos la reproduzcan cuando puedan y comprendan así determinadas unidades que estén desarrollando en ese momento.

    Autonomía

    La duración de las clases, las unidades y el tiempo de estudio lo marcas tú. La gran ventaja que te da el hecho de poder organizarte por ti mismo es que eres el encargado de marcar el ritmo. Puedes realizar tus conexiones siempre que quieras o puedas de forma online y ponerte manos a la obra con el temario cuando tengas un hueco para ello.

    Así, si no puedes aportar a tus estudios la regularidad que te gustaría como si fueses un estudiante de educación primaria, sí que podrás establecer tu agenda y tus marcas para sacar adelante la Formación Profesional de calidad que establezca tu camino laboral.

    Rango geográfico

    El hecho de que no tengas que estar constantemente desplazándote al centro de estudios que oferta esta FP te permite que puedas ampliar el rango geográfico al que buscar los títulos que se adapten mejor a ti.

    Una de las limitaciones que te ofrece la presencialidad es el hecho de tener que estar frecuentemente cerca del edificio o dentro de él. De esta forma, puedes analizar cuáles son las titulaciones que están en el rango metropolitano o en las ciudades adyacentes o consecutivas a tu población.

    Por ejemplo, un joven castellano de León podrá seleccionar lo que más le convenga de las ciudades cercanas, como Palencia, Valladolid y Zamora.

    Ahorro

    El ahorro económico. El carburante que mueve los vehículos cada vez tiene un precio más elevado. En una formación presencial, es una cosa a tener muy en cuenta, ya que es un gasto fijo que hay que asumir, máxime si vives a una distancia considerable que debes recorrer a ida y vuelta.

    En la FP semipresencial, no tendrás que moverte cada día al centro y es un dinero con el que podrás contar. En tiempos de recesión económica es un dato a tener muy en cuenta para tu cartera.

    Lo bueno de las clases presenciales

    Que sea semipresencial no significa que sea a distancia. Aunque no todos los días ni todas las semanas, sí que vas a tener que acudir al centro de estudios donde estés cursando la titulación de FP porque posees clases presenciales dentro de tu guía docente.

    Esto es bastante positivo, porque genera motivación extra para que acudas a la cita bien preparado y con ganas de sorprender al profesor y a tus compañeros, que no son ni más ni menos que tu competencia más directa. El horario flexible no es un impedimento a tu preparación.

    Menos rutinario

    La baja probabilidad de que te canses y abandones tus estudios. El principal motivo que lleva a los estudiantes a dejar de lado su formación es que no puedan compaginarla con el ritmo de vida que llevan por sus circunstancias personales. Al poder organizar tú mismo tus clases y tu horario académico, reduce drásticamente las posibilidades de que digas adiós a tu titulación de FP.

    Mismas prácticas

    El número de clases en las aulas son más reducidas, pero el conocimiento no disminuye ni los casos prácticos tampoco. ¿A qué nos referimos? A que en tu estudio de carácter semipresencial tendrás las mismas prácticas que el alumno que curse el mismo grado de forma totalmente presencial.

    No poder acudir de forma diaria no es un impedimento para mejorar tu camino hacia el mercado privado y a que las empresas llamen a tu puerta, pudiendo garantizar el cumplimiento de todas las tareas que requieran.

    Apoyo del profesorado

    El apoyo que tanto la institución, como los profesores y los tutores tienen con los alumnos es máximo.

    Desde vía telemática con video llamadas, hasta la forma más tradicional por correo e incluso, aunque parezca sorprendente, los docentes confían tanto en sus pupilos que les facilitan sus números de teléfono para poder resolver cualquier duda que se presente dentro de un horario establecido.

    Desde la organización se esfuerzan al máximo en que tu rendimiento sea total y en devolver la confianza que el usuario depositó al principio apostando por esa compañía.

    Otras guías sobre estudiar una FP:

    Desventajas de estudiar una FP semipresencial

    estudiar una FP semipresencial

    Máxima responsabilidad

    Aunque a priori no lo parezca, el hecho de que la mayoría del tiempo invertido sea a distancia implica inconvenientes como el caso de que te cueste más obligarte por tu cuenta y sin alguien que esté encima de ti. A las personas nos resulta difícil y hay que sacar las fuerzas de dentro para seguir creciendo.

    Tener que acudir a clase en cierto momento

    Pese a que las sesiones son reducidas en el edificio donde se desarrolla la titulación, sí que es obligatorio que asistas a esas clases, por lo que puede ser tedioso e incompatible con algunas circunstancias personales. Los trabajos a jornada completa o la dificultad de poder desplazarte con facilidad pueden dejar en mal lugar un curso escolar que puede traerte recompensas muy positivas para tu futuro.

    Otras desventajas

    • Te resultará más pedante ponerte a estudiar por tu cuenta.
    • Las clases, aunque reducidas, son obligatorias.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir