¿Qué buscan las empresas en los candidatos?

14 de julio de 2020

Qué buscan las empresas en los candidatos

Cuando se está en la búsqueda de empleo o si ya se es empleado fijo en una empresa, existe una serie de características, valores y cualidades que determinan qué buscan las empresas en los candidatos a optar por un puesto de trabajo y en sus trabajadores. Conocer cuáles son estas características es importante para mejorarlas y reforzarlas, o que permite realizar una mejor preparación para una entrevista de trabajo o avanzar profesionalmente en la empresa.

Las empresas cada vez valoran más las habilidades sociales, debido a que esto es el motor que impulsa la competitividad y la innovación, en conjunto con una buena formación profesional. La formación hace que la empresa funcione correctamente, pero una buena actitud es el factor determinante en el triunfo o fracaso de una empresa.

Las habilidades sociales son todas aquellas que permiten que una persona se pueda desenvolver con éxito en cualquier situación y escenario, no solo en el profesional, por lo que no son habilidades que se adquieren como otro tipo de conocimiento. La mayoría de estas habilidades son innatas en las personas y solo deben ser reconocidas, reforzadas y adaptadas a lo que buscan las empresas.

Índice

    Cualidades que buscan las empresas

    Las características que valoran las empresas varían de una a otra, dependiendo de su área de trabajo y de las necesidades particulares de cada una. Pero existe una serie de aptitudes y actitudes que son comunes y conforman las habilidades sociales, y que son las que buscan las empresas cuando se está en un proceso de selección de personal o estudiando promover a un empleado.

    Capacidad para comunicarse: Es necesario que un empleado pueda comunicarse efectivamente con los clientes, con sus superiores, compañeros de trabajo. Esta facilidad para establecer una comunicación y relacionarse es una de las actitudes que son más valoradas, tanto por los jefes como por reclutadores. Si se es una persona introvertida, es necesario mejorar y reforzar esta cualidad.

    Saber trabajar en equipo: Es una de las aptitudes que más buscan las empresas en los candidatos y en su personal. Trabajar en equipo constituye él día a día de la mayoría de las empresas, debido a que esto permite involucrarse activamente en la dinámica laboral. El trabajo en equipo encierra en sí mismo habilidades como paciencia, empata, liderazgo y saber tomar decisiones.

    Conocer un idioma: Conocer un idioma, especialmente el inglés, es uno de los requisitos mejor valorados en un proceso de selección y por las empresas. Si no se tiene conocimiento de este idioma u otro, es recomendable comenzar a estudiarlo, para aumentar de esta manera las oportunidades laborales en todos los aspectos.

    Una buena actitud: El poder mantener una actitud positiva ante cualquier circunstancia, es una cualidad que buscan las empresas. Lograr  mantener la motivación ante la rutina laboral, junto con una actitud positiva en momentos difíciles y demostrar pasión por el trabajo que se está realizando, influye notablemente en todo el ambiente laboral.

    Ser proactivo: La proactividad es una de las cualidades que son más demandadas en la actualidad por las empresas cuando realizan procesos de contratación de personal o cuando valoran a sus empleados. Mostrar independencia y poder adelantarse a las necesidades de la empresa es invalorable, por lo tanto no hay que esperar instrucciones sobre todo lo que hay que hacer, tomar la iniciativa es lo que se espera de un trabajador.

    Especializarse en un área: En una empresa son valorados los empleados multifacéticos, que pueden abordar diferentes tipos de tareas; pero lo que buscan las empresas son empleados especializados, debido a que son los que aportan valor a la empresa. Es importante el poder demostrar la especialización que se tiene en un área de trabajo determinada.

    Capacidad para cumplir plazos: Es una cualidad  valorada en cualquier tipo de trabajo, ya que un empleado que no puede cumplir con los plazos acordados de entrega o para finalizar un trabajo, es totalmente prescindible en una empresa, tanto por el costo económico que implica, como por la forma en que afecta el trabajo del resto de los compañeros.

    Poder adaptarse: Los cambios dentro del entorno laboral son inevitables, por eso las empresas buscan candidatos que tengan la capacidad de adaptarse a su entorno. La capacidad de buscar soluciones y ser resolutivos, marcan la diferencia entre un candidato o empleado a otro. Esta es una de las habilidades más buscadas en una empresa.

    Ser creativo: Poder resolver tareas y problemas en forma creativa es una de las habilidades que buscan las empresas. Las tareas realizadas de forma mecánica no siempre son las más eficaces ni las que mejores resultados producen, por lo que los empleados que aportan ideas nuevas y ofrecen nuevas formas de solucionar un problema, son  valorados por las empresas. Esta habilidad va de la mano con la capacidad de observación, de analizar las situaciones y de presentar soluciones.

    Flexibilidad: El empleado debe tener la capacidad de poder adaptarse al entorno, a los cambios de horarios,  los cambios de estrategias e incluso para realizar otras actividades en la empresa, diferentes para las que fue contratado, siempre y cuando cuente con capacidad para realizarlas. El saber tomar decisiones es otra de las características con las que cuenta un empleado flexible, por lo que ser capaz de analizar una situación, buscar alternativas y saber solucionar, son habilidades de trabajo que resaltan y son apreciados por las empresas.

    Reconocer qué buscan las empresas

    funciones del comercial

    Los encargados de realizar el proceso de selección de un candidato y los candidatos mismos deben estar en la capacidad de reconocer estas competencias, habilidades y aptitudes que buscan las empresas, identificándolas de forma precisa.

    Hay que saber identificar entre las competencias adquiridas por formación y las que son productos de la experiencia, por lo que es necesario establecer las siguientes categorías:

    • Los conocimientos generales, que son indispensables para poder desempeñarse en el puesto de trabajo.

    • Conocimientos específicos: Orientados hacia un área en concreto dentro de una actividad y se encuentran relacionados con la organización, planificación y la capacidad de seguir tareas.

    • Conocimientos adaptados: Son los provenientes de áreas diferentes de conocimientos y que actualmente son imprescindibles en el desarrollo de cualquier puesto de trabajo, como los idiomas y la informática.

    Existen competencias que son comunes en todos las personas, que se desarrollan de forma diferente según las experiencias individuales de cada quien. Entre estas experiencias, que son muchas, las que buscan las empresas entre sus candidatos son:

    • Tener un comportamiento ético en todo momentos y en todos los aspectos, a nivel laboral, profesional y personal.

    • La capacidad de ser capaz de llevar a cabo un proceso de aprendizaje de forma autónoma.

    • Contar con capacidad de adaptación ante cualquier cambio, de análisis de problemas y síntesis.

    Las otras habilidades sociales son las que se pueden adquirir a través de la formación, como es el caso de la habilidad para negociar o la atención al cliente. Además también son valoradas por las empresas el conocimiento del entorno, el reconocimiento de la diversidad, la búsqueda de información, la gestión de proyectos, la presentación de ideas, la proactividad, la motivación de las personas, el liderazgo de personal, entre otras competencias.

    La experiencia que buscan las empresas

    Debido a la competencia y los constantes cambios que se producen en el mercado, las empresas orientan su búsqueda hacia profesionales que tengan la habilidad de solucionar, que se adapten sin problemas a los cambios y que sean capaces de brindar su contribución a corto plazo para conseguir los objetivos de la empresa. Debido a esto, la experiencia es uno de los requisitos que buscan las empresas en sus procesos de selección.

    Para muchos reclutadores la experiencia se encuentra en primer lugar de los requerimientos que se buscan en un candidato a un puesto de trabajo, seguida de la formación y las competencias sociales comunicativas; siempre y cuando el puesto de trabajo no exija tener un título universitario, en cuyo caso el orden cambia.

    Contar con experiencia no necesariamente significa una mayor retribución económica, pero depende de cada empresa en particular. Cuando el candidato realiza la búsqueda de empleo en forma directa es más fácil que pueda negociar un mejor sueldo basándose en su experiencia y a sus otras competencias.

    Las habilidades sociales como factor clave en la búsqueda de empleo

    Las habilidades sociales con las que cuenta un candidato o un empleado se encuentran entre las competencias que forman parte de la tríada que buscan las empresas. Estas habilidades se basan en la capacidad que se tiene para comunicarse con los demás y de enfrentar las circunstancias.

    Las empresas la toman muy en cuenta no solo cuando se está un proceso de selección de personal, sino también entre los que forman parte de la empresa, y tiene una importancia tan relevante que puede ser el factor diferenciador a la hora de ser aceptado en un puesto de empleo. Cuando la experiencia y la formación entre dos candidatos es similar, el candidato que cuente con una mejor adaptación al cambio, flexibilidad o control emocional, es el que logrará ser seleccionado.

    Cada empresa, según sus propias necesidades y las características del puesto que está vacante, le dan prioridad a unas habilidades sobre otras. Sin embargo hay unas habilidades que buscan las empresas que se pueden aplicar a todos los puestos de trabajo, como  el optimismo, la capacidad de comunicación, la facilidad para trabajar en equipo, la capacidad de asumir responsabilidades, el compromiso, entre muchas otras.

    Ciertas actitudes y habilidades las tienen todas las personas en mayor o en menor grado, y pueden ser desarrolladas. Las cámaras de comercio, los cursos de formación continua que ofrecen las universidades y las escuelas de negocios, así como otros centros educativos, ofrecen talleres y cursos orientados a adquirir y reforzar estas habilidades sociales. Además, hoy en día en casi todos los programas de estudio de pregrado y posgrado incluyen por lo menos una materia relacionada con estas habilidades. Hay empresas que también le ofrecen a su personal la oportunidad de mejorar sus habilidades sociales con cursos y talleres.

    Lo que buscan las empresas en un junior y un senior

    Qué buscan las empresas en los candidatos

    Por lo general, entre las competencias que buscan las empresas en un candidato hay muchas que son comunes a todos los perfiles, pero sí existen diferencias entre lo que se busca en un senior y un junior.

    En el junior se buscan personas que cuenten con determinadas actitudes y que se puedan comprometer con un proyecto de trabajo dentro de la empresa:

    • Se busca que un junior tenga compromiso y la suficiente flexibilidad para asumir la dinámica laboral.

    • Que tengan empatía y facilidad de trabajar en equipo, abandonando la búsqueda de resultados solo a corto plazo y que entienda la importancia de comprometerse y responsabilizarse en la consecución de objetivos a mediano y largo plazo.

    • Que pueda comprender que la actividad profesional no se basa solo en la búsqueda de mejores sueldos, sino de saber equilibrar la búsqueda de beneficios económicos con el mejoramiento profesional en todos los aspectos.

    En el senior se le da importancia a la experiencia, de más de dos o tres años en una posición de trabajo similar, o en un sector relacionado; y muy importante, la empresa busca que se pueda adaptar al puesto de trabajo y su entorno.

    Las habilidades transversales que buscan las empresas

    Cuando las empresas están en la búsqueda de personal, lo que buscan es que tenga tanto conocimientos específicos como transversales. Los primeros se refieren a todos los conocimientos específicos que se tienen en un área concreta, mientras que los segundos son todos aquellos que son útiles en cualquier puesto de trabajo. Los conocimientos más demandados son los idiomas, informática y el manejo de las nuevas tecnologías.

    La mayoría de las empresas considera imprescindibles estos conocimientos para ocupar cargos medios o directivos, mientras que en muchas empresas pequeñas o PYMES no son tomados en cuenta, ya que se supone erróneamente que todas las personas tienen ese tipo de conocimientos actualmente.

    Si bien el inglés es un requisito básico actualmente, las empresas pueden encontrarse que parte de su personal cuenta con un nivel bajo de inglés, debido a errores cometidos durante el proceso de selección. En el área de informática se suele dar por sentado que se tienen conocimientos, específicamente en software como el Office, sin embargo lo que muchas veces buscan las empresas incluye también el uso de software orientado a un área especifica.

    La facilidad de movilizarse, un requisito del candidato ideal

    Unas de las cualidades que buscan las empresas en un candidato ideal, es que este tenga capacidad de movilizarse, es decir, para viajes e incluso para cambiar de residencia.

    Esta es una de las dificultades que encuentran la mayoría de las empresas a la hora de realizar la selección de personal, y se acentúa más según la zona en donde estén, porque si hay una poca oferta laboral, el candidato se muestra más dispuesto a movilizarse.

    Cada vez más las empresas buscan empleados que estén dispuestos a movilizarse, por lo que el nivel de compromiso que tenga la persona en su vida personal es determinante también a la hora de la contratación.

    ¿Buscan las empresas los másteres y posgrados?

    Definitivamente, el contar con un máster o un posgrado puede influir cuando se está buscando empleo o en el momento de una promoción interna. Pero depende de si existe una coherencia con la profesión, las motivaciones, el contenido del máster o del posgrado y las necesidades de las empresas. Si esta coherencia no existe, no importa la cantidad de másteres que se tenga o de posgrados, la posibilidad es igual a la de cualquier otro candidato.

    Lo recomendable es realizar el máster o el posgrado tras tener experiencia laboral, ya que hay personas que cuentan con muchas titulaciones pero nunca han trabajado, teniendo menos oportunidades de conseguir empleo que aquellos que cuentan con experiencia y ninguno de estos estudios. También porque al enfocarse solo en la parte formativa no se ha tenido la posibilidad de desarrollar las habilidades sociales requeridas en el entorno laboral.

    Estos estudios tienen un valor en determinados puestos de trabajo en los que se requiere una formación más especializada, pero la experiencia es un factor más decisivo y más aún, si se combina las con las habilidades que buscan las empresas.

    Entrevista para determinar las habilidades que buscan las empresas

    Independientemente del cargo, existen habilidades sociales que se deben poder detectar en una entrevista de trabajo para saber si es el candidato que la empresa está buscando. La experiencia y la formación se pueden demostrar más fácilmente, pero estas competencias solo se pueden percibir en el momento de la entrevista.

    Existen algunas preguntas enfocadas en reconocer estas habilidades sociales que buscan las empresas:

    • Para conocer cuál ha sido su comportamiento en situaciones por las que ha pasado, preguntar cómo las superó.

    • Elaborar escenarios hipotéticos para saber que harían y cómo manejarían la situación.

    Una buena práctica durante la entrevista, es hacer la misma pregunta en diferentes aspectos durante el transcurso de la misma y ver cómo responde.

    Preguntas para detectar las habilidades sociales: Estas son algunas preguntas que se suelen hacer durante una entrevista laboral para determinar el grado de habilidades sociales que tiene un candidato:

    • Contar una situación en la que se haya formado parte de un grupo, permite ver cómo se comportó trabajando en equipo.

    • ¿Cuándo fue la última vez que pidió ayuda y por qué? Hay que desconfiar del candidato que responde que no recuerda cuando pidió ayuda por última vez.

    • ¿Prefiere la comunicación verbal o escrita? Es importante para mejorar su periodo de adaptación y saber cómo su superior puede conectar con él.

    • Su equipo ha decidido cómo se realizará un trabajo, pero usted está en desacuerdo. ¿Cómo reacciona?

    • ¿Qué espera de un líder?

    • ¿Cuál ha sido la mayor dificultad con la que se ha encontrado en su carrera?

    Este tipo de preguntas son comunes durante la entrevista laboral para detectar las habilidades que buscan las empresas y es recomendable que sean respondidas con naturalidad y sinceridad, debido a que el entrevistador cuenta con experiencia para detectar cuando se está mintiendo. Si durante la entrevista el candidato asume alguna de estas actitudes es mejor pasar al otro candidato.

    No pueden responder la pregunta: Muchos candidatos asisten a la entrevista con parte de las respuestas ensayadas de casa. Estas preguntas sobre el comportamiento y las habilidades sociales suelen sacarlos de su zona de confort para obtener más información de cómo se comportan ante imprevistos, cuál es su capacidad resolutiva, entre otra información que se puede obtener. El uso de escenarios hipotéticos o preguntas relacionadas con su personalidad pueden ayudar a ver cómo se comporta en determinadas situaciones laborales.

    Muestra incoherencia: Si sus respuestas no concuerdan entre ellas es que en algún momento no ha dicho la verdad. Esa incoherencia es claramente una señal para no seleccionarlo como posible empleado de la empresa.

    No puede dar ejemplos específicos: Si cuando se le pregunta por comportamientos pasados ante determinadas situaciones y no puede dar ejemplos específicos, es muy probable que no haya pasado por una situación similar. Si evita responder de este modo, hay que pedir que se pongan ejemplos para ilustrarlo mejor.

    Los valores que tiene no encajan con los de la empresa: Otro motivo más para descartar a un candidato. Es muy importante que la persona comparta la misión y la visión de la empresa, así como la forma de ser, las habilidades y cualidades que la representan.

    Las cualidades y demás aspectos que revelan qué buscan las empresas en un candidato ya no se refieren solo a la formación, sino que son un conjunto de habilidades sociales que permiten que los conocimientos que tiene junto a la experiencia puedan ser usados en función de las necesidades de la empresa, y que a su vez permitan que futuro empleado pueda desarrollarse profesionalmente.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir